Muchos (la mayoría, diría yo) comenzamos en la jardinería por afición, tenemos nociones básicas sobre el ciclo vital de las plantas y deseamos rodearnos de ellas y verlas crecer y florecer. Nos acercamos al vivero sin tener ideas muy claras, pero con la intención de buscar plantas bonitas para componer nuestro jardín. No hemos estudiado diseño de paisajes ni botánica, pero tenemos buen gusto y nos sentimos capaces de hacer algo bonito. Yo estoy convencida de que cualquiera puede conseguir un jardín hermoso, pero hay ciertos errores que solemos cometer de base y debemos evitar, ¡cuanto antes! Hoy te voy a hablar de 10 bastante comunes, a mi me costó evitarlos y reconozco que todavía cometo alguno.

Errores bastante habituales que todos hemos cometido alguna vez, no son graves pero muy básicos

 1.- Elegir las plantas solo por sus flores.

Las flores son muy bonitas, pero no duran todo el año ¿cómo se verá el jardín cuando no haya flores? Incluye plantas con hojas y texturas llamativas para que el jardín resulte interesante cuando las flores ya no estén. Coleos, agaves, gramíneas, plectranthus, teucrium, etc., hay muchísimas hierbas y arbustos que compensan la ausencia de flores con el color y forma de sus hojas.

2.- Comprar plantas débiles, enfermas o infectadas

Nunca compres plantas que parezcan enfermas, no solo te expones a perder el dinero que gastas en ella, sino que te arriesgas a infectar todo tu jardín. Rechaza aquellas con hojas marrones, amarillas, marchitas o si detectas algún insecto (arañas, orugas, etc). Elige plantas con follaje terso, verde y brillante, es señal de plantas sanas.

3.- Comprar plantas con un sistema radicular pobre

No la vemos, está encerrada dentro de la maceta y pasa desapercibida, pero la raíz es una estructura de importancia vital para la planta porque además de servirle de sujeción, le proporciona alimento. Es importante que el sistema radicular de la planta esté en perfectas condiciones y no está de más echarle un vistazo a la hora de comprar la planta.

4.- Elegir las plantas con todas flores abiertas

Las plantas con muchas flores nos tientan más que las que tienen pocas, es lógico, resultan más llamativas. A la hora de escoger una planta piensa que si ya tiene todas las flores abiertas, cuando la trasplantes a tu jardín disfrutarás menos tiempo de ellas que si eliges otro ejemplar lleno de capullos que se abrirán en tu jardín.

5.- No leer las etiquetas

No todos los viveros etiquetan debidamente las plantas que tienen a la venta pero, si hay etiqueta, no dejes de leer detenidamente las instrucciones. Te dará información sobre lo que ese vegetal necesita, la ubicación adecuada, la cantidad de agua que requiere, la época de floración. Son de gran utilidad y es importante leerlas.

6.- Desconocer las dimensiones de tu jardín

¿Cómo calcular el número de plantas que necesitas si no sabes lo que mide la zona donde vas a poner las plantas? Debes conocer las medidas de tu jardín, en función de esas medidas y el tamaño que alcancen las plantas de adultas podrás calcular el número de ejemplares que necesitas.

7.- No pensar el esquema de color

No voy a entrar en el detalle de qué esquemas de color son buenos o cuales no, las combinaciones las decide cada jardinero porque el colorido es algo muy personal. Lo que quiero resaltar es que no vayas de compras al tuntún y que pienses qué colores te gustan y cómo quieres combinarlos. Hay aspectos objetivos que te pueden ayudar, colores suaves son más relajantes, colores vivos más estimulantes, etc. Hay mucho escrito al respecto que te puede servir de guía, pero al final debes ser tú quien elijas y es mejor llevarlo pensado cuando vas a comprar plantas.

8.- Elegir pocas plantas de la misma especie

Este es un tema que depende mucho del tamaño del jardín, pero plantar solo uno o dos ejemplares de una misma especie suele dar la apariencia de una mezcla sin sentido. La teoría de los expertos y lo que suelen hacer los grandes paisajistas es repetir las plantas para formar grandes masas, como en este jardín de salvias de Piet Oudolf. Si el jardín es muy pequeño esto no tiene sentido, pero siempre es más aconsejable poner varios ejemplares de una misma planta que hacer un salpicado de muchas plantas diferentes.

9.- Demorar la plantación

Una vez tengas las plantas en casa no dejes pasar mucho tiempo sin plantar. Las macetas en las que vienen suelen ser muy pequeñas y se secan enseguida con el consecuente deterioro de la planta. Lo ideal es que al llegar a casa las distribuyas sobre el suelo para decidir la forma en que las vas a combinar, las plantes y riegues de inmediato.

10.- Intentar hacerlo todo tú solo

En el centro de jardinería suele haber personal experto que te puede aconsejar y asesorar a la hora de elegir, no tengas ningún problema en preguntarles porque pueden servirte de gran ayuda. Son especialistas en plantas y sus consejos te serán de gran ayuda.