Helechos arborescentes

Helechos arborescentes

Estamos acostumbrados a pensar en los helechos como plantas verdes y exuberantes que viven el sotobosque húmedo y sombrío de nuestros bosques. Pero existen helechos que crecen y se hacen tan grandes como árboles, por ello reciben el calificativo “arborescentes”. Provienen de áreas tropicales, subtropicales y templadas del hemisferio sur, y son auténticos supervivientes de épocas remotas cuando en el Jurásico en que compartieron bosques con cícadas, ginkgos y coníferas.

Los helechos arborescentes son plantas de porte arquitectónico con frondas que se extienden desde un tronco grueso. Son plantas llamativas ideales para un jardín sombreado y húmedo. Agradecen una ubicación protegida con suficiente espacio para extender su amplia copa sin aglomeraciones ya que las frondas (ramas) de uno de estos helechos pueden llegar a medir más de 2 metros de largo en la madurez. Necesitan suelos neutros o ligeramente ácidos, ricos en humus.

Si quieres una planta que produzca un efecto arbóreo inmediato en tu jardín, debes elegir uno con un tronco algo desarrollado. Su crecimiento es muy lento (tan solo 2,5 cm por año) y tardará en notarse su desarrollo en altura. Durante el primer año de plantado no se debe abonar, de este modo se favorece la producción de raíces y que el ejemplar se establezca bien en el terreno. Pero el riego debe ser suficiente para mantener siempre el suelo ligeramente húmedo. También resulta conveniente mojar el tronco y las hojas, que agradecerán la humedad.

Pasado el primer año de establecimiento, ya se pueden hacer aportes de abono. Para una buena alimentación de estos helechos es conveniente aplicar un fertilizante de liberación lenta en la base del tronco y complementar con un abono líquido foliar que se aplicara a las hojas y al tronco. El abonado foliar se aplicará una vez al mes durante el periodo de crecimiento de la planta que va desde la primavera hasta mitad de verano.

Al tratarse de plantas tropicales, los helechos arborescentes no toleran temperaturas muy bajas en invierno. Lo curioso es que cuanto más bajo es el tronco, peor toleran el frío. Por ello, es difícil que los ejemplares jóvenes superen inviernos muy fríos al exterior y es más conveniente llevarlos a un interior cálido durante esta estación. Los helechos de mayor edad se pueden proteger y dejar que hibernen al aire libre. Para protegerlos se coloca una bola de paja en el centro de la corona, se doblan las frondas sobre ellas y se envuelven con plástico de burbujas.

Los helechos arborescentes se pueden cultivar como planta de interior en contenedores. Deben recibir luz brillante pero filtrada, sin que el sol incida directamente sobre sus frondas. El sustrato debe ser una buena mezcla de turba y compost, que debe mantenerse con un buen nivel de humedad y nunca deben exponerse a temperaturas por encima de los 32ºC.

Los helechos arbóreos se propagan a partir de las esporas que se forman en el envés de las frondas. Pero solo las producen cuando las condiciones de crecimiento son óptimas. Al más mínimo contratiempo se puede desinhibir su formación.

Otro modo de multiplicarlos es a partir de hijuelos, pequeñas plantas que se forman junto a ellos a partir de las raíces o en el mismo tronco. Tardan en crecer pero no deben manipularse hasta que tengan un tamaño suficiente que asegure el éxito de la separación. En ese momento se corta el hijuelo lo más limpiamente posible y se planta en una maceta con un sustrato ligeramente ácido y rico en nutrientes. Debe mantenerse en un lugar muy luminoso, con una temperatura entre 15 y 20ºC,  pulverizando el sustrato con agua lo suficiente como para mantenerlo húmedo. Cuando se observe que la planta crece ya se puede colocar en otro lugar, cuidando siempre de que las condiciones sean las adecuadas para esta planta.

El helecho arborescente no es propenso al ataque de muchas plagas de insectos pero la araña roja puede que sea su mayor debilidad. Conviene prestar atención a la humedad ambiental, sobre todo si se cultivan en el interior de casa o en invernaderos. En el exterior la mayor preocupación es la temperatura porque se puede helar si el termómetro desciende demasiado. Algunos cultivares pueden aguantar hasta -5ºC pero por debajo de ese nivel es probable que mueran.

