El jardín de Bombas Gens, un pequeño oasis urbano en Valencia

El jardín de Bombas Gens es un pequeño jardín valenciano, de estilo mediterráneo, ubicado en el patio trasero de una antigua fábrica de bombas hidráulicas. La creación de este espacio se incluyó en el proyecto de recuperación de un edificio industrial construido en 1930 al más puro estilo art-decó. La fábrica cayó en el abandono debido a un incendio que arruinó varias de sus naves a finales del siglo XX. La fundación valenciana Per Amor a l’Art acometió el proyecto de restauración para devolverle su antigua gloria. Ahora, Bombas Gens es un espacio que alberga actividades artísticas, sociales e investigadoras.

jardín de Bombas Gens
Jardín mediterráneo en el antiguo edificio de Bombas Geyda

El jardín mediterráneo de Bombas Gens

El jardín de Bombas Gens es un espacio tranquilo, de algo más de 1.100 m2, modificado para crear un jardín frondoso y colorista pero manteniendo la tradición modernista de la arquitectura que lo rodea. El diseño incluye composiciones vegetales con más de 120 especies diferentes plantadas siguiendo un esquema natural. El colorido y la textura realza el carácter modernista del jardín, donde se mezclan plantas de hoja ancha y verde intenso, con variedades de tonos rojizos y distintos tipos de plantas con flor: rosas, dalias, agapantos, bulbines, etc.

jardín de Bombas Gens
Farfugium japonicum, más conocida como “boina de vasco”
flores en el jardin de Bombas Gens
Una solitaria flor de Dalia
Bulbines frutescens

En el jardín mediterráneo de Bombas Gens no podían faltar cítricos y granados, palmeras, olivos e incluso una hermosa jacaranda. El jardín rescata el espíritu de un lugar que vivió una época de gran esplendor. Instalado entre la fachada trasera de la fábrica y la tapia reconstruida con ladrillo de la época, este espacio verde es un lugar sereno que invita al descanso y la reflexión, ideal para finalizar la visita al Centro de Arte.

Un lugar para el descanso y la contemplación

El jardín en invierno

A pesar de haberlo visitado por primera vez en pleno invierno, el jardín de Bombas Gens nos ha dado muy buena sensación. Es como un oasis de calma en medio de una zona bastante concurrida de la ciudad. Su muro de ladrillo rojo recuerda a las paredes de los jardines ingleses y el ambiente que produce es de intimidad y recogimiento. También da protección a las especies y permite que hayan algunas flores aún no siendo la estación apropiada. Nos ha gustado tanto que volveremos en primavera para verlo en todo su apogeo. Y sí, sin lugar a dudas, lo recomendamos a todo aquel que busque un lugar interesante que visitar en Valencia.

Las fotos no son de buena calidad pero dan una idea del aspecto del jardín de Bombas Gens en un plácido, aunque no soleado, día de invierno.

Iresine en Bombas Gens
Los tonos rojizos de la iresine contrastan en este día gris. Volveremos en primavera.

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras publicaciones en tu correo