Una buena combinación de dos o más plantas trepadoras puede dar un resultado impresionante, consiguiendo un contraste de colores y follaje, ampliando la época de floración y enmascarando la falta de hojas de las caducas con otras que no pierden las hojas en invierno. En la imagen anterior puedes ver mi clematis Piilu mezclada con Trachelospermum jasminoides.

Si te gustan los rosales, pero no quieres que se vea el muro con los tallos desnudos de hojas durante la época de frío, puedes acompañarlo con una trepadora perenne que durante la estación fría mantenga el verdor sobre la pared.

Puedes combinar trepadoras perennes con anuales llamativas. Plantas vigorosas como Trachelospermum jasminoides o Bignonia capensis (perennes) con guisantes de olor o Thungerbia alata que además se pueden cultivar fácilmente a partir de semillas si no encuentras plantones.

El principal problema al mezclar trepadoras es satisfacer sus necesidades de poda, hay que realizar la poda de cada planta en el momento que lo requieren sus hábitos de crecimiento y floración. Para esto las clematis del grupo 3 son ideales (ver enlace), porque llegado el momento se cortan a una altura cercana al suelo y no hay que ir separando ramas.

Algunas combinaciones perfectas para el jardín:

Humulus y clematis

Humulus lupulus aureus con Clematis viticella.

El amarillo cálido de las hojas del Humulus es maravilloso durante todo el año, mientras que las flores color púrpura de la clematis de abren desde mediados del verano.

Estas plantas deben crecer al sol o semisombra, evitando exposiciones tórridas y secas que darían al conjunto un aspecto chamuscado y feo. La poda es sencilla, el Humulus de poda a ras de suelo y la clematis a unos 40 cm de altura dejando dos pares de yemas en cada rama.

Rosal e ipomea

Rosal Madame Grégoire Staechelin con Ipomea

La Ipomea es una planta anual que complementa al rosal floreciendo al final del verano, justo cuando la rosa -que florece temprano- comienza a tener una floración más floja. Además, estas plantas son un telón de fondo fantástico para rudbeckias, crocosmias y hemerocallis.

Estas plantas crecen bien a pleno sol y en cualquier tipo de suelo razonablemente rico. Durante el invierno, sacar los brotes ipomea muertos y podar la rosa para controlarla y darle forma eliminando los brotes más viejos cada dos o tres años.

Rosal Graham Thomas

Vitis vinifera Purpurea con rosal Graham Thomas

El verde brillante de las hojas de la vid se oscurece conforme a planta madura hasta llegar a un tono rojizo conforme avanza el otoño y complementa durante toda la estación a las rosas amarillas y perfumadas.

Ambas plantas necesitan suelo fértil y pleno sol. La poda de estas plantas implica cierto trabajo de desenredo, se hace en invierno reduciendo la vid al tamaño deseado y los brotes del rosal eliminando dos tercios de su longitud.

Rosa y clematis

Rosa Zéphirine Drouhin  (rosa bourbon) con Clematis Jackmanii

Este es un rosal perfumado que florece durante verano y otoño, mientras que la clematis añade sus toques de luz a partir de mediados o finales de verano.

Plantar en un suelo fértil, a pleno sol o sombra parcial.  Zepherine Drouhin no tiene espinas, con lo que  la poda se convierte en un asunto menos doloroso. Podar el rosal al final del invierno , reduciendo los brotes finos y dañados atando los brotes fuertes para extenderlo. Podar la clematis es fácil, hay que hacerlo en invierno y se cortan todos los tallos a unos 30 cm por encima del suelo.

Glicinia y clematis

Wisteria floribunda Alba con Clematis Lasurstern

La época de floración de las glicinias es relativamente corta, pero su follaje es muy bonito hasta el otoño y hay que aprovecharlo. Aquí es donde entra en escena la clematis que tras su fuerte floración primaveral vuelve a florecer por segunda vez. Esta combinación queda mejor si la planta no está muy pegada a la pared.

Estas plantas se deben plantar en suelo fértil y bien regado. No es una de las combinaciones más sencillas de cuidar porque para que la glicinia crezca en buenas condiciones y florezca abundantemente hay que cortar los brotes nuevos unos 20 cm en agosto y cualquier otro nuevo crecimiento a dos yemas en febrero. Esto implica apartar con cuidado las ramas de la clematis en agosto y engancharlas de nuevo. Esta clematis necesitará una poda cada dos años para que no se convierta en una maraña desordenada.

¿Tienes alguna combinación de trepadoras en tu jardín? Sería muy interesante escuchar otras sugerencias.

Imágenes: foto 1, foto2i,foto2dfoto 3, foto 4

suscríbete