Hoy volvemos a tener post invitado, en este caso un invitado muy especial para mi ya que se trata de mi hermana Eva. Ella siempre ha compartido conmigo la afición por la naturaleza, tiene también jardín y en cuanto tiene ocasión se escapa a hacer alguna excursión en familia. La niña que veis en alguna foto del post es mi sobri, la peque de la famila. Os dejo con el post y os deseo feliz fin de semana.

Este
fin de semana hemos hecho una escapada familiar a Madrid. Mi hijo de
12 años quería ver una feria de videojuegos que se celebraba allí
y que al parecer es muy famosa (bueno, supongo que va con la edad y a
cada uno nos gustan cosas diferentes…). Así que hemos aprovechado
para pasar el fin de semana, pues hacía más de un año que no
íbamos, y Madrid siempre tiene algún rincón para disfrutar.

En esta ocasión decidimos visitar lugares diferentes de los habituales.
Yo había oído hablar en la radio de un jardín que se llama El
Capricho, el cual muchos describían como uno de los lugares más
bonitos
de Madrid.

Una vez allí fue cuando decidí escribir esta
colaboración con el blog de Mónica, pues el jardín me encantó.
Vaya por delante mi desconocimiento de los nombres científicos de
plantas y flores, así que si en algún momento meto la pata con el
nombre de alguna plantita, disculpad.

Mi intención con este post es
compartir con vosotros algunas de las fotos que saqué, y que las
disfrutéis tanto como yo suelo disfrutar de las fotos de labores bonitas, que son realmente mi tema.

saliendo de la estación de metro

El
sábado por la mañana nos levantamos y nos fuimos en el metro hasta la estación de El Capricho.

Ginko

Caminamos
entre unos edificios de construcción moderna, cuyas calles estaban
adornadas nada más y nada menos que de ginkos y arces, los cuales
tenían en esta estación una coloración preciosa en sus hojas.

Paseo entre árboles

Entramos
por una preciosa puerta de hierro y nos encaminamos hacia el interior
a través de un paseo de altos árboles.

Vista del parque

El jardín original fue mandado construir por la duquesa de Osuna entre
1787 y 1838, siendo el diseñador de los jardines el arquitecto
Jean-Baptiste Mulot, proveniente de la corte francesa.

Laberinto

Fuente

Palacete

Dejamos a la derecha el gran laberinto y
seguimos caminando hacia el palacete que hay al fondo del jardín, tras el cual giramos hacia la izquierda y subimos una ligera colina que
escondía más lugares preciosos, como este templete,

Casa de las Cañas

la Casa de las Cañas, que tiene su fachada completamente decorada de cañas como su nombre indica,

Casino de baile

el Casino de Baile,

Fortín

el fortín.

Castaños de Indias

Hojarasca sobre la hiedra

Hipérico

Pensamientos

La verdad es que tengo que decir que esperaba encontrar un bonito
jardín, pero después de la visita reconozco que éste superó mis
expectativas por su belleza y por lo cuidado
que lo encontré. Quizá
influyera que la visita fuera en otoño, lo cual le dio al jardín
gran variedad de tonalidades diferentes, como ya os comenté antes.

Hojas secas

Hojas de roble

Hojas de ginko y liquidambar

Aquí os dejo alguna foto más, espero que os haya gustado nuestra
excursión del pasado sábado.

Desde el palacete

En definitiva, y tal y como la propia duquesa lo vería desde su
ventana.

Por cierto, me he dejado algunos otros rincones igualmente bonitos por
mostraros. Lo he hecho a propósito, pues os invito a que vayáis
vosotros mismos a descubrirlos y disfrutéis del jardín y sus
colores.

Os invito a pasar por mi blog: Un taller en la torre, allí podéis ver otras excursiones que he hecho con mi familia.

suscríbete