Toda la temporada me la he pasado pendiente de esta plantita, esperando ver sus semillas, y hasta hace unos pocos días no han hecho aparición. Hay flores que maduran rápido, las vincas por ejemplo, y ya en primavera se resiembran y surgen nuevas plantas. En el caso del milamores, no ha sido hasta bien entrado el otoño cuando he podido descubrir las pequeñas semillas.

Y lo cierto es que son bien llamativas con esas diminutos pelillos que parecen plumas y que, sin duda, son para propagarse con el viento y reproducirse lo más lejos posible. Lo cierto es que yo tengo una maceta esperándolas desde hace tiempo y algunas de estas semillas viajarán allí de mi propia mano.

El arriate de la terraza, donde está esta planta, ya no recibe casi sol y el Centranthus apenas florece. Desde hace días vengo notando la falta de color, ese rosa intenso con el que recibía a todos los que llegaban a casa. Pero es lo que corresponde en esta estación, las flores se cambian por semillas y bayas, y las hojas amarillean y caen.

¿Notas ya los cambios en tus plantas y tu jardín?¿Estás recogiendo semillas?