Cuando las temperaturas ya son agradables, el jardín o la terraza se convierte en el espacio ideal para celebrar una fiesta. Los niños pueden corretear a sus anchas y eso hace que los papis también puedan relajarse.

Unos sencillos preparativos y la fiesta será un éxito:

  • Añadir toques de color con globos, papelería, flores, etc,
  • Buscar un menú sencillo y apropiado para los invitados: sandwiches, pasteles y algunas golosinas.
  • Planear unos juegos para mantener activos y entretenidos a los peques.
  • Preparar algún refrigerio para los adultos.

Unas fotos para tomar ideas. Las encontré en eventoclick y me parecieron encantadoras.