En el Jardín Botánico de Nueva York no podrían faltar las rosas, por supuesto, y para ellas hay destinado un precioso jardín dentro del parque donde la paisajista estadounidense Beatrix Farrand diseñó y construyó esta rosaleda en 1916. Beatrix contaba con importantes clientes de la clase alta norteamericana, entre ellos los Rockefeller, y tenía gran influencia sobre la sociedad americana de la época. Fue el patriarca de la familia, David Rockefeller, quien financió la construcción del jardín que recibe el nombre de su esposa desde que ella falleció.

El jardín debe ser precioso en cualquier época del año, pero en primavera y otoño ofrece vistas espectaculares. Tanto los arbustos de rosas, llenos de flores, como las arboledas que lo rodean teñidas de rojo, brindan un paisaje digno de admiración. Os dejo algunas imágenes de este precioso rincón del mundo.

Rosa Princesa Alejandra de Luxemburgo

Rosa Awakening

Rosa Escapade

Rosa Julia Child

Rosa Tamora

Y este es el aspecto del jardín en otoño:

Imágenes: nybg.org