Acerca la naturaleza a tu hogar y supera el confinamiento con más ánimo

Acerca la naturaleza a tu hogar y supera el confinamiento con más ánimo

El confinamiento nos está privando del contacto con la naturaleza y esto nos aleja de todos los beneficios que ella nos proporciona. Pasear por el campo y otras zonas verdes es una de las primeras recomendaciones que hacen los expertos para tratar los trastornos del ánimo y la ansiedad. Así que estos días, cuando más lo necesitamos, más difícil es acercarnos a parques y jardines. Para solucionarlo, en la manera de lo posible, hoy os propongo llevar un poquito de naturaleza a vuestra casa. Los que tenemos afición por las plantas sabemos lo relajante y satisfactorio que es cuidar nuestro rinconcito verde. Si hasta ahora nunca te llamaron la atención, o no tuviste oportunidad de cultivar unas simples macetas en el balcón o la terraza, ahora es el momento de empezar.

Las plantas ofrecen múltiples beneficios en el hogar. Dentro de casa, además de decorar, purifican el aire que respiramos. Ponlas junto a una ventana o en el balcón, y te agradecerán los cuidados con el color y el aroma sus flores. Cultiva hortalizas o hierbas culinarias y te darán alimento. Las plantas son seres vivos y necesitan nuestra atención, eso nos ayuda a sentirnos útiles e incluso acompañados.

Estos días no se puede salir a comprar al vivero, así que habrá que ingeniárselas un poquito. Si no tienes macetas, utiliza cualquier otro recipiente que pueda contener la tierra. Sirve todo: un bote, un tarro de vidrio, media botella de plástico, etc. En algunos supermercados venden sustrato para plantas, aprovecha cuando acudas a hacer la compra de alimentos. En tiendas de verduras o en la sección correspondiente del súper, a veces tienen macetitas de hierbas culinarias: perejil, menta, cebollino, albahaca, cilantro, etc. Son ideales para plantarlas en casa.

Si tienes niños en casa, anímales a sembrar sus propias plantas. En tu propia despensa encontrarás las semillas: lentejas, garbanzos o judías, por ejemplo. Descubrirán de dónde vienen los alimentos que comen y aprenderán lo bonita que es la naturaleza.

Recuerda que estamos en época de confinamiento y no vale salir a dar vueltas buscando los elementos que necesitas para construir tu jardincito casero. Aprovecha cuando vayas a hacer esa compra imprescindible y rápida. Si en tu tienda no hay sustrato para plantas, ni plantitas en la verdulería, siempre te queda la opción de pedirlas online. A continuación te dejo algunos enlaces que te pueden servir.

Macetero de cemento

Macetero de gres

Maceta de terracota decorada

Sustrato universal

Sustrato para suculentas

Sustrato universal

Semillas de perejil

Semillas de rabanitos

Semillas de cosmos



Perejil y rabanitos son muy fáciles de cultivar en un huerto urbano, aunque sea en macetas. Si prefieres unas flores, siembra ahora cosmos, pon las macetas en un lugar soleado, y estarán floreciendo a mitad de verano. ¡Animo y a entretenerse con la vida verde!

Princettia, Estrella de Otoño o Flor de Pascua Rosa

Princettia, Estrella de Otoño o Flor de Pascua Rosa

Euphorbia pulcherrima es una de las plantas típicas de la Navidad que casi todos los años compro para decorar y dar ambiente cuando se acercan las fiestas. Raramente llega a fin de año, nunca he conseguido mantenerla con vida más allá de enero. Pero el año pasado, en lugar de comprar la tradicional Flor de Pascua roja, se me ocurrió adquirir una variedad de color rosa. Extrañamente, esta planta está todavía viva, bastante bonita e incluso emitiendo hojas nuevas. He pensado que mi pequeña heroína bien se merece un post donde mostraros algunas fotos de ella y, sobre todo, para recopilar información de esta vistosa y resistente variedad.

La Poinsettia clásica siempre fue roja, pero hace ya varios años aparecieron en el mercado nuevas variantes con brácteas de otros colores. Esta nueva variedad se conoce como Princettia y, además de la tonalidad, tiene otras diferencias con las tradicionales. Son plantas más compactas, con brácteas algo más pequeñas, delgadas y abundantes. Se pueden encontrar en blanco y varios tonos de rosa.