Algunas de estos helechos son:

  • Dicksonia antartica es un helecho arborescente de origen australiano. Tiene frondas perennes y cierta resistencia a las heladas pero puede perder las hojas en condiciones climáticas frías. Crece hasta los 4 metros de altura, las frondas llegan a medir 3 metros de longitud y tienen un tono verde oscuro. El tallo es de color marrón rojizo.

  • Dicksonia fibrosa Helecho dorado. También es de hojas perennes y las mantiene mientras las temperaturas no sean demasiado bajas. Puede resistir ligeras heladas. Las frondas, pinnadas, llegan a los 2 metros de largo. La planta, en condiciones óptimas, puede alcanzar los 6 metros de altura.

  • Dicksonia squarrosa Helecho arborescente de Nueva Zelanda. Al igual que los anteriores mantiene todas las hojas si la temperatura es adecuada. Puede resistir heladas suaves, pero entonces perderá las frondas. Forma un tronco con raíces fibrosas que puede llegar a los 6 metros de alto. Las frondas son más anchas que las de los anteriores pero algo más cortas, llegan a medir poco más de un metro de longitud.

  • Cyathea dealbata Por su tonalidad se le conoce como helecho plateado. Es un helecho arborescente endémico de Nueva Zelanda donde llega a superar los 10 metros de altura con frondas de más de 4 metros de longitud

  • Cyathea atrovirens  Es una especie nativa de Argentina, Brasil y Paraguay que está amenazada de extinción por pérdida de su hábitat natural.

  • Cyathea cooperi Procedente de Australia se lo conoce como “helecho de encaje” y es la especie más comúnmente cultivada como planta ornamental de interior. Tiene unas frondas particularmente atractivas por la forma en que se despliegan. Los tallos enrollados van dejando su coloración marrón claro para tornarse gradualmente verdes conforme se extienden.

Esperamos que compartas con nosotras el gusto por los bonitos helechos arborescentes. Nosotras nunca nos hemos atrevido con ninguno, no confiamos en que nuestro clima sea adecuado para ellos pero nos fascinan. Si los has cultivado alguna vez nos encantará conocer tu opinión ¿Cuáles son tus especies favoritas? ¿Los cultivas en tu jardín o como planta de interior?

Cactus de navidad (Schlumbergera x Buckleyi), descripción y cuidados

Cactus de navidad (Schlumbergera x Buckleyi), descripción y cuidados

Schlumbergera x Buckleyi, popularmente más conocido con el nombre de Cactus de Navidad, es un híbrido entre dos plantas epifitas originarias de las selvas de Brasil: Schlumbergera truncata y Schlumbergera russelliana. Es curioso que proviniendo de las húmedas selvas tropicales, esta planta pertenezca a la misma familia que los cactus del desierto. No son lo mismo, pero tienen muchas cosas en común. Las plantas del género Schulembergia crecen entre las copas de los árboles donde, por mucho que llueva, el agua se seca rápidamente y permanecen en condiciones secas la mayor parte del tiempo.

La Schlumbergera x buckleyi fue creada a mediados del siglo XIX por el floricultor londinense Wilbraham Buckley. Las especies de las que proviene el Cactus de Navidad nunca habrían producido un híbrido natural de no ser por la mano del hombre que hizo que se encontraran. Ambas proceden de la misma zona del estado de Río de Janeiro, pero viven en altitudes diferentes y tienen periodos de floración distintos. La Schlumbergera truncata florece entre mayo y junio, la Schlumbergera russelliana entre julio y septiembre. La resultante, prefirió hacerlo en los meses de invierno.

Cuidados del Cactus de Navidad

Sustrato

El Cactus de Navidad necesita un sustrato aireado que drene bien y un pH ligeramente ácido o neutro. La tierra para cactus que venden en los comercios puede ser una opción que no nos dará problemas, pero también puede prepararse en casa con una mezcla de arena y materia orgánica. En este artículo está mejor detallada la preparación.

Luz

Este cactus necesita una ubicación con sombra cuando se cultiva en el exterior. Dentro de casa debe estar en un lugar con mucha luz y puede recibir algo de sol directo. El lugar ideal puede ser delante de una ventana, evitando corrientes de aire. La falta de luz se detecta enseguida porque los tallos pierden color.

