Steven Miller

¿Glicinia en maceta? Es una pregunta que me habéis hecho en alguna ocasión y aunque no puedo contestar con absoluta rotundidad porque nunca lo he experimentado, me atreveré a decir que sí. Pero añadiendo que nunca llegarán a crecer con el esplendor que lo hacen cuando se plantan en tierra. La glicinia es una planta de bellas flores y muy vigorosa, con un sistema radicular potente que necesita superficie para extenderse, si las raíces están constreñidas en un espacio pequeño, el sistema aéreo tampoco podrá desarrollarse con amplitud.

La glicinia se puede cultivar en contenedor, pero tiene sus limitaciones

corbisimages

Según lo dicho anteriormente, pienso que se puede conseguir un bonito árbol de glicinia en una maceta grande. Quizás  un ejemplar que llegue al metro y medio o dos metros de altura, pero una planta de tallos largos que sean capaces de cubrir una pérgola opino que no. Aún así, si no tuviera otra opción para cultivarla que plantarla en contenedor, os aseguro que no lo dudaría. Su floración y porte es tan espectacular que cuando se produce, en primavera, me da una gran alegría.

Para aquellos que quieran experimentar por su cuenta, he estado buscando información al respecto. En castellano no he descubierto ninguna fuente, pero nuestros vecinos ingleses son mucho más emprendedores en este sentido y en su idioma sí he podido encontrar más de una experiencia contada. Os dejo un pequeño guión de como proceder para plantar y cuidar la glicinia en una maceta, jardinera u otro tipo de contenedor.

Eddy Chang

Condiciones para el cultivo de la glicinia en maceta

La glicinia prefiere una zona a pleno sol, pero puede crecer con sombra parcial teniendo en cuenta que cuanta más sombra menor será la floración. Para cultivar la glicinia en contenedor conviene empezar con un tiesto algo mayor que el recipiente del vivero. Cada primavera, según la planta vaya creciendo, deberemos trasplantarla a una maceta algo mayor. Con el tiempo puede que lleguemos a necesitar una jardinera muy grande. Como sustrato podemos utilizar una buena mezcla comercial con compost, turba y perlita, para que drene correctamente.

gardeningknowhow

Plantación

Para cultivarla en maceta la mejor opción es elegir una planta con un solo tallo, así es más fácil controlar su crecimiento y trabajarla para que forme una masa aérea frondosa en lo alto de un tronco robusto. Para evitar pudrición del tallo hay que enterrarla al mismo nivel que venía en la maceta del vivero. Si la intención es darle forma de standard (como un arbolito) conviene colocar un tutor robusto de macera o bambú de 150 cm en el momento de la plantación. Si se quiere adosar a una pérgola habrá que sujetarla a uno de sus postes. El tallo de la glicinia se hace leñoso rápidamente y pasados unos meses ya sería imposible enderezarla.

Guiar y dar forma a la glicinia

La glicinia crece rápido y comienza a formarse rápidamente. Desde el primer momento hay que guiar el tallo principal a lo largo del soporte atándolo cada pocos centímetros y dejarla crecer hasta la altura deseada. En ese punto podemos pinzar el tallo para que la trepadora se ramifique y forme la copa. Tanto si la vas a cultivar como arbolito como si quieres que cubra en lo posible una pérgola, lo ideal es forzar a que se ramifique en alto, ya que el efecto más bonito se logra cuando las flores cuelgan a cierta altura. Desde ese punto puedes dejarla crecer sin controlarla más y al siguiente invierno, cuando entre en reposo, recorta los brotes laterales a unos 15 o 20 cm para que forme más ramas.

Cuidados generales y riego

La glicinia es una planta muy rústica que no necesita casi cuidados más allá de la poda para formarla. Necesita poco abono y es tolerante a la sequía. Aún así, cuando está plantada en una maceta se deben tomar precauciones. Los contenedores se secan con facilidad en temporada cálida y no conviene que la tierra de la glicinia llegue a secarse por completo. En cuanto al abonado, será suficiente con un aporte de fertilizante de uso general (5-10-5) una sola vez en primavera.

vanmeuwen

Como ves, el cultivo de la glicinia en contenedor tiene sus limitaciones, pero no es imposible. No sucede solo con ella, en general es así con todas las trepadoras. Si te gusta mucho esta planta yo soy de la opinión de intentarlo, quizás no llegue a alcanzar tus expectativas por completo pero seguro que no te decepciona. Puede que no llegue a cubrir por completo una pérgola, pero tendrás una precioso arbusto que cada primavera se llenará de flores y te dará una gran alegría.