En estas fechas verás en muchos viveros y centros de jardinería una extensa variedad de cactus y crasas coloreados, con flores pegadas e incluso espolvoreados con purpurina

Confieso que hace años me llamaban mucho la atención ver cactus con florecitas de colores y sin saber que eran artificiales, en ocasiones las compraba para adornar en casa. Pero un buen día, viendo que las flores no se marchitaban, descubrí que eran flores falsas, pegadas a la planta.

No os quepa duda de que todas estas prácticas son perjudiciales para las plantas. Cubrirlas de purpurinas o tintes de colores perjudican su epidermis impidiéndoles respirar y recibir la luz suficiente. Las flores, pegadas o sujetas con un alambre, les causan heridas y daños que pueden ser irreparables.

cactus con purpurina

De manera que desaconsejo la compra de plantas decoradas de este modo. Las plantas naturales de por sí decoran, sin necesidad de brillos y que si las cuidas adecuadamente, florecerán en el momento que les corresponda. Ponerles flores de pega y brillos exagerados no es más que una técnica comercial para vender más y promover el consumismo.

Compra las plantas que te gusten en su estado natural, cuídalas con esmero y te darán muchísimas satisfacciones. Y para adornar la casa en estas fechas, mejor compra cintas de colores, velas o espumillón si te gustan mucho los brillos.

suscríbete