Todos lo sabemos y es lo que nos encanta de la primavera: con ella llega el gran estallido de las flores después de meses echándolas de menos. Esto, en el parque Keukenhof, es motivo de alegría y fiesta, mucha fiesta. Han dedicado todo el invierno a preparar la temporada reponiendo y plantando miles de bulbos que ahora, por fin, florecen. Al espectáculo de la flores se suma el festival que la organización de parque ofrece a los visitantes para que la experiencia sea absolutamente inolvidable. Si con solo ver las fotos me emociono, no puedo ni imaginar lo que sería asistir en vivo y en directo.

Todo comenzó a principios de octubre del año pasado, los jardineros de Keukenhof plantaron en otoño los bulbos que componen el espectacular mosaico de flores emblema del parque y que este año está dedicado al diseño holandés. El mosaico rinde homenaje al diseño holandés, el tema de la presente edición, y representa obras de dos grandes artistas holandeses: una pintura de Piet Mondrian y las sillas de ebanista Gerrit Rietveld.

El mosaico, que cubre una superficie de 250 m2 con tulipanes, muscarís y crocus, es una de las atracciones destacadas del parque por su carácter emblemático, pero en Keukenhof hay mucho más que ver y hacer. Las protagonistas son las flores de bulbos de primavera, siempre es así, pero siempre de distinta manera. Nunca dos temporadas son iguales en Keukenhof y nunca la disposición de las flores es la misma.

La fiesta de visitar el parque incluye una serie de espectáculos y la diversión está asegurada, sea cual sea la edad del visitante: fiestas infantiles, cabalgata floral con banda, conciertos de música en diferentes estilos, bailes, espectáculos, degustación de quesos holandeses y muchísimo jolgorio. Al fin y al cabo Keukenhof es un parque temático que centra todos sus esfuerzos en las ocho semanas que estará abierto al público: desde hoy hasta el 21 Mayo, día en que cerrará sus puertas y comenzará a trabajar para la siguiente edición.

Para compartir un poquito la alegría de nuestros vecinos holandeses y todos aquellos que pueden celebrar en situ esta ocasión tan especial, vamos a dar un paseo fotográfico por Keukenhof en este día de temprana primavera. Espero que os guste tanto como a mi y que algún día, lo podamos contar como una experiencia personal. ¿Tú la has vivido? ¡Pues no dejes de contarnos!

¡Cómo me gustaría unirme a esta gran celebración! Todas las fotografías son cortesía de la organización de Keukenhof.