Temperatura

La temperatura óptima para su buen desarrollo está entre los 10 y 20ºC. Temperaturas inferiores a 10 ºC inhiben la formación de los capullos y por debajo de los 5ºC la planta se puede helar y morir. Se puede mantener en el exterior mientras el clima sea templado y llevarlo dentro de casa en invierno.

Riego

El riego debe ser moderado durante el periodo de crecimiento (cuando está formando nuevos segmentos) dejando que la superficie del sustrato se seque entre riego y riego. No debe estar nunca encharcado. Durante el resto se riega ocasionalmente y después de la floración dejaremos de regar durante un par de meses.

Fertilizante

Se aconseja abonar una o dos veces al mes desde principios de primavera hasta final de verano con un fertilizante equilibrado (10-10-10) disuelto en el agua de riego. Desde septiembre hasta la floración utilizaremos un abono rico en potasio que aplicaremos una vez al mes. Cuando la planta deje de florecer ya no hay que fertilizar hasta la próxima reanudación del período vegetativo. Durante este tiempo la planta estará en reposo.

Multiplicación

La multiplicación del Cactus de Navidad es bastante sencilla y se hace a partir de esquejes de tallo cortados durante el final de la primavera.

Cómo estimular la floración  del Cactus de Navidad

Schlumbergera x Buckleyi florece en los meses de invierno, coincidiendo generalmente con las fiestas navideñas, de ahí su nombre común. El cuerpo de la planta está formado por tallos planos compuestos de segmentos con dientes redondeados en los bordes.

Las flores se forman cuando llega el invierno en los extremos de los tallos. Cada flor está compuesta por varios pétalos alargados que forman una campan de cuyo centro emergen los estambres.  El color más habitual es el rosa, también hay variedades en tonos rojo, blanco y púrpura.

Para que florezca año tras año solo hay que respetar algunas simples reglas que tienen en cuenta el hábitat y el ciclo vital de los padres, de quienes presenta características comunes. Los dos padres viven en la selva, sobre los árboles o en las fisura de las rocas, su floración se estimula cuando las horas de oscuridad superan a las de luz, después de un otoño fresco y seco.

Forzar la floración

Cuando la planta está colocada en un ambiente sin luz artificial que prolongue las horas de luz, la diferencia natural entre el día y noche del hemisferio norte es suficiente para que se produzca la floración. Pero cuando la planta la cultivamos dentro de casa, la luz de nuestro hogar provoca un desequilibrio en el ciclo vital de la planta que puede inhibir la aparición de flores. Para obtener la floración en el período navideño es necesario hacer que desde un par de meses antes la planta no reciba más de 9 o 10 horas de luz al día. Durante ese tiempo formará los capullos que se abrirán en las fechas deseadas.

Otro modo de estimular la floración es mantener la planta a una temperatura entre 10 y 15ºC durante los dos meses anteriores a la Navidad. En un ambiente fresco comenzará a formar capullos y después podremos ponerla en un lugar más cálido pero sin superar los 24ºC.

Caída de los capullos en el Cactus de Navidad

Cuando a nuestro Cactus de Navidad le caen los capullos durante su formación sin llegar a abrirse, las causas pueden ser diversas: temperaturas muy bajas o muy altas, sustrato muy seco o excesivamente húmedo, pero sobre todo repentinas variaciones ambientales. Una vez ha comenzado la formación de los capullos, no debemos cambiar de lugar la planta. Previamente habremos procurado que este sea un lugar alejado de las corrientes de aires o de fuentes de calor.

Con la llegada del frío es menos el tiempo que pasamos en el jardín. Nosotras ya tenemos casi todo listo para enfilar el invierno y pocos trabajos quedan ya por hacer, a excepción de algún último recorte y limpieza. Las anémonas ya florecieron y no esperamos más flores fuera, salvo alguna planta de temporada que quizás intercalemos por aquí o por allá. Ahora pensamos más en las plantas de dentro de casa y el Cactus Navideño o la Flor de Pascua son buenas opciones para tener bonitas flores naturales dentro de casa. ¿Qué plantas te gusta a ti tener dentro de casa en invierno?

