El Pazo de Oca tiene unos jardines de película en los que el agua, la piedra y la vegetación encierran ricas historias nobiliarias. Al contemplarlo es fácil dejar volar la imaginación y verse envuelto entre intrigas palaciegas, cacerías  y bailes cortesanos. Se respira el Barroco en cada rincón y en cada imagen, la belleza es la protagonista indiscutible en todos los límites del jardín.

Pazo de Oca, un pazo señorial con unos jardines espectaculares

En nuestra península hay jardines idílicos y no siempre es necesario irse muy lejos para pasear, incluso virtualmente, por entornos fascinantes. Hoy damos un paseo de domingo por este maravilloso palacio lerense con más de 500 años de historia a sus espaldas que bien se ha ganado el epíteto de “Versalles gallego”. ¿Qué nos contarían estas piedras si pudieran hablar?

Los jardines son el exponente de la jardinería gallega. Entorno a la fuente del patio principal, los setos de boj forman parterres que encierran camelias, hortensias, rododendros y azaleas. El agua abunda en la finca gracias a dos arroyos que fluyen por sus tierras y en el centro de uno de los estanques hay una isla artificial con forma de barca, uno de los elementos más famosos del pazo, decorada con jarrones de porcelana y figuras de marineros con cañones.

No cabe duda de que el Pazo de Oca es una joya en todos los sentidos, arquitectura, jardinería y paisaje privilegiado en el que abundan robles, abedules, nogales y castaños. Un destacado patrimonio que está protegido como bien de interés cultural.

Camelia rosa en Pazo de Oca

Hortensias en el Pazo de Oca

El estanque del pazo

luscofusco

Una antigua puerta en el jardin

luscofusco

Vista del jardín formal

juantiagues

Jardín del Pazo de oca

manuel fouce & ana ramos

Estatuas del estanque

Jose Luis Cernada Iglesias

Paseo bajo los árboles de Pazo de Oca

juantiagues

Pérgola Pazo de Oca

juantiagues

Y si tras este paseo por el norte os apetece hacer una escapada al sur, podemos recorrer los jardines de la Alhambra, en Granada.