Los paisajes de la Toscana son impresionantes. Miro las fotos y me
parece que percibo las sensaciones del sol sobre la piel y el aroma de
flores silvestres. Será porque yo también vivo en clima mediterráneo.

Pero cuando veo estas fotografías, con esas casas de piedra, sus ventanas y pérgolas, sus macetas de barro rebosantes de geranios…, deseo que vuelva la primavera para comenzar de nuevo a jardinear y ver mi jardín lleno de flores.