Mi jardín en verano. Vuelvo a instalar el robot cortacésped

Al llegar el verano, debido al intenso calor que hace aquí, las plantas de mi jardín entran en un periodo de latencia y florecen muchos menos. En cambio, para el césped es el momento de mayor intensidad, no para de crecer y hay que cortarlo con más frecuencia. Yo, que todavía no había instalado el robot cortacesped, me lo estoy pensando muy en serio y creo que volveré a ponerlo. A pesar de no tener mucha superficie de hierba, en estos días tan calurosos me cuesta mucho esfuerzo segarla.

Ya os comenté, cuando sembré la hierba el pasado año, que mi intención era poner alguna especie que no necesitara tanto mantenimiento como el césped. Las gramíneas, en general, consumen mucha agua y crecen muy rápido. Mi experiencia, cuando segaba con el cortador tradicional, es que en verano había que hacerlo todas las semanas. Por ese motivo me pasé al robot cortacésped. Un invento fabuloso que ahorra esfuerzo y tiempo en el mantenimiento del jardín.

El año pasado remodelamos el jardín y lo diseñamos desde cero. Mantuvimos todos los arbustos que pudimos de los que ya teníamos antes y buscamos un lugar para nuestro olivo, un árbol que plantamos hace muchísimos años. Rellenamos con algunas plantas nuevas y volvimos a sembrar una pequeña pradera de césped. La hierba consume bastante agua y requiere mantenimiento pero creo que, aunque sea una pequeña superficie, la hierba aporta frescura y hace que el jardín sea mucho más agradable.

Antes de sembrar estuvimos analizando qué tipo de hierba plantar. Buscamos una especie que no hubiera que regar tan a menudo como el césped o la grama para no gastar tanta agua. También debía ser algo que no creciera tan rápido, porque así no tendríamos que segar muy a menudo. Con ayuda de un experto (el jardinero que me ayuda habitualmente) decidimos sembrar una mezcla de dichondra repens y trifolium repens, dos especies rastreras que forman una alfombra verde y se ajustan bastante a nuestros requisitos.

La experiencia con estas plantitas ha sido buena. Sin duda necesitan mucha menos agua que la hierba tradicional que tuve durante muchos años y que era una mezcla de césped y grama. Por estas fechas, mi anterior pradera necesitaba riego a diario, mientras que ahora solo riego tres días por semana y la superficie se ve verde y tupida. En cuanto al corte también se nota diferencia. Antes tenía que cortar la hierba todas las semanas, ahora lo hago un par de veces al mes.

Pero, aunque haya que cortar el césped menos a menudo, para mi es un suplicio hacerlo con este calor que ya hace. Mi praderita de hierba es tan pequeña que pensaba que sería una tarea sencilla. Durante la primavera lo ha sido, solo he tenido que cortar una vez al mes y con temperaturas suaves. Pero en cuanto ha llegado el verano he recordado lo cómodo que es el robot, con él no tenía que preocuparme de nada. Así que he decidido volver a instalarlo.

Quienes estén interesados en conocer cómo funcionan estas máquinas pueden encontrar mucha información en el blog. Basta con entrar en la pestaña “césped” del menú de cabecera o pinchar aquí. Lo tuve más de 5 años trabajando en el jardín y no me dio ningún problema. Al contrario, recuerdo que la hierba nunca antes estuvo tan bonita. La constancia de corte de la máquina y su forma de trabajar es incomparable a la mía. 🙂

Por entonces el robot cortacésped no era una máquina económica. Eran pocos los fabricantes que los incluían en sus catálogos y no había mucha variedad. En la actualidad eso ha cambiado mucho. Ahora hay muchos modelos a precios más asequibles. A mi me llama la atención el robot cortacesped sin cable perimetral, que tiene una instalación mucho más sencilla que el mío. Mi robot necesita que se coloque un cable delimitando la zona a cortar y que le sirve de guía a la máquina para saber por dónde tiene que ir. Esto implica una instalación algo compleja que conviene la haga un instalador profesional. El que no lleva ese cable perimetral tiene una instalación mucho más sencilla. Es similar a un robot aspirador convencional.

cuidados gazania

Y al margen del césped, como ya os decía al principio, el resto de plantas parece que se toman un descanso estival. Han florecido mucho durante la primavera pero en verano ya producen tantas flores. Las plantas que dan color durante estos meses son las más resistentes: gazanias, buganvillas, lantanas, agapantos, tulbaghias, etc. Empieza a hacer calor y, aunque ya no tenga esa explosión de color primaveral, el jardín sigue siendo un refugio fresco para pasar estos días. Os seguiré contando su evolución durante esta estación.

¡Feliz verano!

También te puede interesar:

8 comentarios en «Mi jardín en verano. Vuelvo a instalar el robot cortacésped»

  1. Que mal repartido está el tiempo en este país. Aquí en el norte hace más de diez días que no vemos el sol y ha llovido tanto que los tallos de las plantas perennes se caen para todos los lados y arbustos y rosales se han llenado de mildiu por todas partes y es una batalla sin cuartel. La hierba es la menor de las preocupaciones ya que tiene remedio con una buena siega, pero el resto del jardín está totalmente descontrolado. En fin, nunca llueve a gusto de todo se dice, pero ya va siendo hora de una tregua. Yo no imagino un jardín sin grandes zonas de césped pero supongo que uno se adapta a todo. El tuyo luce muy bien.
    Un abrazo.

    • En tu clima tienen sentido las grandes praderas de césped. Precisamente por eso, por la lluvia. Me encantaría tener una gran extensión de hierba, pero aquí sería una idea descabellada.
      Un abrazo, Jose Antonio.

  2. Buenos días amiga Mónica, la verdad sea dicha para una pequeña pradera de césped el robot funciona de maravilla.
    Un fuerte abrazo amiga y buen resto de semana.

    • Pues en las grandes funcionan genial. Aquí todavía no han calado pero en los países nórdicos son bastante comunes. A mi me llaman la atención cuando los veo en películas o reportajes.
      Un abrazo Juan.

  3. Hola Mónica. Tu jardín se ve hermoso. En cuanto a cómo estamos ya José Antonio te lo describe de manera perfecta. Te puedes imaginar como crece la hierba de in día para otro. Pero bueno paciencia que no queda otra. Un besin y cuidaros mucho.

  4. Precioso tu jardín Monica, aquí ya José Antonio te lo cuenta de manera estupenda, así que tendremos paciencia. Un besin y cuidaros mucho.

Los comentarios están cerrados.