Cómo plantar, cultivar y cuidar calas

Cómo plantar, cultivar y cuidar calas

Cuidar calas, en el suelo del jardín o en macetas, es una tarea fácil. La cala no es una planta complicada, todo lo contrario, su delicadas flores son resultado de una mata muy resistente y fácil de cultivar. Seguimos hablando de bulbos que florecen en verano y hoy le toca el turno al también llamado alcatraz, una bonita herbácea vivaz con variedades de diferentes tamaños y colores. No es exactamente un bulbo pero se parece ya que su raíz es un órgano subterráneo le permite vegetar durante el invierno y rebrotar en primavera, se llama rizoma.

La cala recibe diversos nombres vernáculos según la región (lirio de agua, alcatraz, flor de jarro, cartucho, etc), pero podemos designarla de manera única por su nombre científico: Zantedeschia. Todo el género es nativo del sur de África, pero en la actualidad se cultiva en todo el mundo.

Cala, alcatraz, lirio de agua o cartucho

¿Con qué nombre conoces tú a estas plantas? Sea cual sea el nombre que le des, ahora (primavera) es el mejor momento de plantarlas si quieres disfrutar de sus bonitas flores en verano. Igual da si tienes jardín o no, las calas crecen perfectamente en macetas. Las flores de la cala tienen forma de embudo y un aroma muy agradable. Las más comunes son las de color blanco, pero las hay amarillas, rosa, púrpura y otros tonos intermedios.

Cómo plantar y cuidar calas

La Zantedeschia forma raíces densas y abundantes a partir de un tallo subterráneo que se llama rizoma. Este rizoma le permite vegetar durante el invierno y rebrotar en primavera. Si se plantan en maceta se debe elegir un recipiente grande y profundo con suficientes agujeros de drenaje para que el agua de riego no se quede en el fondo del contenedor. También en el jardín se debe escoger un lugar con suelo profundo y buen drenaje. El rizoma debe enterrarse de manera que quede cubierto por dos o tres dedos de sustrato.

Suelo

El suelo o sustrato para estas plantas debe ser ligero, fresco y muy húmedo. Para macetas conviene elegir un sustrato que contenga turba y si se plantan en el jardín, incorporaremos la turba al suelo donde vayamos a ponerlas. Las calas son plantas que necesitan mucha humedad para crecer y se pueden plantar en los bordes de un estanque.

Luz

Si tiene suficiente humedad, el alcatráz puede crecer muy bien a pleno sol, aunque la ubicación ideal para esta planta es a semisombra. Esto es especialmente importante en regiones muy cálidas y de poca humedad ambiental.

Temperatura

A los lirios de agua les gustan las temperaturas ligeramente cálidas. Entre los 14 y 20ºC sería lo ideal. Pueden invernar en exterior si el termómetro ronda los 0ªC o incluso algo menos, pero con heladas fuertes no podrán sobrevivir.

Riego para cuidar calas

Las calas necesitan sustrato ligeramente húmedo y mucha agua durante el periodo de floración. Cuando se hayan marchitado todas las flores, ya casi en otoño, podremos reducir los riegos hasta suspenderlos en invierno. Volveremos a regar cuando llegue la primavera siguiente.

Abonado

La cala agradece una buena dosis de fertilizante orgánico (estiércol, humus, etc) para rebrotar en primavera. También es recomendable abonar cada 15 días durante el periodo de floración, pero dejar de hacerlo en otoño para que la planta entre en su reposo invernal.

Poda

Las calas no se podan, tan solo se cortan las flores marchitas y las hojas que se ponen feas o enferman. En otoño, después de la floración, se corta toda la planta a ras de suelo.

Multiplicación

Se pueden reproducir por semillas, aunque lo más efectivo es hacerlo separando los bulbos hijos que crecen en la raíz. Esto se puede hacer en otoño, aprovechando el momento en que cortamos todas las hojas y las dejamos invernar. Se extrae todo el rizoma, se cortan las nuevas protuberancias y se vuelven a plantar.

