A los aficionados a las manualidades {o el DIY tan de moda} seguro que este trabajo os va a gustar: transformar una bombilla en un original contenedor para pequeños adornos florales. Un trabajo sencillo y con un resultado muy vistoso.

Todo lo que has de hacer es coger una bombilla que ya no funcione,  cortar la parte de aluminio con ayuda de una sierra para metal y retirarla con cuidado para sacar los filamentos que van unidos al casquillo. A continuación haz dos agujeros en la parte metálica que queda en la bombilla para pasar un cable y ata del cable una cuerda para poder colgarla. Solo queda llenarla con agua y poner unas flores delicadas.

Si te decides a probar con una bombilla y te gusta el resultado, te aconsejo que hagas un grupo de tres, queda mucho más bonito.

Fotografía:via

suscríbete