Fotografías: Pixabay

Plantas en agua, una curiosa forma de cultivar en jarrones y recipientes tus plantas favoritas

Plantas en agua, una curiosa forma de cultivar en jarrones y recipientes tus plantas favoritas

Las plantas de agua que se pueden cultivar en casa son más de las que imaginas. Tenemos algunas de ellas en casa. Además de ser bonitas y decorativas nos proporcionan otros beneficios: oxigenan el ambiente, proporcionan humedad y producen un efecto relajante. Lo habitual es cultivar las plantas de interior en macetas con tierra, pero ¿sabías que no siempre es necesario? Hay plantas que pueden cultivarse utilizando una técnica llamada hidrocultivo, donde el sustrato se reemplaza por agua y un fertilizante líquido. Estas plantas pueden vivir solo de agua. Para las personas que viajan mucho y para aquellos que tienen problemas con el riego, el hidrocultivo puede ser una buena solución.

Regar demasiado o quedarse corto es una de las causas más frecuentes de que nuestras plantas de interior mueran. La principal ventaja de cultivar plantas con agua es que no te has de preocupar por ésto. Además, los nutrientes quedan disueltos en el agua y las raíces pueden absorberlos sin problemas, con lo que las plantas tienden a ser más vigorosas. Al no haber tierra, nos libramos de los mosquitos y otros insectos que nacen en ella, y tampoco tendremos problemas de moho.

El hidrocultivo es limpio y fácil de mantener. Y si te vas de vacaciones, no has de preocuparte de pedirle a alguien que cuide de tus plantas. Tiene la misma base que la hidroponía, el sistema con el que se producen muchas de las verduras que encontramos en los comercios. También puedes cultivar  verduras en casa con un sistema hidropónico.

Potos creciendo solo con agua

¿Se puede cultivar cualquier tipo de planta en agua?

No todas las plantas de interior son aptas para este tipo de cultivo, es importante elegir especies que toleren tener sus raíces en el agua. Hay muchas hierbas e incluso algunas plantas con flores. Algunas pueden vivir muchos años en un recipiente con agua, mientras que otras a penas llegan a vivir un año. Esto depende del ciclo de vida propio de cada planta.

Nuestras plantas de agua

Nosotras hemos probado con unas cuantas plantas en agua y hemos tenido varias experiencias. La que mejor funcionó fue el filodendro trepador (Philodendron scandens). Cortamos de una planta que ya tenía en maceta un trozo de tallo con un par de hojas y lo pusimos en agua. En poco tiempo echó raíces y comenzaron a formarse hojas nuevas.Philodrendo en hidrocultivoTambién nos fue bien con el potos (Epripemnum aureum). Al igual que con el filodendro, cortamos una rama que pusimos en agua y enraizó. Es algo más lento que el anterior, pero funciona muy bien en hidrocultivo.

Otra de las plantas que cultivamos en solo en agua es el espatifilo (Spathyfillum). En este caso lo que hicimos fue pasar la planta de una maceta al jarrón con agua. La sacamos de la maceta, limpiamos bien las raíces para desprender todo el sustrato y las introdujimos en el agua.

No tuvimos éxito con una pequeña drácena (Dracaena marginata). Cortamos la punta de una rama y la pusimos en el agua, pero la planta no echó raíces y al final se murió. Quizás no sea un tipo de planta adecuado para esta técnica, aunque os confieso que tampoco en maceta se me da muy bien esta planta.

Philodendro

Las mejores plantas para cultivar solo en agua

No todas estas plantas se basan en nuestra experiencia. Algunas coinciden con las que nosotras tenemos, otras salen de las cuentas de instagram de jardineros a los que seguimos. Puedes visitarlas pinchando sobre las imágenes.

Boniato (Ipomoea batatas)

La planta de boniato es un clásico que recordamos de casa de nuestras madres y abuelas. Basta introducir un boniato en agua y en unas semanas comenzarán a brotar unos preciosos y decorativos tallos verdes

Batata, boniato en agua

Bambú de la suerte (Dracaena Braunii)

El bambú de la suerte se ve por todos lados: en hogares, restaurantes, tiendas, etc. Lo curioso es que, a pesar de su nombre, no tiene nada que ver con el bambú. Se trata de una drácena y crece sin dificultad con sus tallos sumergidos en agua.