Plagas y enfermedades de las calas

Los alcatrazes son bastante resistentes a enfermedades, pero sus hojas carnosas son muy tentadoras para caracoles y babosas. Ocasionalmente también pueden sufrir la invasión de pulgones.

La cala es una flor muy decorativa en el jardín y también dentro de casa, en ramos y composiciones florales. Hay muchas plantas de bulbo o rizoma que florecen en verano que te pueden interesar conocer. Te invito a leer el tema “Plantar bulbos de verano“, donde hablo de muchas de ellas.

Fotografías: ibulb, pixabay

Cómo cuidar azucenas: plantar y cultivar Lilium spp.

Cómo cuidar azucenas: plantar y cultivar Lilium spp.

Cómo cuidar azucenas para que crezcan espectaculares y produzcan abundantes flores es algo que muchos amantes de esta planta se preguntan. Para empezar, la azucena es una planta herbácea vivaz de porte trepador que consta de un tallo subterráneo, llamado rizoma, y otro aéreo provisto de hojas. Puede que también la conozcas como lirios, lilis o algún otro nombre que yo desconozca. Su nombre científico (el que la denomina de manera única y universal) es Lilium y existen numerosas especies y variedades diferentes.

Para muchos jardineros, entre los que me incluyo, es una de las flores más bonitas que existe, aunque también tiene fama de delicada. Existen azucenas de casi todos los colores y, aunque todas tienen forma acampanada o de trompeta, las hay con apariencias muy variadas. No soy ninguna experta cultivando azucenas, más bien todo lo contrario. Las he tenido en un par de ocasiones sin demasiado éxito. Quiero pensar que la causa de mi fracaso fue el clima, demasiado seco y expuesto al sol. Los lilium necesitan bastante humedad en el suelo para crecer bien. Pero a pesar de mi torpe experiencia, os cuento los cuidados generales que requiere el cultivo de esta maravillosa planta bulbosa.

cómo cuidar lilium

Cómo plantar azucenas

En primavera es fácil encontrar bulbos de azucenas en los comercios. Son bulbos que florecen en verano y el momento ideal para plantarlos es marzo, cuando el suelo ya esté templado. También se pueden cultivar en macetas. Un solo bulbo producirá una preciosa planta pero el resultado final es más impactante si se plantan grupos de 3 o 7 bulbos, dependiendo del espacio.

Cómo cuidar azucenas: suelo

Estas plantas necesitan suelos esponjosos que drenen correctamente y con pH neutro o ligeramente ácido. Para conseguir este sustrato idóneo se debe cavar antes de introducir el bulbo unos 40 cm de profundidad, agregando buena cantidad de materia orgánica.

cómo cuidar azucenas

Cómo cuidar azucenas: luz

Todas las variedades de Lilium spp. necesitan luz solar directa para nutrirse y florecer, pero si se exponen demasiado pueden sufrir clorosis, deformaciones o pérdida de los botones florales. Como regla general conviene buscarle una zona donde pase mitad del tiempo al sol y mitad a la sombra. Lo ideal es un lugar orientado al este, donde estén expuestas al sol de la mañana durante unas horas. Pero como regla general: mitad de tiempo al sol y mitad a la sombra.

Cómo cuidar azucenas: temperatura

La temperatura perfecta para el cultivo de las azucenas está en el rango de 18-24ºC. Es importante recalcar que los lilis no soportan los fríos extremos y si en invierno las temperaturas bajan mucho, la planta morirá. Siempre queda el recurso de cultivarlas en macetas o extraer los bulbos de suelo del jardín durante el invierno, aunque esto último no es lo ideal.

Cómo cuidar azucena blanca

Cómo cuidar azucenas: riego

El bulbo recién plantado necesita humedad constante para brotar. Pasadas las tres primeras semanas, pasaremos a regar de manera moderada: 2 o 3 veces por semana, dependiendo del clima, para mantener el suelo húmedo pero sin encharcar. Cuando la planta florezca habrá que aumentar la frecuencia de riego.

Cómo cuidar azucenas: abonado

Las azucenas no requieren mucho fertilizante. Basta con incorporar a la tierra una buena cantidad de materia orgánica durante la plantación y repetir la dosis a principio de cada temporada.

Cómo cuidar azucenas: Lilium martagon

Poda

Las azucenas no necesitan poda. Todo el mantenimiento que hay que hacer a las plantas es ir retirando flores marchitas y hojas secas o enfermas. Cuando todas las flores de un tallo se han marchitado, se corta ese tallo desde la base. Una vez haya pasado la floración, dejaremos que la planta se agote hasta que todas las hojas se hayan secado. En ese momento podemos cortarlas a ras de suelo y dejar el bulbo enterrado hasta la siguiente temporada.

Entutorado

Uno de los cuidados que se deben llevar con las azucenas es prevenir que el peso de las flores doble el tallo. No sucede con todas las variedades pero hay algunas que experimentan un largo crecimiento del tallo unido a gran producción de grandes flores, cuyo peso puede provocar que el tallo ceda y se tronche. Para evitarlo se clavan al suelo unos tutores a los que se atan, con delicadeza, el tallo floral.

Cómo cuidar azucenas: bulbos axilares lilium

Multiplicación

Además de saber cómo cuidar azucenas es posible que te interese conocer cómo se reproducen. El método más habitual y sencillo de conseguir nuevas plantas de Lilium es mediante los bulbillos que nacen en las axilas de las hojas. También es posible, aunque menos efectivo, hacerlo a partir de esquejes. Otra opción fácil, aunque personalmente más farragosa, es conseguir semillas y sembrarlas.

Plagas y enfermedades de las azucenas

Estas bonitas plantas no están libres del ataque de algunos insectos que las afean y perjudican. Pulgones, ácaros y trips se sienten muy atraídos por los brotes jóvenes de los Lilium.  Entre las enfermedades que pueden sufrir las azucenas, las más graves están ocasionadas por hongos. Por ese motivo es importante evitar que la raíz esté encharcada de agua mucho tiempo.

Cultivo de Lilium en macetas

Seguro que las has visto en macetas a la venta en viveros y centros de jardinería, ellos saben bien cómo cuidar azucenas en macetas. Se pueden cultivar en tiestos sin problema, pero no precisamente en esas pequeñas macetas en que las podemos comprar. La primera razón para no hacerlo es que suelen ser recipientes de pequeñas dimensiones con poca capacidad para retener la humedad que la planta necesita, habría que regar casi todos los días. Pero otro motivo es que las azucenas deben plantarse a unos 15 cm de profundidad, dejando espacio en el fondo del tiesto para que se desarrollen las raíces con holgura. Esto significa que la maceta ideal para que el lily esté a gusto debe tener una altura de 30 cm como mínimo. Del diámetro del contenedor y de la variedad de azucena dependerá que puedas plantar uno o más bulbos.

Lilium

El lilium es uno de los bulbos de verano con flores más bonitas. Ahora que ya sabes cómo cuidar azucenas puedes conocer otras muchas plantas bulbosas que florecen durante el estío. De ellas tienes una larga lista en este enlace: Bulbos que florecen en verano.

Plantar bulbos de verano en macetas

Plantar bulbos de verano en macetas

Si leiste mi post de ayer seguro que disfrutarías con las imágenes de Keukenhof en plena floración primaveral. Los bulbos que florecen en primavera se plantan en otoño, así la planta puede desarrollarse y florecer en cuanto las frías temperaturas del invierno comienzan a suavizarse. Si se te pasó el momento pero te has enamorado del amplio panorama de estilos y colores que proporcionan las plantas bulbosas, no te preocupes. Justo ahora es tiempo de plantar los bulbos de verano, aquellos que florecerán cuando llegue el estío. Estas plantas ofrecen un abanico perfecto en el que encontrar el tipo de floración y el colorido que más se adapte a tu estilo, tanto en el jardín como en macetas.

Tabla de contenidos

  1. Cuándo se plantan los bulbos que florecen en verano
  2. Dónde plantar bulbos
  3. A qué profundidad se plantan los bulbos
  4. Qué distancia se debe dejar entre bulbos
  5. Preparar la tierra para plantar bulbos
  6. Cómo regar los bulbos de verano
  7. Bulbos y plantas tuberosas ideales para macetas
    1. Azucena
    2. Cala
    3. Begonia
    4. Agapanto
    5. Gladiolo
    6. Dalia
    7. Oxalis
    8. Gloxinia
    9. Eucomis
    10. Eucharis
    11. Hemerocallis
    12. Dondiego
    13. Crocosmia
    14. Sparaxis
    15. Phlox
    16. Lupino
    17. Muguet
    18. Nardo
    19. Acidanthera
    20. Tigrida
    21. Iris germanica

¿Cuándo plantar los bulbos que florecen en verano?

Tanto los bulbos como los tubérculos de floración estival se plantan en primavera, cuando ya no hay riesgo de que se produzcan heladas. Como fecha límite los puedes plantar hasta finales de mayo. Si lo demoras, casi seguro que la planta no prosperarán.

¿Dónde plantar bulbos?

Los bulbos y tubérculos de verano pueden plantarse tanto en el jardín como en macetas. Tienen una capacidad enorme de crecer casi en cualquier parte y con unos pocos cuidados.

¿A qué profundidad se plantan los bulbos?

Hay una regla que indica que la profundidad de plantación de un bulbo debe ser dos veces su altura. Begonias y Dalias, como excepción, se plantan justo bajo la superficie.

¿Qué distancia debemos dejar entre bulbos?

Los bulbos más pequeños, como crocus o tulipanes, se plantan a una distancia de 10 cm. Los Gladiolos, algo más grandes, se deben plantar separados por 12 cm. En el caso de Begonias y Azucenas dejaremos 25 cm de separación. Las Dalias hacen matas grandes y necesitan más espacio, lo ideal es dejar al menos 40 cm entre ellas. Estas distancias son orientativas y sirven tanto para el suelo como para macetas.

Preparar la tierra para plantar bulbos

Antes de la plantación remueve bien la tierra hasta que quede suelta y esponjosa. Los bulbos de floración estival pueden plantarse en cualquier tipo de suelo que drene correctamente y no produzca encharcamientos. Si el suelo es arcilloso, conviene enmendarlo con arena o compost. Si plantas en macetas bastará con un sustrato de jardín.

¿Cómo se deben regar los bulbos de verano?

Los bulbos que florecen en estío necesitan mucha agua nada más plantados. Esto les permite generar un buen sistema radicular cuanto antes. En caso de que no haya suficientes lluvias, se debe regar para mantener húmedo el sustrato.

Hay que seguir regando durante la floración y después de ella, mientras las hojas se secan. De esta manera, el bulbo acumula reservas y energía para florecer la siguiente temporada. En invierno, cuando ya se quedan sin hojas verdes, no necesitan más agua y se pueden suspender los riegos. A la siguiente primavera, cuando las hojas comienzan a asomar, volveremos a regar.

Bulbos y plantas tuberosas ideales para maceta

Todos los bulbos de verano se pueden cultivar en macetas, lo importante es escoger un recipiente apropiado para el tamaño de la planta. Oxalis, Gloxinias o las variedades enanas de Agapanto, por ejemplo, son pequeños bulbos que se pueden plantar en macetas de tamaño reducido sin problemas. Dalias o Cannas, tienen mayor envergadura y requieren macetas de mayor capacidad.

Ten en cuenta también que el tamaño de la maceta va a influir en el cuidado que tendrás que dispensar a la planta. Un tiesto pequeño retiene poco la humedad, siempre se seca antes que uno grande, y necesita que lo riegues más a menudo, por lo que tendrás que estar más pendiente de la planta. Por este motivo a mi no me gustar plantar en recipientes pequeños, prefiero usar macetas grandes y poner más plantas juntas en el mismo. Además, personalmente lo veo más decorativo.

Las posibilidades son muchas, pero no todas las especies se aclimatan de igual manera y algunas son más resistentes al calor que otras. También las hay que necesitan más horas de sol para prosperar adecuadamente, mientras otras se adaptan a lugares menos soleados.

Aquí te ofrezco una amplia lista con sus nombres comunes y los científicos, que a veces concuerdan. Antes de decidirte por cualquier planta te aconsejo que leas una ficha donde puedas conocer sus hábitos de crecimiento. Si yo la tengo descrita en el blog, estará enlazada al post correspondiente. En caso contrario llevará al correspondiente artículo de wikipedia.

Azucena (Lilium)

Cala, Alcatraz, Lirio de agua (Zantedeschia aethiopica)

Begonia tuberosa (Begonia x tuberhybrida)

Agapanto (Agapanthus africanus)

Gladiolo (Gladiolus)

Dalia (Dahlia)

Oxalis “Cruz de hierro” (Oxalis tetraphyla)

Gloxinia (Gloxinia)

Eucomis (Eucomis)

Eucharis (Eucharis)

Hemerocallis (Hemerocallis)

Dondiego (Mirabilis jalapa)

Crocosmia (Crocosmia)

Sparaxis (Sparaxis)

Phlox (Phlox)

Lupino (Lupinus)

Muguet (Convallaria majalis)

Nardo (Polianthes tuberosa)

Acidanthera (Gladiolus murielae)

Tigridia (Tigridia pavonia)

Iris (Iris germánica)

Fuente de las imágenes: iBulb, Pixabay, Wikimedia, Guía de Jardín

Keukenhof 2019 revive el “Flower Power”

Keukenhof 2019 revive el “Flower Power”

Flower Power

Llega la primavera y los jardines del castillo de Keukenhof vuelven a florecer. La pequeña ciudad de Lisse (situada entre Ámsterdam y La Haya) alberga desde hace 70 años este magnífico jardín de bulbos, un lugar que atrae cada temporada a cientos de miles de visitantes de todo el mundo. Pero no solo se pueden encontrar bulbos en Keukenhof, en sus terrenos se pueden encontrar una diversidad enorme de plantas que abren sus flores en estas fechas.

Keukenhof park

El parque tiene una superficie de 32 hectáreas en las cuales discurren 15 kilómetros de senderos por las que pasear entre flores de todos los colores. Otras 50 hectáreas de la finca se utilizan para las exposiciones. Son muchas las razones que hacen que Keukenhof está considerado uno de los jardines de primavera más bonitos del mundo.

Jardín de bulbos

Cada rincón del parque es único y coexisten jardines de todos los estilos: desde el inglés al barroco, pasando por el francés o el japonés. Junto a los cultivos de bulbos se exponen otras plantas de flor: rosas, orquídeas, astromelias, etc. También podemos encontrar más de 2.500 árboles de 87 especies diferentes, todo tipo de arbustos e incluso esculturas muy sugerentes.

Arboles y flores

Todos los años dedicamos una o dos entradas a Keukenhof, sus bulbos y sus flores. Podría parecer un tema repetitivo, pero no lo es en absoluto. Este jardín nunca es igual, pues cada año se centra en un tema diferente y se renueva el diseño de plantación. Más de un centenar de comerciantes ofrecen de manera totalmente gratuita las plantas de la temporada, ya que todos saben que el parque es el mejor escaparate donde mostrar al público sus productos.

Iris

El tema de este año es “Flower Power”, dedicado al espíritu libertario y pacifista del movimiento hippie. El poder de las flores y los colores brillantes de los bulbos en flor representan la atmósfera de los principios de los 70 y celebra el 70 aniversario de Keukenhof. El parque estará abierto al público durante los tres meses de primavera: desde el 21 de marzo al 21 de mayo.

Os dejo nuevas imágenes del parque, sus terrenos tapizados con bulbos y sus flores de exposición. Seguro que no os deja indiferentes tanta belleza y, a más de uno, le avivará el deseo de visitarlo. A mi, ¡me encantaría!

Bulbos en Keukenhof

tulipanes y muscari

Tulipanes y molino en Keukenhof

Narcisos

Tulipanes rosa

Narcisos de colores

Tulipanes y esculturas

Tulipanes

Tulipanes

Cultivo de tulipán

Narcisos amarillos y azules

Tulipanes

Tulipanes, narcisos y muscari

Entutorando narcisos para que no se doblen

Lilium, azucenas

Arreglo de narcisos

Begonias

astromelia

Tulipanes

Exposición de rosas

Figuras de una de las carrozas de la cabalgata del pasado año en Keukenhof

Allium, un género muy extenso en el que encontramos especies culinarias y especies ornamentales

Allium, un género muy extenso en el que encontramos especies culinarias y especies ornamentales

Si hablamos de puerro, cebollino, cebolla y ajo, seguramente los asociaréis con el huerto. Son plantas que solemos utilizar habitualmente en la cocina para elaborar todo tipo de platos: ensaladas, sopas, guisos, pasteles o aderezos. Pero si hablamos de alliums, seguramente pensaremos más en el jardín, ya que solemos designar con ese nombre a especies ornamentales que nos asombran con sus inflorescencias esféricas entre primavera y verano. Pero todos ellas, tanto las primeras como las segundas son el mismo género de plantas y si dejamos que los alliums culinarios florezcan en el huerto, veremos que sus flores son muy similares a los decorativos.

Entre los alliums culinarios hay algunos que son perennes y otros bienales. Los cebollinos, por ejemplo, son perennes y florecen casi todo el año temporada tras temporada. Las cebollas, son plantas bienales que desarrollan las hojas durante el primer año de vida de la planta y florecen el segundo. Ambas especies las hemos cultivado en el huerto de casa y en más de una ocasión os hablamos sobre ellos: cebollas y cebollinos.

También lo intentamos en un par de ocasiones con los alliums o ajos ornamentales, pero confieso que con éstos no tuvimos mucha suerte y los bulbos que plantamos no prosperaron. Pero como dicen “no hay dos sin tres”,  y este año volveremos a intentarlo. Existe una variedad enorme de alliums decorativos, pero nuestros preferidos son los grandes: Allium aflatunense, Allium holandicum y Allium giganteum, sobre todo.

Pero no todos son tan redondos como nuestros preferidos y realmente, todos ellos nos parecen expetaculares. Blancos, morados o en tonos más rosados quedan preciosos en grupos o intercalados entre otras plantas. Allium spherocephalon, por ejemplo, tiene una inflorescencia con forma ovalada, como un huevo. Allium roseum tiene un tono rosa precioso, al igual que Allium cernuum cuya forma, con sus florecillas colgantes, resulta muy especial. Otro con una forma singular es el Allium christophii, cuya menor densidad de flores hace que la inflorescencia parezca un globo de diminutas estrellas.

A los alliums les gusta crecer a pleno sol y no son muy exigentes en cuanto a las condiciones del suelo. Lo importante es que el sustrato o la tierra donde estén plantados tenga buen drenaje, de lo contrario es posible que el bulbo se pudra. Los bulbos se plantan en otoño y florecen, en general, entre primavera y verano. Algunas variedades lo hacen más temprano que otras, lo que permite programar una floración escalonada. Son plantas perennes que no necesitan ser desenterrados porque aguantan (unos más que otros) heladas considerables. Como pasa con todos los bulbos en general, hay que dejar que las hojas se marchiten por completo en la planta antes de arrancarlas. De este modo el bulbo se recarga de energía para pasar el invierno bajo tierra y rebrotar la siguiente temporada.

Los ajos ornamentales son muy atractivos para los insectos polinizadores. Abejas, abejorros, polillas y mariposas se dan enormes banquetes con el néctar de sus flores a la vez que transportan el polen de los estambres a los pistilos de las flores. Si dejas madurar las flores polinizadas puedes conseguir semillas para multiplicar las plantas. Pero ésto no sirve para las variedades híbridas, sus semillas no son viables y no conseguirás nada de ellas. En general, es mucho mejor separar los pequeños bulbos que se forman bajo el suelo, junto al bulbo madre.

Las flores de allium resultan fantásticas como flor cortada: son muy llamativos y duran mucho tiempo con un aspecto fresco. Los arreglos florales con alliums son sofisticados y resultan especialmente elegantes.