Euphorbia pulcherrima Princettia

La Princettia es un híbrido de Euphorbia pulcherrima, por lo que sus cuidados son muy similares. Sin embargo, la variedad Princettia se ramifican libremente y produce una mata más compacta sin necesidad de pellizcar los tallos cuando la planta es pequeña.

Cuidados de la Poinsettia rosa

Pero la gran diferencia entre la Poinsettia y su pariente recién llegado es que la segunda es mucho más resistente y fácil de cuidar. Ambas son plantas de climas templados que se pueden mantener en el exterior de casa si lo permiten las temperaturas nocturnas, que no deberían bajar de los 5ºC. En climas fríos se deben proteger dentro de casa, cultivadas como plantas de interior.

La Poinsettia rosa necesita mucha luz, pero sin que los rayos solares incidan directamente sobre ella. Un rincón a la sombra, en el jardín, o junto a una ventana luminosa es el lugar ideal. Con poca luminosidad puede comenzar a perder sus hojas inferiores.

Esta variedad rosa soporta mucho mejor la falta de humedad que la de brácteas rojas. Otro punto a su favor para el cultivo dentro de nuestros hogares, donde la calefacción suele resecar el ambiente. Aún así, las hojas se caen si la sequedad es excesiva.

Regaremos la planta con moderación. Por experiencia diría que es suficiente hacerlo una vez por semana. Es importante eliminar el agua sobrante del riego sin dejar que se acumule en el macetero o en un plato. Ninguna variedad de poinsettia soporta el encharcamiento, ya que puede producir que sus raíces se pudran y la planta muera.

✽✽✽

Con estos sencillos cuidados conseguirás que tu Poinsettia rosa dure mucho tiempo. Yo lo he conseguido con la mía. La tengo, desde principios de diciembre junto a la puerta de casa recibiendo mucha luz pero nada de sol. Las fotos anteriores son de Navidad, cuando todavía tenía flores y estaba llena de brácteas. Ahora las flores han caído, pero conserva muchas de sus brácteas y le están saliendo hojitas nuevas en la base. Las siguientes fotografías son de hoy mismo.

Cultivo y cuidados de las hoyas, conocidas también como flor de cera

Cultivo y cuidados de las hoyas, conocidas también como flor de cera

Hay quien piensa que la hoya es una planta difícil de cultivar y no se atreve a comprarla, hay quien la tiene pero no se le da bien. La realidad es que con unos conocimientos básicos de sus cuidados, las hoyas son plantas de interior no demasiado exigentes, que crecen con vigor y florecen sin parar año tras año. Si quieres conocer mejor estas interesantes plantas, sigue leyendo y aprende a cuidarlas.

Hoya es un género de plantas que agrupa más de 200 especies naturales diferentes y numerosos cultivares obtenidos por la mano del hombre. Son plantas tropicales de porte trepador que, por su resistencia y perfumada floración durante los meses cálidos, conquistan a muchos jardineros y aficionados a las plantas. Entre las más populares se encuentran la Hoya carnosa, también conocida como flor de cera, y la Hoya australis.

¿Dónde cultivar una hoya?

Las hoyas proceden del norte de Australia, América, las islas del Pacífico y algunas partes de Asia, por lo que crecen bien en zonas tropicales y subtropicales. Se pueden cultivar sin problemas en regiones con inviernos templados, o incluso en lugares fríos si se pueden proteger de las fuertes heladas y exponer al sol durante la temporada cálida. Hay muchas variedades distintas de hoyas y algunas son más adecuadas para unas regiones que otras. También son perfectas para cultivar dentro de casa si reciben luz y humedad suficientes.

Como son epífitas, las hoyas tienen raíces pequeñas, ya que en la naturaleza viven en lo alto de los árboles y se alimentan de la materia descompuesta que encuentran en las copas. Al tener poca raíz son ideales para cultivar en macetas y no se resienten por permanecer mucho tiempo en un pequeño contenedor. Pero es de vital importancia que el sustrato drene muy bien, porque el agua estancada en las raíces puede provocar que se pudran y la planta muera.

Las hoyas crecen emitiendo tallos largos y vigorosos que, con el tiempo, agradecerán un enrejado o tutor por el que enredarse. Algunas tienen raíces adventicias en los tallos y se agarran con mayor facilidad, pero la mayoría tienen zarcillos largos, con pocas hojas, que también le sirven para aferrarse a cualquier soporte que tenga cerca.

