Después de unos días que he andado algo ocupada y he escrito poco, retomo las publicaciones. El post de hoy va a tener marcado carácter gastronómico porque tengo más de un motivo para ello.

Durante estas semanas pasadas se han ido acumulando celebraciones familiares (cumpleaños sobretodo) y por fin, el próximo fin de semana nos reuniremos para celebrarlos todos a una. De la tarta he decidido encargarme yo, hace tiempo que me rondan recuerdos de infancia por la cabeza y lo hacen en forma de pastel.

No sé si conocéis esta tarta de nombre realmente extraño y que a mi me suena a magia y embrujo. Técula Mécula es un dulce originario de Olivenza, municipio situado en la parte occidental de Badajoz, en la comunidad autónoma de Extremadura.

Para mi es parte de mi niñez, mi padre viajaba a menudo por Extremadura y siempre que podía regresaba a casa con una de estas tartas. Sabía que nos encantaba a todos y cuando la abría en el centro de la mesa, se montaba una auténtica fiesta.

Buscando por la red he encontrado recetas para su elaboración, hay varias versiones que se acercan mucho a la original y que en alguna ocasión probaré a hacer yo misma. Hoy he preferido encargarla a la pastelería Casa Fuentes en Olivenza, que es donde mi padre la compraba.

Seguro que cuando nos sentemos toda la familia a degustar este delicioso dulce volverán muchos recuerdos de antaño y será fantástico volver a saborearla juntos entorno a la mesa.

Técula Mécula

La semana que viene os contaré el resultado del pedido on-line a ésta pastelería y os pondré la receta de la versión que más se asemeja a la original de todas las que he encontrado.

Edito para añadir el enlace a la receta: pinchar aquí.

Besos y que paséis un buen martes.

 🙂

suscríbete