Se aproximan las vacaciones y no puedo dejar de pensar en las de hace tres años, en las que decidimos viajar con los niños a París.

La excusa perfecta para ellos era visitar el parque Disney de la capital francesa, pero para los mayores el aliciente era volver a pisar una ciudad que ya tiempo atrás nos embelesó.

Al margen del encanto y la magia que se respira al volver cada esquina, y sabiendo que una ciudad puede parecer maravillosa o no según los ojos del que mira, os dejo un video de un jardín que descubrimos casi sin quererlo, pero que quedó grabado en mi retina para siempre.

Espero que hayáis disfrutado con las imágenes y si os apetece ver un poquito más, en esta entradaos hablo de la experiencia que fue descubrir un lugar con tanta belleza.