Para estimular la floración es conveniente abonar a principios de primavera con un fertilizante orgánico que, además de proporcionar nutrientes, contribuye a mejorar la estructura del suelo.

Cuidados y necesidades de las hoyas

Luz

Las hoyas requieren algo de luz solar para florecer, pero deben protegerse de la fuerte insolación del verano. El sol de la mañana o los rayos filtrados por los árboles son ubicaciones ideales, aunque también pueden dar flores en una sombra muy brillante, como la de un patio muy luminoso, donde estará más protegida si el clima es muy cálido.

Si se cultiva dentro de casa, lo mejor es ponerla cerca de una ventana orientada al sur o al este. El sol directo de la mañana le irá muy bien, pero no conviene que reciba el del medio día o la tarde porque puede ser excesivo.

Riego

Por su procedencia, las hoyas requieren veranos húmedos e inviernos más secos. Riega con abundancia en los meses más cálidos y disminuye conforme bajen las temperaturas. Durante los meses de invierno necesitarán poca agua, incluso nada si están en el suelo y llueve suficiente.

Son plantas de hojas algo carnosas que pueden almacenar agua en sus hojas. No hay que pasarse con el riego, es mejor quedarse corto que ahogarlas. Durante primavera y verano se riegan con regularidad para mantener el sustrato ligeramente húmedo. En otoño e invierno iremos regando menos, dejando que el sustrato llegue a secarse por completo antes de regar otra vez.

Temperaturas

Las hoyas son plantas de origen tropical o subtropical y no toleran el frío. Las especies que proceden de hábitats a mayor altitud pueden soportar algunos grados menos, pero lo mejor es cultivarlas por encima de los 10ºC.

La Hoya carnosa es una de las especies más comerciales y eso se debe a su mayor resistencia. Esta especie puede sobrevivir con temperaturas más frías, su límite ronda los 3ºC. Por otra parte, también es una de las que mejor aguanta la falta de agua.

Humedad

Las hoyas están acostumbradas a vivir en lugares con humedad moderada o alta, ya que en su hábitat de origen soportan fuertes lluvias durante gran parte del año. Si la cultivas dentro de casa ten cuidado con la calefacción porque reseca mucho el ambiente.

Abonado

Para que las hoyas florezcan bien hay que proporcionarles un aporte de nutrientes. Conviene abonarlas antes de la temporada de floración con un abono orgánico y repetir mientras están floreciendo con un fertilizante líquido con alto contenido de potasio. Mira el post que escribimos sobre los abonos para saber cómo se indican los valores de los nutrientes.

Floración de las hoyas

Los racimos de flores de las hoyas son el gran atractivo de la planta, por su interesante aspecto ceroso y su dulce fragancia. La gama de colores es muy amplio y abarca diferentes tonalidades de blanco, rosa y amarillo.

La floración aparece durante los meses más cálidos del año: de primavera a verano. Las flores se forman en el extremo de pedúnculos que salen del tallo y no hay que cortarlas cuando se marchitan, porque de ellos emergerá una nueva inflorescencia año tras año.

Poda

Esta planta no requiere poda pero emite tallos largos y vigorosos que puedes cortar para mantenerla con un tamaño manejable. También puedes cortar las que consideres que afean la planta y debes eliminar las ramas muertas. Lo que nunca se corta son los pedúnculos de las flores marchitas, ya que son los que producirán nuevas flores la próxima temporada.

Multiplicación

Las hoyas se pueden multiplicar por semillas y por esquejes. La primera opción es complicada para un aficionado, por lo que es más recomendable el esquejado.

Para conseguir una planta nueva se corta un trozo de rama con uno o dos nudos que se sumergen en agua o se entierran en sustrato limpio. Para que un esqueje enraíce es importante mantener un grado de humedad ambiental alto. Para ésto puede ayudar cubrir el esqueje con una botella de plástico a la que se le corta la base, o una bolsa de plástico sujeta con unos palos a modo de invernadero.

Problemas de plagas

Las hoyas no suelen tener problemas con las plagas pero pueden sufrir el ataque de cochinillas o pulgones. Estos insectos se pueden eliminar fácilmente con técnicas ecológicas, bien a mano o utilizando un pulverizador con agua jabonosa. Para prevenirlos funciona bastante bien el aceite de neem.