Bambu de la suerte en agua

Potos (Epipremnum aureum)

El potos es una planta tropical que se adapta muy bien al interior de casa y al hidrocultivo.  Solo hay que introducir el extremo de un tallo en agua y en pocas semanas comenzará a producir raíces. Poco después crecerán nuevas hojas y el tallo se irá alargando. Si quieres que crezca compacto debes pinzar los extremos a cada tanto y desde ese punto nacerán dos.

Potos con agua y piedrecitas

Espatifilo (Spathyfillum)

El espatifilo es una planta fácil de cultivar en tierra y todavía lo es más si la cultivas solo en agua. Se adapta muy bien al hidrocultivo. Tiene unas hojas verde intenso muy decorativas y produce unas atractivas flores blancas.

Espatifilo cultivado en agua

Filodendro (Philodrendon scandes)

Hay muchas variedades de filodendro que se adaptan al cultivo en agua pero el filodendro trepador es el que mejor se acomoda al hidrocultivo. Sus hojas son muy bonitas, con forma de corazón y de color verde brillante. Otro punto a su favor es que no necesitan mucha luz para vivir.

philodrendon en agua

Amor de hombre (Tradescantia)

Cualquiera de las numerosas variedades de esta planta es muy fácil de arraigar en agua. Tan solo hay que cortar un trozo de unos diez centímetros de tallo y sumergir un extremo en un vaso con agua.

Tradescantia con las raices en agua

Hiedra (Hedera)

También la hiedra se puede cultivar con solamente agua. Hay muchas variedades de hiedra, las mejores para el hidrocultivo son las variedades de hoja pequeña. Se deben cortar esquejes largos (unos 20 cm) del extremo de los tallos y sumergir casi la mitad en agua.

Cultivo de hiedra en agua

Singonio (Syngonium)

El singonio es otra planta muy utilizada para adornar el interior de nuestros hogares. Lo normal es encontrarla en macetas, pero también es apta para crecer solo con agua.

Singonio con raices en agua

Planta del dinero (Plectranthus verticillatus)

Otra muy facilita de cultivar por este método y que, una vez ha enraizado, crece con rapidez y se hace una planta densa y hermosa si se pinza de vez en cuando.

Planta del dinero en agua

Aglaonema (Aglaonema)

El aglaonema es muy apreciado como planta de interior por sus bonitas hojas variegadas en verde y crema. Lo habitual es encontrarlas a la venta con sustrato pero también se pueden cultivar en un jarrón con agua.

Aglaonema en agua

¿Cómo se cultiva una planta decorativa en agua?

El método consiste en mantener las raíces sumergidas en un recipiente con agua que contiene los nutrientes que la planta necesita. Para algunas plantas el agua puede ser suficiente, para otras quizás sea necesario añadir unas bolas de arcilla o grava en el fondo para que los tallos se puedan mantener erguidos. Se suelen utilizar recipientes de vidrio porque así se controla mejor el nivel del agua y el estado de las raíces, pero no es imprescindible. Lo cierto es que en vasos, botellas, jarrones e incluso botes de conserva, las plantas con agua quedan muy bonitas.

¿Cómo enraizar las plantas en agua?

Existen diferentes métodos según la manera en que consigas tu planta. Si se trata del corte de un tallo, tendrás que introducir un extremo del esqueje en el agua y esperar unas semanas hasta que comiencen a brotar las raíces. Si es una pequeña planta que has comprado con raíz, o un trozo conseguido por división de la planta madre, lo primero que debes hacer es eliminar, en la manera de lo posible,  la tierra que lleven las raíces. Esto es para evitar que el agua del jarrón se ensucie, pero lo normal es que suceda, ya que no conseguirás limpiarlas por completo. Cuando veas el agua oscura a causa de ello, es conveniente que la renueves.

Raíces en agua

¿Donde situar las plantas de hidrocultivo?

Una planta que crece en agua tienen los mismos requisitos de luz que si creciera en tierra y por tanto, el lugar depende de la especie. En general, el mejor sitio para poner una planta dentro de casa es cerca de una ventana bien iluminada pero sin que reciba los rayos directos del sol.

¿Qué tipo de agua es el más adecuado?

