Otra de las plantas del jardín que está llena de semillas en otoño es el Hinojo marítimo, las umbelas ya secas están cargadas de diminutas simientes negras que si las recogemos y sembramos darán origen a nuevas plantas. No tengo sitio para más arbustos en el jardín, pero me apetece experimentar con semilleros y las he recogido y guardado en lugar oscuro, fresco y seco hasta la temporada que viene.

Yo antes solía cortar las flores en cuanto se marchitaban, este ha sido el primer año que las he mantenido en el jardín hasta que han madurado sus cápsulas seminales y debo confesar que estoy encantada con el resultado, no sólo porque he obtenido semillas de ellas, sino porque he descubierto el encanto de las flores secas en el jardín. Muchas de ellas son muy decorativas, sobre todo estas que forman grandes inflorescencias.

Así lucía el hinojo durante la primavera y el verano, cuando las diminutas flores estaban frescas y mantenían sus pequeños pétalos de color amarillo. Ahora, secas y parduzcas, ha llegado su fin, las he cortado para que la planta descanse hasta la próxima primavera.