Lavandula stoechas, conocida como lavanda mariposa o cantueso

Lavandula stoechas o lavanda mariposa es una hermosa especie de lavanda que destaca por sus originales inflorescencias. Es nativa de la cuenca mediterránea, muy abundante en la Península Ibérica, donde crece en matorrales abiertos. También habita en las Islas Canarias, allí probablemente fuera introducida, y se ha naturalizado en casi todos los continentes. Planta de fácil cultivo y muy floreciente, la lavanda mariposa es una bella aromática candidata para tu jardín, en el suelo e incluso en macetas.

Flores de cantueso con su característico penacho lila

Características de esta lavanda

Conocida también como cantueso, ésta un planta aromática con una fragancia exquisita que llega en la madurez puede alcanzar entre 60 y 100 cm de alto. También se extiende a lo ancho, adoptando una forma de semi-esfera de un ancho similar a su altura. Lavanda stoechas es una planta de floración veraniega, con follaje perenne de color gris.

Sus inflorescencias son más grandes que las de la lavanda común y, como su prima, se cultiva desde hace milenios tanto por su aroma como por sus propiedades medicinales. En el pasado servía para conservar la ropa de cama y fabricar perfumes, pero hoy es muy popular en nuestros jardines de rocas, macizos y borduras de flores. Este bello arbusto es símbolo de la Provenza , el aroma mediterráneo y el sol.

Como todas las lavandas mediterráneas, Lavandula stoechas aprecia el sol, la tierra seca, no muy fértil, y las podas frecuentes. Su cultivo es sencillo y requiere riegos escasos incluso cuando hace calor. Como tiene cierto poder repelente de pulgones es ideal para plantarla al pie de los rosales

Se recomienda podar la lavanda cada año, a finales de verano, para mantenerla compacta y favorecer la floración. Es el mejor momento para recoger las flores y secarlas en ramos o preparar bolsitas para perfumar la ropa y ahuyentar polillas. Para preparar ramos secos conviene cortar las flores recién abiertas y ponerlas a secar boca abajo, colgadas en un lugar seco y ventilado. 

La poda de la lavanda no es complicada. El único punto delicado es que siempre hay que dejar algunas hojas en cada rama. Si cortas un tallo dejando solo madera vieja, sin ninguna parte verde, es probable que no prospere. Si no eres experto, mi consejo es ir eliminando trozos del extremo de las ramas poco a poco, manteniendo su porte compacto y redondeado, hasta que observes que si cortas más la dejarás muy pelada.

Lavandula stoechas se puede plantar en cualquier parte de un jardín seco e incluso se puede cultivar en una maceta o una jardinera acorde a su tamaño. Si bien en el suelo no necesita a penas riego, en contenedor es diferente. Un recipiente retiene menos humedad que cualquier terreno, por lo habrá que observar la humedad del sustrato y regar cuando la tierra esté completamente seca.

Si tienes espacio, no dudes en plantar diferentes variedades de lavanda para jugar con el color de sus flores, su textura y su volumen. Con una poda anual conseguirás un grupo de arbustos muy elegante y deliciosamente fragante en el verano.

Lavandula stoechas, cantueso o lavanda mariposa

originales flores con brácteas que recuerdan una mariposa

Esta variedad de lavanda tiene hojas de color verde grisáceo y se distingue por sus flores de color azul violáceo coronadas por grandes brácteas de color lila. La floración está en su máximo apogeo entre junio y agosto.

Propiedades y beneficios de Lavandula stoechas

El cantueso es un arbusto melífero, de gran interés en apicultura, que ayuda a atraer abejas al jardín y por lo tanto a favorecer la biodiversidad. Sus flores ricamente perfumadas resultan muy atractivas para todos los insectos polinizadores, pero también son una delicia para jardineros, perfumistas y herbolarios. Su aceite esencial tiene propiedades calmantes, antiespasmódicas, antidepresivas, cicatrizantes y tónicas, entre otras virtudes. 

Plantar lavanda mariposa

La lavanda mariposa no necesita suelos ricos más bien aprecia los terrenos pobres. Lo que sí requiere es que el terreno sea ligero y drene bien. Puede crecer en lugares cálidos y de ambiente seco, tolera bastante bien el frío siempre que no sea excesivo. Temperaturas inferiores a -7° en invierno ya son extremas para esta variedad de lavanda. Elige para la lavanda un lugar muy soleado.

El mejor momento para plantar Lavandula stoechas es el otoño, aunque también es posible hacerlo en primavera con buenos resultados. Recién plantada se debe regar un poco, hasta que la planta se establezca, y luego muy poco. Es una planta que no prospera bien en suelos demasiados calcáreos, el pH ideal para ella es neutro tirando ligeramente a ácido. Si tu suelo es muy arcilloso, mezcla con arena para aligerarlo. Si el agua de riego es dura acabará por alterar el pH. Para paliar ese efecto puedes añadir 2 – 3 gotas de vinagre o de zumo algún cítrico por cada litro de agua de riego una o dos veces al mes. De esta manera se restaura la acidez que el sustrato haya perdido. El cantueso no necesita que lo abones.

Plantar un seto de cantueso

Si tienes la intención de crear un seto de Lavandula stoechas, debes plantar los arbustos dejando una distancia de 30 o 40 cm entre ellos.

Plantar Lavanda stoechas en maceta

Puedes cultivar la lavanda mariposa en macetas, pero debes evitarle la humedad excesiva a toda costa. La maceta debe tener un buen orificio de drenaje para evacuar el exceso de agua de riego o de lluvia. También es aconsejable poner una capa de drenaje en el fondo del recipiente que puede ser de grava, piedras o trozos de ladrillos u otra maceta rota.

Poda y Cuidado de la lavanda

Puedes podar la Lavanda stoechas cada temporada para rejuvenecer el arbusto, mantener su forma y conseguir una floración más compacta. Lo que nunca debes hacer es cortar demasiado los tallos, deja algo de follaje en las ramas. Si podas hasta la madera seca, no volverá a crecer.

Esta poda se recomienda hacerla en otoño, si el clima es templado en invierno, o a final del invierno, si es una región fría.

Flor de lavanda stoechas

Cuidados de Lavanda stoechas en invierno

La lavanda mariposa tiene su periodo de reposo vegetativo en invierno y no requiere apenas cuidados. Teme las heladas severas y es difícil que resista periodos prolongados por debajo de los -7ºC. Para proteger los arbustos conviene cubrir la base de la planta con algún acolchado.

Conservación de las espigas de cantueso

La lavanda mariposa se puede conservar durante meses o incluso años si se mantiene en un lugar seco lejos de la luz solar directa. Lo ideal es secar los ramilletes de espigas colgados y después usarlos del modo que prefieras. Antiguamente se usaban para perfumar la ropa, ahora están muy de moda decorar con ramos de flores secas.

Todo lo que necesitas saber sobre la lavanda mariposa

Lavandula stoechas es conocida también como cantueso o lavanda mariposa. Este último nombre se debe al penacho lila que tiene al final de los tallos y que parecen pequeñas mariposas descansando sobre las flores.

Nombre: Lavandula stoechas
FamiliaLamiaceae
Tipo: Arbusto aromático

Altura
: 60 a 100 cm
Exposición: Soleada
Suelo: Pobre, de neutro a ácido y bien drenado
Riego: Muy escaso

Follaje
: Perenne
Floración: Junio ​​a Agosto
Usos: Jardín seco y macetas

También te puede interesar:

1 comentario en «Lavandula stoechas, conocida como lavanda mariposa o cantueso»

Los comentarios están cerrados.

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras publicaciones en tu correo