Fotografías: wikipedia, pixabay, reedit, GardeningKnowHow

Cómo cuidar de tus plantas de interior durante el invierno

Cómo cuidar de tus plantas de interior durante el invierno

El invierno es, probablemente, la estación que con mayor facilidad puede acabar con un jardín. Las condiciones de crecimiento complicadas, como los bajos niveles de luz, el aire seco, los días cortos y las temperaturas muy bajas, afectan a la salud de las plantas.

El secreto para ayudar a las plantas a sobrevivir el invierno es adaptar tus rutinas de cuidado a las condiciones de temperatura. Para ayudarte con la tarea, hemos realizado esta colaboración con nuestros amigos de 2×3.cl, donde te explicaremos cómo realizar ajustes en cada aspecto, de manera que tus plantas puedan superar el complicado invierno.

Luz

En invierno, las horas de sol son menos y también es menor la cantidad de luz que llega a nuestras ventanas, la cual se reduce hasta en un 50%. Las plantas que en verano crecieron apuntando a ventanas al Este o Norte, en invierno deberán moverse a ventanas que den al Oeste o al Sur.

Para ayudar a las plantas a lidiar con niveles cambiantes de luz:

  • En la medida de lo posible, mueve las plantas más cerca de las ventanas.
  • Limpia las ventanas para permitir la mayor entrada de luz posible.
  • Cambia a las plantas a nuevas ubicaciones donde reciban más resplandor.
  • Lavar el polvo de las hojas puede hacer que reciban mayor nivel de la luz disponible.
  • Utiliza luz artificial. Las lámparas fluorescentes ofrecen la luz adecuada. Son más económicas que las luces para plantas y emanan menos calor. Posiciona las bombillas a una distancia entre 10 y 30 cm de la planta para que obtengas resultados efectivos.

Temperatura

La mayoría de las plantas que mantenemos dentro de la casa son tropicales y prefieren temperaturas entre 18 y 23°C durante el día, y alrededor de 12 grados menos durante la noche. Las temperaturas menores a 10 grados pueden causar problemas.

Ajusta la calefacción para tu comodidad, pero ten en cuenta que las plantas también la sienten.

  • Evita ubicar las plantas cerca de corrientes de aire o fuentes de calor.
  • Mantén las plantas algunos centímetros alejadas de las ventanas exteriores.
  • En regiones frías, si las ventanas se congelan durantes las noches, aleja las plantas de las ventanas al atardecer. También puedes poner algún material aislante entre las plantas y el vidrio.

Humedad

La humedad en el aire dentro de los hogares es de apenas 10% o 15% durante el invierno. Las plantas de interior prefieren entre 40% y 50% de humedad. Las señales de que la baja humedad está afectando a las plantas pueden ser manchas marrones en la punta de las hojas y aparición de plagas. Puedes averiguar forma sencillas de aumentar la humedad que reciben las plantas.

regar plantas

Agua

El problema más común que sufren las plantas de interior durante el invierno es exceso de agua. La mayoría de las plantas caseras necesitan que la tierra se seque por completo antes de regarlas. ¿Cómo puedes saber si tus plantas necesitan agua?

  • No hagas la prueba sólo en la superficie de la tierra, pues las plantas necesitan agua cuando la zona de la raíz también está seca. Introduce tu dedo alrededor de 5 cm. Si la tierra está seca riégala.
  • Levanta la maceta. La tierra es más ligera cuando está seca. Aprende a sentir el peso de la tierra mojada levantando la maceta apenas la riegues.
  • Si humidificas las habitaciones durante el invierno, las plantas no necesitarán agua con frecuencia. El aire seco se traduce en necesidad de agua para las plantas.
  • Excepciones:los cítricos en macetas y los helechos requieren de suelos húmedos siempre, así que no las dejes secar. Todo consiste en investigar las necesidades de humedad de tus plantas.

Fertilizante

En climas templados, sigue fertilizando tus plantas durante el invierno. En climas más fríos, donde la luz natural es baja, no fertilices tus plantas durante el invierno. Retoma la fertilización durante la primavera.

Poda

El crecimiento de invierno puede ser poco estético. Poda tus plantas para favorecer la ramificación y la frondosidad.

