Thulbagia

En otoño maduran las flores que han aparecido durante el verano y nos brindan la oportunidad de recoger semillas para reproducir nuestras plantas. Desde hace algunas semanas yo voy recogiendo las que me da mi jardín para guardarlas y sembrarlas la próxima primavera. Ya os conté como recogí las de centranthus, las de equinácea y las de agapanto. Hoy os enseño las de Tulbaghia violacea.

La tulbaghia tiene cierto parecido con los agapantos, como éstos es una herbácea originaria de Africa, con hojas alargadas e inflorescencia al final de una larga vara floral. La raíz es un rizoma que se multiplica bajo la tierra dando origen a nuevas plantas. La forma más sencilla de propagar la tulbaghia es diviendo estos rizomas, pero también es posible conseguirlo mediante semillas recogidas de las flores como las que os enseño en esta entrada.

Por cierto, tanto la raíz como las hojas y flores de esta planta son comestibles y tienen usos medicinales. Os lo comento a título informativo, yo nunca recomiendo el uso culinario o medicinal de las plantas del jardín sin conocer su procedencia y productos con que se cultiva, pero si se cuidan con productos aptos para el consumo humano, no hay ningún problema de toxicidad en la planta en sí.