El agua del grifo de casa suele estar clorada, contener cal o incluso sal si ha sido filtrada. Con agua de manantial se obtienen mejores resultados, aunque sea embotellada. Es conveniente cambiarla una vez al mes, mientras tanto puedes agregar una pequeña cantidad de agua a medida que se evapora del jarrón.

¿Cómo alimentar las plantas que crecen en agua?

Añade unos pocos granos de abono soluble o un par de gotas de fertilizante líquido al agua después de cada cambio. Ten mucho cuidado porque si te pasas, aunque sea poco, puede tener malas consecuencias. El exceso de abono puede dañar las plantas.

Planta con las raíces en el agua directamente

Debemos tener en cuenta que:

Puede que, por efecto de la luz solar, en el agua del recipiente se formen pequeñas algas microscópicas que le dan una coloración verde al líquido. No te preocupes por ello, aunque afea el aspecto de la composición, estas algas no provocan ningún daño a las raíces ni a las plantas. Si quieres renueva el agua del jarrón, pero puedes esperar al próximo cambio programado.

También puede suceder que la planta crezca tanto que el tamaño de las raíces se convierta en un problema. Si te encuentras con esta situación, puedes dividir la planta y obtener un nuevo ejemplar que poner en otro recipiente con agua o plantar en una maceta.

Si optas por plantar en tierra, hazlo con cuidado. Las raíces que brotan en el agua son más frágiles que las que lo hacen en el suelo y pueden romperse si las manipulas con brusquedad. Comienza por trasplantarlas a una maceta con sustrato ligero y poroso, un lugar de transición que debes mantener húmedo para que las plantas se puedan adaptar. Al cabo de cuatro o cinco semanas ya las puedes plantar en un suelo más pesado.

Recipientes bonitos para cultivo de plantas solo en agua

Y ahora, si te interesa el tema y estás buscando jarrones bonitos o recipientes originales donde puedas cultivar plantas con agua, te dejo una selección de los más interesantes que he encontrado en Amazon. Todos los que he elegido sirven para que un esqueje pueda desarrollar sus raíces y crecer formando una bonita planta. A mi me parecen todos preciosos y una manera sencilla de decorar la casa con plantas de interior. Espero que te gusten!

Botellitas vintage

Con soporte de madera

Soporte triple

Colgante manzana

Colgante pájaro

Colgante corazón

Tubos de ensayo

Tubos de cristal

Home

🌼🌼🌼

¿Tienes alguna planta en casa que crece en un jarrón u otro recipiente con agua? Cuéntanos de qué planta se trata y que tal te va con ella, así todos aprenderemos un poco más.

Plantas de interior: Scindapsus o potos plateado

Plantas de interior: Scindapsus o potos plateado

Las plantas de interior no se me dan muy bien, pero ésta lleva ya más de un año en casa y eso es digno de destacar. Hay quien la llama potos plateado, por su parecido con el Epripemnum, pero a pesar de toda similitud se trata de una planta diferente. Pocos seríamos capaces de encontrar la principal diferencia entre ellas, ya que no es fácil que las veamos florecer en casa, ni que observemos que sus semillas son totalmente distintas. Aún así, la variedad “pictum”, ésta que yo tengo en casa, es probablemente la más fácil de distinguir por las motas plateadas de sus hojas.

Esta planta no lleva bien el sol directo, la sequedad excesiva ni las temperaturas bajas. Vive muy bien en los bosques tropicales de donde procede, pero en nuestra región se cultiva dentro de casa. Destacan sus hojas gruesas, de brillo satinado y forma de corazón con manchas plateadas, verdes claras, amarillas o blanquecinas. No he notado que tenga un crecimiento rápido, siempre le veo hojas nuevas pero tardan en abrirse y las ramas no se alargan tanto como las del potos. Además de decorativa, el Scindapsus es una de las plantas que ayuda a mejorar la calidad del aire interior, según concluye el estudio “Clean Air” que la NASA realizó hace ya algunos años.

Origen

Scindapsus es un género de plantas con flores que se engloba en la familia de las aráceas. Se trata de una planta de origen tropical, endémica de Asia y las islas del Pacífico. En las selvas tropicales crece encaramada a los árboles. Su porte rastrero, con ramas largas y flexibles, permite cultivarla como planta colgante o como trepadora, si se le proporciona un tutor que la sustente. De ambas formas resulta muy ornamental.