Replantado

El momento correcto para replantar la mayoría de las plantas caseras es durante el período de crecimiento activo (en primavera y verano). La excepción son las plantas leñosas en macetas, que permanecen completamente inactivas en invierno. Trasplántalas antes de que salgan los primeros brotes a principios de la primavera.

El invierno el jardín está bastante inactivo y en esta época del año nos volcamos un poquito más en las de interior. Esperamos que con estos consejos nos sirvan a todos para que nuestras plantas, dentro de casa, estén tan bonitas como si crecieran en un verdadero jardín.

Eucalipto gunni en maceta, para cultivarlo como una bonita y fragante planta de interior

Eucalipto gunni en maceta, para cultivarlo como una bonita y fragante planta de interior

Este es mi nuevo Eucalyptus gunni, lo he comprado pensando en utilizarlo como una planta de interior. Está en su maceta original, de plástico, como vino del vivero. Algún día encontraré tiempo para cambiarla a otra más grande donde pueda desarrollar bien sus raíces. Mientras, os cuento cosas sobre él.

Si has visto un eucalipto en la naturaleza seguro que te sorprenderá que te diga que pueden ser estupendas plantas de interior. A pesar de alcanzar un porte considerable en tierra, si se cultiva en una maceta y dentro de casa, su tamaño se contiene bastante. Es un árbol que se puede mantener como una bonita y fragante planta dentro del hogar.

El eucalipto es un árbol de gran tamaño que puede alcanzar alturas de más de 30 metros en la naturaleza. Tiene un tronco grueso, de corteza lisa verde y grisácea, y hojas que de jóvenes son plateadas pero toman tintes azules cuando el ejemplar es adulto. Es lo que más me gusta del eucalipto, su follaje juvenil; tanto por la tonalidad, como por la forma. Las ramas con hojas redondeadas son muy decorativas y se utilizan en ramos y otras composiciones ornamentales.

Existen más de 900 variedades de eucalipto y todos ellos proceden de Australia. Nuestro Eucalyptus gunni, en concreto, es nativo del sur de Tasmania, donde crece en planicies elevadas por encima de los 1100 metros de altitud. Por eso soporta extremadamente el frío. Puede sobrevivir a heladas de -15ºC e incluso más.

Tiene una savia parecida al jarabe de arce que, al fermentar en una botella tapada, se parece a la sidra de manzana. Por esto se le conoce como eucalipto de sidra. También se le llama eucalipto decorativo, ya que es la especie más utilizada dentro del hogar.

©Pinterest

Cómo cultivar un eucalipto en un tiesto

Elije para tu planta una maceta de tu gusto, pero preferiblemente que tenga forma cónica. Ten en cuenta que, conforme la planta crezca, las raíces ocuparán el espacio dentro de la maceta y llegará el momento que habrá que trasplantarla a un recipiente mayor. Si utilizas un tiesto decorativo redondo o con una forma algo especial, es posible que no puedas sacar el cepellón, mientras que si lo plantas en una maceta cónica será fácil extraerlo cuando llegue el momento.

Utiliza para tu eucalipto un sustrato fértil, suelto y poroso para que drene muy bien. El eucalipto es un árbol que lo resiste todo, también la sequía. Riega la planta de forma regular pero espaciada, cada siete o diez días, dependiendo de las condiciones ambientales y el tamaño de la maceta. Hay que mantener un equilibrio de humedad del sustrato, pero mejor quedarnos algo cortos que pasarnos. Contamos con la ventaja de que nuestro eucalipto puede soportar que la tierra se quede seca unos pocos días.

Para que a la planta no le falten nutrientes, fertiliza con abono bajo en nitrógeno una vez cada tres semanas, desde principio de primavera hasta final de verano.

Dónde colocar un eucalipto en maceta dentro de casa

El eucalipto, en el suelo del jardín, prefiere un lugar soleado y dentro de casa lo mejor es buscarle un sitio muy iluminado. Si recibe luz solar directa, mejor que mejor. De modo que frente a una ventana orientada al sur será un lugar perfecto.

El eucalipto, en maceta, puede mantenerse como una planta de tamaño reducido, pero en el suelo se hará muy grande. Tiene además la característica de ser un árbol insaciable, que absorbe importantes cantidades de agua y trastoca el equilibrio del entorno donde crece. Si te surge en algún momento la idea de trasplantarlo a tierra, mejor piénsalo dos veces.