Desde hace años y por estas fechas, observo una planta enredada por la parte exterior del seto de una casa vecina que lo cubre todo con flores amarillas. Es imposible no verla, son tantas las florecillas y tan llamativas que la mirada se dirige inconscientemente hacia la planta. Como suelo pasar por allí conduciendo, solo la observo un par de segundos, pero hoy me decidí a parar el coche y sacar la cámara para tomar algunas fotografías.

Buscando información sobre esta planta he llegado a la conclusión de que se trata de un Senecio tamoides, una planta nativa del sur y centro de África que no ha encontrado ningún problema en adaptarse a nuestro clima. El género Senecio agrupa unas 1000 especies distintas, hay variedades herbáceas, otras que forman arbustos y algunas, como la que vemos hoy, son trepadoras  

Pertenecen a la familia Asteraceae, esto quiere decir que son plantas con flores compuestas, tipo margarita. En el Senecio tamoides las flores aparecen agrupadas en las axilas de las ramas o al final de los tallos y forman inflorescencias llamadas capítulo, donde el centro está formado por minúsculas flores agrupadas y las del exterior son lígulas.

Las hojas son ligeramente carnosas y de color verde intenso, bastante oscuro, con lo que las flores resaltan con un brillo espectacular. Por la forma recuerdan a las hojas de la hiedra y en algunas regiones esta planta recibe el nombre popular de senecio hiedra.

Buscando información para reproducirla he encontrado un libro editado por la Conserjería del Principado de Asturias que indica que es una planta potencialmente invasora. La verdad es que siempre me ha tentado plantarla en mi jardín, hay una zona en el seto que por mi lado está muy feo y sería ideal para cubrirlo…, ahora tengo mis dudas. No obstante, pienso que debe propagarse con facilidad a partir de esquejes, de modo que si finalmente me decido a incorporarla a mi jardín, será ese el procedimiento que siga.