Cultivo del poto plateado

El poto plateado prospera en lugares con luz difusa o semisombra, pero nunca hay que ponerla al sol directo. En invierno no debe permanecer expuesta a temperaturas inferiores a los 15 ºC.

El suelo debe ser ligero y tener buen drenaje para lo cual puede servir una mezcla de tierra para plantas de interior con algo de arena gruesa y compost.

Se debe regar con frecuencia en primavera y verano para que la tierra no llegue a secarse por completo e ir reduciendo los riegos ligeramente el resto del año. Llevaremos cuidado para que las raíces no permanezcan encharcadas demasiado tiempo, porque puede provocar que se pudran. Es importante que la humedad ambiental sea alta, para ello podemos colocar un plato con grava bajo la maceta que mantendremos húmedas. También conviene rociar las hojas de vez en cuando o limpiarlas con una esponja humedecida.

El escindapso se abona en primavera y verano cada 15 o 20 días, con un fertilizante para plantas de interior. El trasplante a una nueva maceta se puede hacer a principios de primavera. La planta puede podarse en cualquier época del año para controlar su crecimiento y darles un porte más compacto.

Según he leído, son plantas sensibles al ataque de hongos si hay exceso de riego y de insectos y de araña roja cuando la sequedad es acusada. Dentro de casa, con los cuidados adecuados, yo no he tenido problemas en el tiempo que lo tengo. Tampoco parece sencilla la multiplicación, aunque no he llegado a probarla. Dicen que debe hacerse por acodo y no es un proceso rápido. Yo estoy tentada de cortar una rama y ponerla en agua, a ver si enraíza. Cuando lo haga ampliaré la información.

Plantar hierbas y especias en casa

Plantar hierbas y especias en casa

¿Quieres armar un pequeño jardín en casa y no sabes cómo empezar?¿Tienes interés por encontrar plantas bonitas y muy fáciles de cultivar?¿Te gustaría tener siempre a mano tus hierbas y especiaspara tus creaciones culinarias? Si has contestado “si” a alguna de estas preguntas este artículo te interesa. Hoy te vamos a contar cómo crear tu propio y próspero jardín de plantas aromáticas y especias en casa. Son ideales para jardineros principiantes, porque son muy fáciles de cultivar y crecen muy bien en macetas.

¿Donde colocar las macetas?

Puedes construir tu jardín de hierbas en jardineras o en macetas, se adaptan a contenedores pequeños. Hacerlo en el interior de casa o al aire libre, depende del clima. La mejor opción es hacerlo afuera, pero como las hierbas aromáticas necesitan temperaturas cálidas, ésto solo podrás hacerlo si vives en un lugar donde el clima es templado. En regiones frías tendrás que llevarlas adentro cuando llegue el invierno para evitar que las plantas mueran congeladas. Si vives en un piso sin balcón, no temas a cultivar tu jardín en el interior junto a una ventana. Probablemente se estirarán y serán más frágiles que las plantas cultivadas al aire libre, pero aún así te darán muchos recortes frescos.

Busca un lugar con sol

Revisa las opciones de tu casa para encontrar el mejor lugar donde ubicar las plantas. Busca un espacio con mucho sol para componer el jardín, ya sea el alféizar de una ventana orientada al sur o un rincón soleado del patio. Las plantas más exigentes necesitan entre cinco y seis horas de sol directo. Hierbas como albahaca, romero y tomillo no crecerán si no reciben mucho sol. Otras necesitan menos. Perejil, menta o cebollino, por ejemplo, pueden desarrollarse con cuatro horas de insolación.

Hay tres tipos de plantas aromáticas: perennes, anuales y bianuales

Las perennes pueden vivir muchos años si les das los cuidados que necesitan. Algunas pierden las hojas en invierno y otras las mantienen incluso cuando hace frío. Entre las primeras, llamadas también caducas, se encuentra la menta y algunas salvias; entre las segundas están el tomillo y el romero.

Las hierbas anuales viven una sola temporada. Una vez florecen, termina su ciclo vital y mueren. La albahaca y el eneldo son dos de ellas.

Las bianuales producen tallos y hojas el primer año y florecen el siguiente. Son plantas bianuales el comino, del que utilizamos las semillas, y el perejil.

