Comenzamos una nueva semana con bastante frío todavía, pero ya no con el temporal que nos azotaba la semana pasada así que se me ha ocurrido que sería una buena forma de arrancar hablando de color. Cada vez queda menos para poder salir a disfrutar del jardín o la terraza y entre los preparativos de los que ya llevo días hablando debemos incluir la pintura, sobre todo si nuestro espacio verde está rodeado de muros que requieran mantenimiento.

En casa el año pasado pintamos todas las paredes cuando finalizó la obra, ya hacía falta, no sólo porque se habían construido muros nuevos, también los que ya existían necesitaban un repaso. Mi casa es blanca y personalmente me gusta que tenga ese color, lo encuentro acertado para una casa pequeña como la mía y en un entorno tan seco como es mi clima en el Mediterráneo, además forma parte de un conjunto de casas similares y en la unicidad de color hay mucha armonía.

¿De qué color pintar un patio?

Hay bastantes posibilidades en lo referente al tono de las paredes que rodean el jardín, probablemente algunas sean más vistosas y seguro que cualquier color distinto del blanco resulta más sufrido y dura más tiempo con su aspecto limpio. Como es normal aquí juega un papel fundamental el gusto personal de cada uno, pero hay un abanico enorme de colores que puede ser perfecto para los muros exteriores.

No os perdáis esta entrada en la que os enseñé un pequeño patio pintado de rosa, el color le da un encanto especial. Os dejo otras posibilidades que me han llamado la atención y si buscáis inspiración, espero la encontréis en estas imágenes.

Amarillo

Imágenes

Un color original e impactante, la calidez está asegurada con la tonalidad de los muros incluso en las tardes más plomizas. Las plantas mediterráneas como olivos, cipreses, santolinas, lavandas, etc., quedan perfectas con un fondo de este color…, como si fuera el sol de la Toscana.

Naranja

El color naranja resulta tan cálido como el amarillo pero es menos arriesgado, aunque siempre depende de la viveza del tono. Este patio está pintado en un tono naranja bastante apagado, casi un caldera, que siendo llamativo no destaca en exceso y resulta muy elegante.

Imágenes

Dos opciones un poco más arriesgadas. Los tonos más vivos los encuentro ideales para un jardín tropical por el contraste con las plantas de verde intenso y grandes hojas.

Imágenes

Rojo

Imagen

Imagen

El rojo es un color muy elegante que da profundidad al jardín y contrasta con el verde de las plantas. Debe ser uno de los colores más sufridos por ser un tono un poco oscuro, pero yo sólo lo recomendaría en jardines grandes. Me parece perfecto como fondo en una pared cubierta con trepadoras y lo que más me gusta es que recuerda al color de los muros de ladrillos, que personalmente me fascinan.

Imagen

Azules, verdes y morados

Y aunque son menos habituales, azules, verdes y morados pueden ser opciones a tener en cuenta para fines más artísticos, para conseguir un ambiente moderno o con cualquier otro propósito.

Imagen

Imágenes

Imágenes