Passiflora, la flor de la pasión. Características y cuidados.

Passiflora, la flor de la pasión. Características y cuidados.

La flor de la pasión, conocida también como pasionaría o pasiflora, es una planta trepadora de crecimiento rápido que en verano se llena de flores vistosas y aromáticas. Llega a alcanzar entre 6 y 9 metros de longitud, cubriendo vallas o pérgolas a las que se engancha con unos órganos que salen de sus tallos y se llaman zarcillos. La pasiflora florece de julio a septiembre y algunas producen un fruto comestible, el maracuyá, de color amarillo o púrpura.

maracuya, fruto de la pasion

Las especies de Passiflora son originarias, en su gran mayoría, de América tropical y subtropical. La forma de la flor recuerda a una corona de espinas y por ello, los misioneros jesuitas, comenzaron a denominarla fruta de la pasión.

Las plantas trepadoras, en general, son muy interesantes en jardinería porque ayudan a solucionar muchas situaciones. Además de embellecer rápidamente un jardín pueden tapar cualquier irregularidad o detalle poco estético: un compostador, una cerca oxidada, el jardín de unos vecinos descuidados, etc.  La forma más rápida y funcional de resolver estos problemas siempre es una enredadera tupida que se extienda rápidamente. La mata no solo tapará lo feo, sino que también llenará de exuberante vegetación el jardín.

Si estás buscando una enredadera, harás bien en considerar una llamativa Passiflora. Existen mas de 360 especies diferentes: Passiflora incarnata, Passiflora edulis, Passiflora alata, Passiflora trinervia, etc.  Según la especie, las flores tienen ligeras variaciones de forma y color, pero todas son sorprendentes y vistosas, como pequeñas bailarinas exóticas. Muchas son fragantes y producen frutos atractivos que se pueden comer.

Pasiflora y fruto

De dónde le viene el nombre “pasionaria” o “flor de la pasión”

Siempre me pareció evidente la similitud de esta flor con la Pasión de Cristo, porque su forma recuerda a una corona de espinas. Pero, según he podido leer, las analogías son muchas. Parece ser que, cuando los misioneros cristianos llegaron a América del Sur en el siglo XVI, encontraron en esta planta cierta representación de sus creencias cristianas. Lo llamaron la flor de la pasión porque para ellos simbolizaba la muerte de Cristo. La doble fila de filamentos de colores, conocida como la corona, significa el halo alrededor de la cabeza de Cristo o la corona de espinas. Los cinco estambres y los tres estilos extendidos con sus cabezas planas simbolizan las heridas y las uñas respectivamente. Para más inri, los zarcillos de las vides representan a los látigos utilizados para azotar a Cristo.

zarcillos pasiflora
¿Es la pasiflora la mejor opción para tu jardín? Sigue leyendo para aprender todo lo que necesitas saber sobre los cuidados de la flor de la pasión; una preciosa enredadera perenne, con flores y de rápido crecimiento.

Luz, riego y humedad

La passiflora necesita recibir luz solar directa, aunque en zonas de clima muy cálido agradece algo de sombra por la tarde. Debe regarse durante primavera y verano de manera que el sustrato se mantenga ligeramente húmedo, sin encharcar. En los meses fríos puede regarse menos, pero sin dejar que la tierra se seque por completo. La periodicidad de los riegos dependerá de la exposición y el clima del lugar donde esté la planta.

Periodo de floración

Casi todas las passifloras comienzan a florecen a mediados de verano y no cesan hasta final de otoño. Por el aspecto exótico de sus flores, la pasionaria parece una planta tropical que no pueda ir bien en climas más suaves, pero lo cierto es que se pueden cultivar en casi cualquier lugar.

Tamaño de la planta

La altura que llegan a alcanzar estas plantas depende de la variedad, pero generalmente producen ramas  de entre 5 y 10 metros de longitud. Con un único ejemplar de passiflora se puede llegar a cubrir un muro de 2 o 3 metros de ancho. Es una de las mejores plantas trepadoras para muros soleados.

Dónde, cómo y cuándo plantar una passiflora

La flor de la pasión se puede obtener por semillas, sembrando durante la primavera en un suelo fértil y bien drenado. También es fácil hacerlo a partir de esquejes, si consigues que alguien te regale un trozo de tallo. Pero como son plantas que abundan en los viveros y no son muy caras, lo más fácil es comprar una enredadera ya crecida que florecerá desde la primera temporada en tu jardín.

Planta la passiflora escavando un hoyo tres veces el tamaño del cepellón. Retira la planta de la maceta, suelta la tierra que lleva y extiende las raíces en el hoyo. Cubre con tierra y riega con agua abundante. Mantén la flor de la pasión bien regada. El primer año es muy importante no descuidar el riego, hasta que la planta desarrolle buenas raíces y se establezca.

Las pasifloras también se pueden cultivar en maceta, especialmente en regiones frías. Ponla al aire libre en verano, en un lugar cálido y soleado. En invierno, lleva la planta al interior junto a una ventana soleada. En zonas frías, las flores pueden aparecer a finales del verano.

Cultiva la flor de la pasión a pleno sol, en un suelo bien drenado. Agrega abono orgánico en la base de la planta un par de veces al año, en primavera y a mediados de verano, para promover el crecimiento y la floración. Extiende una capa de mantillo orgánico para mantener la humedad en las raíces durante la temporada cálida. Durante el invierno, en regiones frías, una capa de acolchado protegerá las raíces de posibles heladas.

La flor de la pasión, enredada en una valla o trepando en un lugar del jardín, puede convertirse en un punto focal. Pueden deslumbrar sobre la puerta delantera del jardín. A las mariposas les encantan sus flores, y la pasionaria combinan bien con otras plantas que atraen lepidópteros y abejas, como budleias, pentas, asteres o rudbeckias.

Pasiflora en maceta o contenedor

Cuando se cultiva en maceta, la pasionaria necesitará un trasplante anual, hasta que la maceta sea grande. En macetas de 30 cm o más, lo aconsejable es sacar dos o tres centímetros de sustrato y reemplazarlo por otro nuevo. Estos trabajos se deben hacer a finales de invierno.

El sustrato es fundamental para el buen desarrollo de la planta. Cada año debe aportar a la planta todos los nutrientes necesarios. Debe ser un mezcla aireada, con buen drenaje, que no retenga agua. Una buena mezcla para la flor de la pasión podría estar formada por 1/3 de compost, 1/3 de turba y 1/3 de arena.

Plagas

En los lugares donde las flores de la pasión prosperan, también lo hacen sus plagas. Controla pulgones, moscas blancas y los ácaros pulverizando con jabón insecticida cada vez que veas el menor síntoma. Para reducir las posibilidades de enfermedades fúngicas, limpia las hojas que caen en otoño al suelo.

Algunas especies y variedades de Passiflora

Hay muchas especies distintas de Passiflora y también nuevos híbridos obtenido por el hombre.

Passiflora edulis, nativa del sur y el centro de América, tiene flores en blanco y violeta. Tras la floración produce pequeños frutos comestibles de color púrpura o amarillo. Passiflora incarnata es una trepadora de hoja caduca, con flores púrpura, grandes y aromáticas. Passiflora arborea tiene, como indica su nombre, porte de árbol y sus flores son amarillas

Passiflora arborea

Los híbridos y variedades tienen colores muy llamativos: ‘Sunburst’ tiene flores naranjas y amarillas, las de ‘Inspiration’ son morado oscuro. ‘Raspberry Strudel’ tiene varias tonalidades de rosa y rojo, mientras que ‘Victoria’ florece en malva y ‘Lady Margaret’, en la foto de abajo, es una variedad roja.

Passiflora 'Lady Margaret'

Propiedades y beneficios de la passiflora

De la flor de la pasión se obtienen compuestos con propiedades medicinales que se utilizan tanto en la farmacia industrial como en medicina tradicional. También se emplea, por sus aroma, en la elaboración de bebidas y alimentos.

Uno de los grandes beneficios terapéuticos que se obtiene de la flor de la pasión es el efecto relajante y calmante que proporcionan los flavonoides y alcaloides que contiene. Estas sustancias actúan en los trastornos del sueño, en casos de nervios, estrés y migrañas.

El fruto de la pasiflora, el maracuyá, es muy aromático y comestible cuando está maduro. De él se obtienen jarabes y extractos para la fabricación de refrescos y alimentos.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Aunque la pasiflora está reconocida como segura y sus componentes se encuentran en productos comerciales y en suplementos dietarios, hay que ser prudentes en lo que a su consumo se refiere. Parece ser que puede tener cierta toxicidad si se superan las dosis adecuadas y está desaconsejada en mujeres embarazadas y niños pequeños.

A pesar de tener, en general, una buena tolerancia, las personas que toman cualquier tipo de medicación deben consultar con el médico, para confirmar que no existe riesgo de interacciones con los medicamentos que consumen.

Flor de la pasión

Biznaga de jazmines

Biznaga de jazmines

Los biznagueros perfuman las calles de Málaga con sus manojos de flores blancas recién cogidas. Los jazmines desprenden un aroma delicioso, y hoy he decidido hacer mi una biznaga con los que he cogido de mi jardín.

Una biznaga es un pequeño ramillete confeccionado artesanalmente, con flores de jazmín y la inflorescencia seca del nerdo (Ammi visnaga). Cuando las flores del nerdo están secas, se retiran de las umbelas, dejando libres los extremos de cada pedúnculo. En cada uno de ellos se inserta una flor dejazmín, todavía cerrada, que al atardecer se abre y en conjunto crea una bola blanca intensamente perfumada.

La biznaga es uno de los símbolos de la ciudad de Málaga. Yo las descubrí en verano, durante la feria. Me llamó la atención ver a esos floristas ambulantes que se paseaban por la calle cargados con ellas. Son típicas del verano, porque los jazmineros florecen en esta estación del año, pero en Málaga se encuentran casi todo el año porque el buen clima de la ciudad lo permite.

Dicen que el origen de la biznaga se remonta a la época musulmana de la ciudad y que el vocablo significa “regalo de Dios”. Aunque en la actualidad se vende como ramillete por las calles, tradicionalmente han sido elementos utilizados para ambientar los hogares de forma natural.

¿Cómo hacer una biznaga?

Es sencillísimo, solo necesitas jazmines que estén cerrados y un soporte en el que insertarlos. La siguiente imagen es explicativa por si sola.

Este el proceso de confección de mi biznaga casera con jazmines y, a falta de nerdo, el esqueleto seco de un agapanto. Lo complejo de utilizar esta umbela es que los pedúnculos son demasiado gruesos y los jazmines se insertan con cierta dificultad. No me ha quedado espectacular, pero el aroma, cuando se han abierto las flores, es impresionante. La he puesto en la entrada de casa y el recibimiento resulta delicioso.

Fotografías: diariodelviajero,Guía de Jardín

Wisteria: la trepadora de los racimos de flores púrpura

Wisteria: la trepadora de los racimos de flores púrpura

No me extraña que esta impresionante trepadora despierte tanta admiración. Además de una floración impresionante que la llena de incontables racimos color púrpura, sus flores desprenden un aroma maravilloso. Esta wisteria (o glicinia) que acompaña en fotos al post de hoy es la que luce sus flores en la plaza del ayuntamiento de nuestro municipio. Siempre me acuerdo de ella cuando ya ha pasado el tiempo de las flores, pero esta temporada he llegado a tiempo de atraparla con mi cámara en todo su apogeo.

La glicinia es una planta encantadora, siempre que la puedas controlar. Cuando se establece bien en el terreno crece con mucha fuerza, emitiendo largas y vigorosas ramas que tienden a invadirlo todo. Seguro que la has visto cubriendo grandes fachadas creciendo metros y metros, son perfectas para transformar la más fea de las paredes en un muro lleno de belleza o cubrir una pérgola y convertirla en un fragante cenador.

El momento ideal para plantar una glicinia es la primavera o el otoño y hacerlo junto a una estructura a la que sujetarla. Una estructura muy resistente, porque aunque los primeros años parezca una planta sin demasiada fuerza, con los años despierta todo su vigor. He visto glicinias con un tronco más grueso que el de un naranjo. 

También existen glicinias de flores blancas o azules, tan bonitas o más que las púrpuras. El color es cuestión de gustos y es la única diferencia entre ellas. Personalmente prefiero las de tonos malva, de ese color es la que yo tengo en casa y que este año no ha tenido una primavera muy florida. Supongo que la escasez de flores se ha debido a una poda poco correcta, pero el año pasado instalamos un toldo muy cerca de ella y cortamos muchas guías principales.

La poda correcta de la glicinia la expliqué hace un tiempo en otra entrada. En invierno se hace una poda orientada a la formación de yemas florales y durante el verano se poda para controlar las ramas nuevas, evitando que crezca demasiado e invada zonas poco convenientes o asfixie otros arbustos. No temas echar mano de las tijeras para mantenerla a raya.

La wisteria crece feliz si a plantas al sol y le proporcionas un riego moderado. La mía está junto al césped y le basta el agua de los aspersores. Si estuviera aislada sería suficiente con un riego profundo a la semana.

Mi experiencia con las clematis

Mi experiencia con las clematis

Las clemátides (Clematis sp.) son unas plantas fabulosas, con flores grandes y muy llamativas. No me extraña que despierten tantísimo interés, los temas que he escrito sobre ellas tienen muchas visitas y me llegan numerosas consultas a cerca de sus cuidados. Hace unos días me preguntaban sobre mi experiencia con las clemátides y ya que la respuesta se hizo extensa, he preferido dedicarle un artículo al tema.

Gloria, seguidora del blog, nos consultaba porque ha perdido la clematis Piilu que tenía plantada junto a un trachelospermum en un muro. Nosotras también tuve esa combinación, las grandes flores en tonos rosas y malva de la clematis Piilu combina a la perfección con las diminutas florecillas blancas del trachelo, me fascinaba ese rincón, pero después de cuatro o cinco temporadas la perdimos. En su lugar ahora crece una Thumbergia alata, mucho más resistente que la clematis.

El rincón más fresco del jardín

Trachelospermum jasminoides y Thunbergia alata

Me encantan las clemátides e intenté mantener todo lo posible la Piilu, también probé a plantar una Armandii en la terraza y no dio resultado. Creo que el verano mediterráneo es demasiado tórrido para ellas, al menos en mi zona, y yo, con los años y a pesar de que me gustan muchísimo estas plantas, procuro hacer un jardín menos complicado, con menos necesidades de riego y menos esfuerzo por mi parte. Hortensias, rosas, clematis, son plantas que me chiflan, pero prefieren un clima más fresco, aquí necesitan mucha agua y me dan mucho trabajo. Así que conforme las pierdo ya no las repongo.

Clematis Armandii

Mi clematis vivía al límite, estaba en el rincón más sombrío de mi jardín, con las raíces bien protegidas para que se mantuvieran frescas al máximo, pero cada temporada se secaba y yo pensaba que ya no volvería a brotar. Aún así cada primavera me sorprendía volviendo a aparecer, no se hacía muy alta pero daba bastantes flores. Luego, cuando llegaba el verano, comenzaba a decaer, se formaban esos pompones tan bonitos que hacen las flores maduras, pero a la vez se iban secando flores y ramas.

Flor de clemátide

En otoño, alguna rama que aún quedaba viva, volvía a dar algunas flores más pequeñas y en invierno se quedaba seca por completo. Ya no quedaba de ella más rastro que algunas ramas secas, hasta la siguiente primavera. La clematis Piilu es del grupo 2 y la teoría dice que no hace falta podarla, así que yo dejaba las ramas secas esperando que a la siguiente temporada rebrotara. Pero de las ramas no solía volver a brotar, lo hacía de las raíces.

Yo no podaba la clematis, la zona donde estaba es de difícil acceso y solo la recortábamos una vez al año, con máquina, como si fuera un seto. Lo hacía el jardinero y yo, después, cuando limpiaba la zona, eliminaba todas las ramas secas que quedaban. Quitaba lo que podía, algo se quedaba pero caía con el tiempo o en primavera quedaba oculto por las hojas nuevas.