Hay una larga lista de hierbas y especias para cultivar en macetas. Esta es una pequeña lista de las más populares:

  • Albahaca ( Ocimum basilicum )
  • Orégano ( Origanum vulgare )
  • Romero ( Rosmarinus officinalis )
  • Tomillo ( Thymus spp. )
  • Salvia ( Salvia officinalis )
  • Eneldo ( Anethum graveolens )
  • Menta ( Mentha spp. )
  • Cebollino ( Allium schoenoprasum )
  • Comino (Cuminum cyminum)
  • Cilantro (Coriandrum sativum)
  • Perejil (Petroselinum crispum)
  • Estragón (Artemisia dracunculus)

Elegir las macetas

Puedes plantar tu jardín en una maceta grande o en una colección de macetas pequeñas. Las hierbas crecerán sin problemas en cualquier contenedor con un drenaje adecuado. Calcula que cada planta necesita entre 1 y 2 litros de sustrato. Si utilizas tiestos de dos litros, la planta estará más cómoda y regarás menos a menudo. Si quieres agrupar varias aromáticas, el cálculo es sencillo: multiplica por dos el número de plantas y utiliza una maceta de ese volumen.

Junta las hierbas en una misma maceta solo si tienen requisitos similares de sol y agua. Romero y tomillo pueden ir juntos, ambos quieren muchas horas de sol y riegos escasos. La albahaca y el cebollino, que prefieren suelos húmedos, pueden ir juntos también.

El sustrato debe ser una mezcla porosa, suelta, y de buena calidad para que las plantas encuentren los nutrientes necesarios para crecer. En viveros y centros de jardinería encontrarás sustratos apropiados que incluyen perlita o vermiculita, materiales ligeros que retienen humedad y airean la mezcla. No utilices suelo de jardín, es demasiado pesado para las macetas y ahogarán las raíces.

¿Plantas o semillas?

Las semillas tienen sus ventajas: son más económicas y las plantas nacen adaptadas al lugar donde van a vivir. Pero según de qué variedad se trate, puede que tardes mucho en conseguir una planta adulta. Mi consejo es comprar las plantas perennes (que son las que más tardan en crecer) y sembrar las anuales o bianuales, que crecerán rápido. De esta manera tendrás vegetación desde el principio y disfrutarás del proceso de germinación de las semillas.

Para las plantas crecidas sigue las instrucciones de riego que indique la etiqueta o, en su defecto, pregunta en el vivero. Las semillas necesitan humedad constante desde que se siembran hasta que se forma la planta. Durante este tiempo, en vez de regar, mejor que pulverices agua sobre el sustrato hasta que notes que está bien mojado.

El riego

Cada planta tienes sus necesidades de agua. Algunas necesitan que el suelo mantenga siempre cierto nivel de humedad, otras prefieren que la tierra se seque por completo entre riegos. El tamaño del contenedor y su ubicación también afecta a la rapidez con que se seca el sustrato. Cuando riegues, vierte el agua lentamente sobre toda la superficie para mojar todo el cepellón y hazlo hasta que el exceso de agua comience a salir por los orificios de drenaje. Durante la temporada de crecimiento conviene que incorpores un fertilizante líquido al agua de riego una vez al mes.

Cuando necesites hierbas para cocinar utiliza unas tijeras, un cuchillo o incluso los dedos para cortar lo que necesites. ¡Sin miedo! Toma primero las ramas más viejas que estén sanas, sin daños causados por insectos. Si se trata de una planta anual, puedes consumirla por completo. En el caso de una perenne no coseches más de un tercio de la planta o le costará mucho regenerarse.

Cultivar hierbas por hidrocultivo

El hidrocultivo es una técnica de cultivo en el que no se utiliza tierra. La raíz de la planta se sumerge en agua y de allí extrae los nutrientes que necesita para vivir. También se pueden cultivar plantas aromáticas y especias solo en agua, aunque no es algo que conozca por experiencia y no puedo comentar mucho sobre ello. Según he leído, algunas hierbas que se adaptan al hidrocultivo son las siguientes: albahaca, cilantro, hierbabuena, hinojo, manzanilla, mejorana, orégano, perejil, romero, tomillo y valeriana.

Imágenes de Pixabay y Unsplash