Remodelar conservando lo antiguo está de moda. Aprovechar lo que sirve no solo nos permite ahorrar dinero sino que nos beneficiamos del encanto de lo añejo, de su calidad y carácter. En las casas antiguas se utilizaban muchos más materiales naturales que en las de ahora, y la pátina del paso del tiempo les da un aspecto romántico y confortable. Yo diría que esta nueva tendencia que tantos arquitectos y diseñadores aplican en el interior de las viviendas, es todavía más efectiva cuando se  trata de un espacio exterior. Un patio, una terraza o un sencillo corral, puede convertirse en un lugar elegante y práctico si sabemos conjugar lo antiguo con lo nuevo.

El estilo Shabby-Chic consiste en renovar aprovechando la belleza de lo antiguo para conseguir espacios románticos y acogedores

Pero, ¿cómo hacer que un viejo patio se convierta en un lugar bonito y acogedor? Para empezar evitando renovar lo que no hace falta. No siempre es necesario cambiar todo un suelo porque una zona esté estropeada ni tampoco cambiar un piso de cemento porque parece simple y tosco. Si el suelo cumple su función y no representa un peligro, basta con buscar la manera de realzar su belleza.

Las sillas antiguas de hierro con pintura desconchada, las macetas de barro cubiertas de líquenes, las paredes que no presentan unas líneas perfectas y muchas otras imperfecciones no son más que reflejos de la huella del tiempo, una pátina que se intenta imitar en muchos espacios y objetos modernos pero que nunca igualarán a la auténticas. ¿Tu las tienes? ¡Pues sácale partido!

Y para tomar ideas nada mejor que algunas fotografías muy sugerentes. Patios limpios y acogedores, restaurados sin renovarlo todo, donde se han incluido plantas y mobiliario para hacerlos confortables consiguiendo ambientes cálidos y relajantes. Espero que te sirvan de inspiración.

Por cierto, yo tengo unas viejas sillas de hierro iguales a las de la tercera imagen, pero en marrón, que compré de segunda mano (baratas, baratas!) y estoy encantada con ellas. Venían ya con alguna mancha y algo de óxido…, ¡pero me encantan así! Las sillas están en proceso de limpieza y a falta de algún retoque, los silloncitos ya están a punto y puedes verlos en este enlace.

Imágenes: Debby Tenquist, Isabel Lopez Quesada, Guía de Jardín