Malva sylvestris

En todos los jardines y cultivos crecen hierbas espontáneas que no se desean, las solemos llamar “malas hierbas” porque no las queremos en nuestro terreno, pero ¿son realmente malas o simplemente indeseables? Personalmente no considero que todas sean malas y nunca las llamo así, pero es cierto que algunas afean el aspecto del diseño y pueden ser muy invasoras. Crecen alrededor sin a penas recursos, mucho mejor si encuentran un trozo de tierra con todo lujo de cuidados.

No todas las malas hierbas son realmente tan malas

¿Qué es realmente una mala hierba?

Una mala hierba es una planta herbácea que crece espontáneamente dificultando el buen desarrollo de los cultivos. Suelen ser plantas con alta capacidad de dispersión, muy persistentes y competitivas que merman el crecimiento del cultivo, estropean infraestructuras o interfieren en los procesos de cosechado.

Taraxacum officinale (diente de león)
Portulaca oleracea (verdolaga)
Sonchus oleraceus (cerraja)

Diente de león, ortiga, malva, verdolaga, cerraja, achicoria y muchas otras, son plantas poco deseadas muy comunes en jardines y huertos que compiten con las ornamentales y las hortalizas en la obtención de nutrientes, luz y agua. Sin embargo son hierbas de las que tradicionalmente se ha sacado provecho porque tienen propiedades beneficiosas. Como ves, todo es relativo.

Asparagus acutifolius

El esparrago silvestre es una planta que prospera de maravilla en mi jardín, por más que yo me aplique en arrancarla. Y no me disgusta, al contrario, salir al campo a recoger espárragos silvestres en ya tradición familiar, pero no deseo que invadan el jardín.

Plantas procedentes del entorno

Es incómodo pero inevitable, las plantas que crecen alrededor del jardín producen semillas que el viento o los animales transportan y depositan entre nuestros arbustos. Allí germinan con facilidad con los cuidados que nosotros mismos les dispensamos y en primavera crecen flamantes plantitas que no esperábamos. La buena noticia es que en ocasiones pueden ser plantas interesantes que podemos trasplantar con cuidado a otro lugar y disfrutar de ellas. Yo tengo un lentisco que saqué de entre las tuyas del seto y lo planté en otro lugar más conveniente.

Plantas intrusas en nuevas adquisiciones

Comprar una planta y que en la tierra de la maceta traiga “polizones” es algo que me ha sucedido en más de una ocasión. Es irritante y he dejado de comprar en algún vivero por ello. No sé de donde sacan la tierra estos centros de jardinería, pero un productor debería garantizar un sustrato limpio, sano y sin plantas intrusas. Una sola de estas plantas que llega en un tiesto puede suponer una invasión en el jardín.

Plantas invasoras

Las plantas invasoras son especies exóticas introducidas por el ser humano fuera de su hábitat de distribución natural y cuya gran capacidad de expansión llega a alterar el ecosistema de un territorio, llegando incluso a desplazar a la flora autóctona. Por el daño que producen se deben considerar malas hierbas, puede tratarse de plantas cultivadas como ornamentales o plantas presentes accidentalmente en otros cultivos.

Introducir una planta invasora en nuestro jardín puede ser una experiencia desastrosa para nosotros y un peligro para el medio ambiente. Puedo contar en primera persona lo que es eliminar cientos de Pennisetum setaceum que se han extendido por todos lados, la inexperiencia me jugó una mala pasada pero me sirvió para aprender. No esperes a que te suceda algo parecido, la prevención es la mejor vía para el control de las especies invasoras y podemos aprender a identificarlas utilizando los documentos que los organismos competentes elaboran para informarnos.

Las plantas invasoras están catalogadas por países y por regiones o zonas climáticas dentro de cada país. Una planta que en el mediterráneo no se comporta como invasora lo puede ser en el norte de España donde el clima es más húmedo.

Centranthus ruber (milamores, valeriana roja)

Centranthus ruber o milamores, es una planta que yo cultivo en el jardín (aquí no es invasora) y sin embargo en Canarias sí, lo es.

Opuntia maxima (chumbera)

Opuntia maxima -las chumberas que todos conocemos- está incluida en el catálogo nacional y en el de la Comunidad Valenciana. Una planta cactácea que vino de México hace ya algunos siglos.

Budelja Davidii

Budleja Davidii, un arbusto muy utilizado en jardinería que también está incluida en el catálogo nacional de especies invasoras. Procede del noreste de China y Japón pero se encuentra naturalizada por toda Europa.

Oxalis pes-caprae

Oxalis pes-caprae, la peor de las malas hierbas en mi jardín. Procede de Sudáfrica y también aparece en el catálogo nacional de especies invasoras y en el de la Comunidad Valenciana.

Acacia dealbata

Seguro que conoces la mimosa, un árbol que por estas fechas se llena de pequeñas flores amarillas muy vistosas. De origen australiano se encuentra ampliamente naturalizado por todas las regiones de la península y supone un peligro para la flora autóctona.

Si te interesa conocer la ley al respecto, la puedes encontrar en este enlace:  BOE-A-2013-8565

Plantas tóxicas

No se consideran malas hierbas en los mismos términos que las anteriores, pero de alguna manera podrían llegar a ser peor. Hay plantas que contienen sustancias tóxicas con capacidad de provocar fuertes trastornos en la salud de personas y animales.

Conium maculatum (cicuta)
Nerium oleander (adelfa)
Digitalis

Mi recomendación es aprender a diferenciar: las invasoras son un catálogo no muy extenso que podemos tener a mano (aquí), de las tóxicas no conozco un listado oficial completo pero se puede consultar. A veces nos confundimos, consideramos mala hierba a lo que no es y buena a la que es malísima.