Hoy hemos vestido de primavera el arriate de la entrada de casa y esta plantita ha sido la elegida para dar la bienvenida a todo aquel que se acerque a nuestro hogar. Nos encantan las flores silvestres, con aire ligero y aspecto campestre, la arábide es una planta que cumple con esa descripción perfectamente y la decisión ha sido inmediata: ha sido verla en el vivero y ponerla en el carro.

No tengo experiencia con ella y hasta ahora sé bien poco de su desarrollo, solo me consta que es una planta herbácea vivaz que crece en los suelos más pobres, no necesita mucha agua y soporta los ambientes costeros. En principio parece la planta perfecta, rústica y resistente a la sequía, pero ya veremos como evoluciona en este pequeño bancal. He traido plantas de dos colores: magenta y blanco. Están debajo del rosal Pierre de Ronsard, junto a unascaléndulas.

Arábides en mi terraza

Os cuento algunos datos de esta planta, la Arabis blepharophylla.

Arabis blepharophylla o Erysemum blepharophyllum

También se la conoce como Erysimum blepharophyllum, son nombres sinónimos que se refieren a la misma planta, y es nativa de las zonas costeras de California por lo que crece muy bien en lugares cercanos al mar con clima templado. Las hojas, alargadas y de color gris verdoso, son persistentes. La planta crece con forma redondeada, con tallos largos en cuyos extremos se forman las inflorescencias,  de color púrpura, que comienzan a asomar en marzo y se mantienen hasta junio. Son flores muy aromáticas que atraen, con su dulce aroma, mariposas y otros insectos.

No es una planta muy grande, crece entre los 20 y 50 cm de altura y se expande lo mismo a lo ancho. Aunque es una planta perenne, no tiene una vida muy larga y más allá del segundo año su aspecto desmerece. Lo bueno es que se autopropaga con facilidad por la dispersión de las semillas. Además de soportar temperaturas altas y cierta sequía en verano, es una planta que resiste temperaturas muy bajas, de entre -12ºC y -15ºC.

En lo referente al suelo lo tolera casi todo, siempre que el sustrato esté suelto y drene correctamente. Crece muy bien en lugares pedregosos y sus raíces ayudan a sujetar el terreno en taludes. Soporta algo de sombra, pero debe crecer expuesta al sol para prosperar correctamente y producir muchas flores.

Arábides en mi jardín

Estas son mis plantas recién plantadas. La morada es Arabis blepharophylla y la blanca, Arabis caucasica. Ambas tienen características y necesidades similares. Espero poder enseñaros mejores fotografías conforme avance la primavera: