Ya son tres temporadas distintas las que hemos probado a cultivar guisantes de olor en el jardín y cada vez nos gustan más estas delicadas flores. Todavía no hemos encontrado el punto para conseguir floraciones abundantes, pero en esta ocasión logramos suficientes para tener un bonito fondo en el huerto. Los guisantes de olor plantas anuales con flores de aspecto etéreo y grácil, perfectas como flor cortada, pero duran muy poco una vez separadas de la planta. Lo mejor de ellos ya lo dice su nombre, su olor. Tienen un aroma intenso y dulce. Quizás por ello en inglés los llaman sweet peas, que significa “guisantes dulces”.

Os dejo fotografías de su aspecto este verano. Las fotos son de julio, ya que los guisantes de olor comenzaron a brotar a principios de verano. Sembramos las semillas en primavera y en dos o tres semanas aparecieron las plantas. Ya os decía antes que no están espectaculares, pero la próxima temporada intentaremos hacerlo mejor. Nos encantan los pétalos ondulados de las flores y sus tonos entre rosa, lila y azul.

Al final de artículo, debajo de la última foto, está el enlace a nuestra guía de cultivo de los guisantes de olor.

Esta es una alcachofa que dejamos florecer por curiosidad. Las plantas, teníamos dos, se hacen demasiado grandes para nuestros bancales y las hemos sacado de ahí. En el fondo están los soportes de cañas sobre los que se enredan los guisantes de olor.

Si quieres saber todos los detalles no te pierdas nuestro artículo donde contamos todo sobre el cultivo de los guisantes de olor.