Si estás buscando una planta trepadora para una pared orientada al norte o al este (en caso de vivir en el hemisferio norte, en el sur es al contrario), que recibe pocas horas de sol directo, no dejes de leer este post. Para elegir una planta acorde a tal ubicación debes tener en cuenta la temperatura que deberá soportar, sobre todo en el frío invierno, y el tipo de suelo que tienes en el jardín. Pero hay bastantes opciones disponibles, vamos a ver algunas de ellas.

hiedra

La hiedra, hedera, es una planta fácil para estos casos. Seguro que habrás visto muchas casas con fachadas cubiertas de hiedra. Es una planta perenne, que se agarra por sí sola al muro y cubre con bastante rapidez. En contra tiene que puede resultar muy invasora, siempre aconsejo decantarse por una variedad enana.

hydrangea petiolaris

Hydrangea petiolaris. Una preciosa hortensia con una floración delicada que asemeja un fino encaje blanco. Es un arbusto de hoja caduca y que no requiere soporte, pudiendo crecer hasta los 15 m de altura. Eso si, necesita un suelo ácido.

 

parthenocissus

Parthenocissus o parra de virgen. Ya la nombramos en el post de trepadoras para espacios reducidos, soporta bien el frío, es de hoja caduca y sus hojas viran al rojo antes de caer. Cubre una pared con rapidez.

schizophragma

Schizophragma, una trepadora que produce inflorescencias similares a las de la hidrangea petiolaris y que por ello se conoce como falsa hortensia. Su embergadura es algo menor, ya que alcanza los 8 o 9 m como máximo. En otoño sus hojas se vuelven amarillas y caen.

clematis y trachelospermum jasminoides

Clematis, de hojas caducas en general (existen algunas variedades perennes), también indicadas para zonas con poco espacio. La floración de la clemátide es corta pero muy vistosa y combina muy bien con otras trepadoras. Esta foto es de la que yo tengo mezclada con trachelospermum jasminoides.

El jasminum nudiflorum tiene la peculiaridad de florecer a final del invierno, antes de que salgan las hojas, de ahí que se le conozca como jazmín de invierno. Las flores son pequeñas y amarillas, se trata de una planta vigorosa que puede alcanzar los 3 m, tanto de alto como de ancho.

piracanta

La pyracantha es perenne, no pierde las hojas en invierno. A principios de verano emite unas pequeñas flores blancas que al madurar, ya en otoño, llenan la planta de bayas rojas o naranjas. Su embergadura final también es de 3 m.

madreselva

Lonicera japonica, madreselva, es una enredadera muy utilizada para cubrir vallas y enrejados, ya que necesita ser guiada sobre un soporte y florece de primavera a otoño con flores fragantes. Es caduca (o semicaduca), crece con rapidez y puede llegar a los 10 metros, tanto en alto como en ancho. Es de las trepadoras más invasoras que conozco, por lo que no la recomiendo nunca, salvo que el jardín sea muy grande.

Fotos: commons.wikimedia.org