Jardín costero sostenible -diseñado por Dan Pearson- en los acantilados de Davon

Que los ingleses nos llevan siglos de adelanto en esto de la jardinería es evidente. Mientras en la cuenca mediterránea muchos se afanan por mantener enormes praderas de césped verde, nuestros antiguos compañeros de unión se desviven para que la sostenibilidad y biodiversidad prevalezcan en los suyos. Los propietarios de esta extensa parcela en la costa de Devon tenía una visión muy clara: deseaban un jardín costero sostenible en armonía con el entorno. Y en eso se afanó el experimentado paisajista Dan Pearson, artífice de otros fabulosos jardines.

Un jardín costero que promueve la biodiversidad

Little Dartmouth Farm es una propiedad ubicada junto al mar, con vistas panorámicas de los acantilados y el cielo. En la granja viven sus dueños, Edward y Sally Benthall, quienes han dedicado los 14 años transcurridos desde que la compraron en acondicionar la vivienda y transformar la finca. Los terrenos, de más de 121 hectáreas de extensión, se convirtieron en huertos productivos y jardines que fomentan la biodiversidad.

jardin costero

Especies apropiadas para el clima de este jardin

En este jardín costero sostenible se plantaron una gran mezcla de especies nativas que incluyen árboles, arbustos, hierbas, frutas y hortalizas. Las plantas se eligieron por su resistencia al clima costero del lugar, donde el fuerte viento y el salitre del aire son las condiciones predominantes. Para los setos seleccionaron Griselinia littoralis y laurel, resistentes ambas a los vientos salados. Con Salix purpurea, magnolias y mirto se creó una buena estructura invernal.

También se plantaron grandes extensiones de Panicum máximum, una gramínea que se mece con el viento y proporciona movimiento. Por último se incorporaron otras plantas perennes -rosas, Dierama pulcherrimum, Erigeron karvinskianus, lavanda, cosmos, Phlomis italica, Dianthus carthusianorum, etc-, para proveer texturas y colores variados.

camino segado

Los alrededores de la casa se plantaron con pastos de flores silvestres, y se crearon terrazas y caminos con piedra de pizarra local. En el frente, donde las vistas dan al mar, el jardín es mínimo para no robar protagonismo al asombroso paisaje marino, y tampoco falta el huerto ecológico, donde se cultivan hortalizas y flores de corte -dalias, lavandas, guisantes de olor, etc-, para proveer de productos orgánicos a la cocina y a la casa.

Os dejo con algunas fotos más de este bello jardín.

huerto
jardin costero sostenible
jardin en la costa
escalera de piedra
camino de entrada
También te puede interesar:

2 comentarios en «Jardín costero sostenible -diseñado por Dan Pearson- en los acantilados de Davon»

  1. Precioso jardín. No hay duda de que los ingleses nos llevan siglos en esto de la jardinería. Mientras que aquí seguimos con las mismas plantas año tras año, ellos van experimentando y diseñando el jardín del futuro con poco consumo de agua y adaptado al clima y a los cambios que nos esperan en los próximos años.
    Una abrazo.

Los comentarios están cerrados.