Cómo hacer un jardín de suculentas en macetas

Hacer un jardín de suculentas en macetas es un proyecto muy sencillo que casi siempre da resultados fantásticos. Una vez plantados, los jardines suculentos necesitan poco mantenimiento y se ven preciosos con muy poco esfuerzo. Si quieres tener un pequeño jardín para alegrar tu casa durante todo el año, hacer un jardín suculento en macetas es una gran idea.

Jardin de suculentas en macetas
Diferentes especies de suculentas en macetas

Son muchas las ventajas de un jardín de cactus y suculentas en macetas. Para empezar, son especies muy resistentes a la sequía que no necesitarán que las riegues a menudo. Son plantas ideales para macetas y requieren poco trabajo. Suelen ser plantas de tamaño bastante contenido, por lo que nunca crecerán en exceso y las controlarás con facilidad. No vas a necesitar un gran equipo de jardinería para cuidarlas, ni producirás muchos restos vegetales. Otra ventaja es que puedes reciclar objetos de casa para usarlos como macetas.

Agrega un poco de vida verde en el interior o en el exterior de tu casa coleccionando un hermoso jardín de suculentas en macetas. Además de ser muy resistentes, sus cuidados son mínimos y vivirán incluso si te olvidas de regar ocasionalmente.

Un bonito sedum en maceta
Las ramas colgantes del sedum tienen un aspecto delicado y elegante

Cómo plantar un jardín de suculentas en macetas

El método para plantar tu jardín suculento en tiestos y contenedores es muy simple. Lo más costoso es plantarlo, cosa que tampoco es muy complicada. Después disfrutarás viendo tus bonitas plantas sin apenas dedicarles esfuerzos.

Te aconsejo leer
Macetas bonitas y apropiadas para suculentas

Un jardín de suculentas en maceta
La grava es opcional, pero da un aspecto limpio y resalta la planta

Para hacer un jardín de suculentas necesitarás

  • Macetas (o contenedores) con agujeros de drenaje
  • Sustrato fresco y húmedo
  • Guijarros de río, piedras o grava
  • Arena

Cómo plantar tu jardín de suculentas en macetas

  1. Asegúrate de que cada contenedor tenga, al menos, un agujero en el fondo por donde pueda drenar el agua fácilmente. Si tu recipiente no lo tiene, hazle uno. A las suculentas les gusta la tierra bien drenada, si el sustrato se encharca se morirán por pudrición del tallo.
  2. Llena 1/3 de la maceta con piedras o grava. Te recomiendo que uses algunas grandes, ya que ayudan a que el agua pase más fácilmente y protegen las raíces de las plantas para que no se pudran. 
  3. Prepara el sustrato. Si usas uno específico para suculentas no necesitarás agregar arena. Si es un sustrato universal de jardín, agrega arena para que esté más suelto y drene mejor. La arena no es esencial, he cultivado con éxito suculentas en macetas con y sin arena, pero la arena ayuda en la salida del agua sobrante y proporciona mejor consistencia para las raíces. El sustrato ideal para las plantas suculentas debe ser ligero y esponjoso, desmenuzable, con mucho aire.
  4. Coloca la mezcla de tierra en la maceta, encima de las piedras del fondo, y prepara un hoyo lo suficientemente profundo para el cepellón de la planta. Si es un esqueje, la parte aérea debe asentarse aproximadamente 1 cm por encima del sustrato. Si es una suculenta en maceta previa, ponla a ras de la superficie de la tierra que lleva.
  5. Cuando saques una suculenta de la maceta en la que venía, suelta un poco las raíces eliminando parte del sustrato que traía. No es necesario que lo quites toda.
  6. Pon la planta en el hoyo y arregla la tierra alrededor. Aprieta el suelo con la palma de la mano para compactarlo ligeramente. Si te gusta, puedes agregar arena, guijarros de río, trocitos de vidrio o rocas decorativas. No son imprescindibles para tus suculentas del jardín en macetas, es una cuestión de gustos, pero pueden ser útiles para evitar que el suelo se deslice si hay un exceso de riego.
  7. Riega con cuidado para evitar el desplazamiento del sustrato (puedes hacerlo sobre las hojas de la planta), y proporciona agua suficiente para que la tierra se empape por completo. La planta absorberá la que necesite y el resto drenará por los orificios del contenedor.
  8. Tu jardín de suculentas ya está listo. Encuentra un lugar agradable que tenga suficiente luz solar y buena ventilación. Para mantener el jardín solo tendrás que regar cada cierto tiempo, según cuando se seque el sustrato, y limpiar las hojas que, ocasionalmente, se marchiten.

Te interesa leer
Cómo regar las plantas suculentas para que crezcan sanas y bonitas

plantas carnosas en el jardin
Las suculentas en macetas pueden pasar muchos días sin riego

Cuidados de las suculentas en contenedores

Para hacer un jardín de suculentas en macetas puedes usar cualquier tipo de contenedor: botes, cajas, ollas, teteras, tazas, etc. Los he visto en lugares de lo más inusuales, como en botas o botellas de vino. Reconozco que lo más extravagante que yo he usado para plantar una suculenta ha sido un tazón. Pero si te gusta innovar, puedes probar lo que más te apetezca. Cualquier recipiente que quede vacío puedes reciclarlo como maceta para un cactus o una crasa.

Protege tu jardín de suculentas en macetas del calor y el frío extremos. Las heladas, sobre todo, las perjudican. Estas especies son, en su mayoría, plantas de climas cálidos y lugares soleados que agradecen temperaturas suaves. Las temperaturas extremas de verano las hacen entrar en una especie de letargo del que salen cuando los termómetros vuelven a bajar. Verás que crecen mejor cuando el clima es benigno y que muchas plantas de tu jardín de suculentas incluso florecen.

No tienes que preocuparse mucho por las plagas y enfermedades. Si riegas de manera adecuada tu jardín de suculentas, las plantas van a estar sanas. En caso de descubrir una planta con síntomas de podredumbre, extráela del conjunto y trátala por separado.

Te aconsejo leer
Problemas con las plantas suculentas: síntomas y soluciones

Newsletter

Apúntate y recibe nuestras publicaciones en tu correo