Clematide Piilu

Así la mantuve durante 4 o 5 temporadas, hasta que hicimos obras en casa. Hubo que poner un andamio en el jardín y las herramientas de los albañiles estaban por allí, así que no podíamos regar. Ese verano perdí la clematis.

Como os decía, hasta entonces, cada año desaparecía casi por completo y a la siguiente primavera salía de nuevo. Así que, aunque parezca que la clemátide haya desaparecido, observa el suelo donde está plantada, por si asomara alguna ramita. A mi siempre me sorprendía.

Clemátide y trachelospermum

En conclusión yo diría que no son plantas adecuadas para el clima mediterráneo, al menos el de Valencia: en verano se achicharran y en invierno se quedan secas y feas. Eso no quita que en primavera, mientras las temperaturas son suaves, la planta florezca y esté preciosa. Pero la alegría dura poco y conseguir que sobreviva requiere mucha agua.

Yo quiero un jardín sostenible, que consuma pocos recursos y que, además, sea sencillo de mantener. Por ello voy prescindiendo de este tipo de plantas que, aunque me fascinan, no son adecuadas para mis objetivos. En clima continental son ideales, por eso crecen tan bien en la cornisa cantábrica y en el norte de Europa. Si tu clima es ese, te auguro buenos resultados.

Flores de glicinia

Flores de glicinia

Nada como los cuidados adecuados para conseguir que las flores de la glicinia aparezcan cada primavera con puntualidad. Puede que demoren en aparecer si la planta es joven, pero después de la primera floración, regresarán con cada nueva primavera.

Las flores de la glicinia forman racimos colgantes de suave aroma

En mi jardín ya hace días que asomaron, las temperaturas son suficientemente cálidas por estas fechas y todas las plantas están despertando del letargo invernal. Mi glicinia no tiene muchos años, pero ya lleva tres floreciendo con regularidad. Creo que tuve que esperar un par de temporadas para obtener floraciones considerables.

Tampoco es que sea espectacular, nada que ver con los añejos ejemplares que estos días inundan las revistas de jardinería con esas cascadas de flores lila que quitan el hipo. La mía es una planta joven, pero prometedora, sobre todo desde que decidí dejarla crecer por el alero del porche. Con el tiempo podré ver las flores colgando del borde desde el salón. De momento sólo llego a ver las puntas de algunas.

¿Cuánto tarda en florecer la glicinia por primera vez?

La glicinia tarda varios años en florecer, sobre todo si cuentas desde el momento en que nace la planta. Primero tiene que desarrollar un fuerte sistema de raíces y una estructura de ramas y follaje, después ya comenzará a dar flores. Podrían pasar 5 o 7 años hasta ver las primeras flores de un ejemplar joven.

Por esta razón, es mucho más aconsejable buscar plantas adultas, con un sistema maduro, y adquirirlas con flor en el vivero. Una planta que ya ha florecido, cuando la trasplantemos a nuestro jardín, seguirá haciéndolo año tras año si le damos los cuidados que necesita.

Como sabréis, la glicinia se queda sin hojas durante el invierno y cuando llega la primavera se llena de racimos de flores que salen antes que las hojas. Poco a poco se llena de follaje y en pocas semanas es una masa densa de color verde. Más tarde, en verano, vuelve a producir algunas flores, pero muchas menos que en esta floración.

¿Cuánto dura la flor de la glicinia?

La wisteria pasa el invierno sin hojas en sus ramas, hasta que en primavera se llenan de flores que mantiene durante toda la estación. Conforme se acerca el estío, las flores se van marchitando y lo que predomina es el intenso verde de su follaje. En climas frescos, la glicinia puede estar llena de flores toda la temporada, aunque en lugares cálidos (como el mío) no suelen a mantener los racimos florales más que unas pocas semanas.

El mantenimiento de esta planta requiere varias podas. Durante el verano se puede recortar para mantener su forma y tamaño, a finales de invierno se hace una poda más fuerte para estimular la floración. De esto hablé más en profundidad hace tiempo, si te interesa puedes encontrar la información en esta entrada.

Por hoy nada, más. Espero que estéis pasando unas felices fiestas de Pascua. Os dejo con fotos de estos días.