Piet Oudolf, nacido el 27 de octubre de 1944 en Haarlem (Holanda) es un reconocido diseñador de jardines, viverista y autor de diversos libros de paisajismo y jardinería. En la actualidad es uno de los más afamados y apreciados paisajistas, líder del movimiento “New Perennial”, en el que destaca la utilización de grandes derivas de plantas herbáceas perennes combinadas con gramíneas y en las que, además del color del follaje y las flores, se da gran valor al aporte estructural de las plantas.

Entre sus libros destacan “Cultivar un huerto con hierbas” (1998),con Michael King y Beth Chatto, “Plantas de ensueño para el jardín natural” (2000) y “Plantación de un jardín natural” (2003), ambas con Henk Gerritsen, “Diseño con plantas” (1999), “Diseño de plantación: jardines en el tiempo y el Espacio” (2005), ambas con Noel Kingsbury,”Paisajes en paisajes” (2011) , y la más reciente “Plantación: Una nueva perspectiva” (Timber Press, 2013).

En su lista de proyectos de diseño realizados se incluye la High Line de Nueva York (2006), Battery Park (Nueva York, 2003), ABN Amro Bank (Países Bajos, 2000), Hoogeland (Países Bajos, 2001), el Lurie Garden, un enorme techo verde sobre el aparcamiento de Millennium Park (Chicago, 2003 – con Kathryn Gustafson) y Scampston Hall (Inglaterra, 2002-2003). Tambiéndiseñóel jardín interior deSerpentine Gallery Pavilion 2011, en Londres, en colaboración con el arquitecto suizo Peter Zumthor.

Su propio jardín en Hummelo (cerca de Arnhem, en los Países Bajos) creado en1982, ha pasado por sucesivas modificaciones que reflejan la evolución constantedel diseño de plantación de Oudolf. Diseñado originalmente como una serie repetitiva de tejos (Taxus baccata) recortados, cobertoras y gramíneas, denota a la perfección el estilo arquitectónico de Oudolf,  heredado de Mien Ruys, el paisajista que dominó el diseño del jardín holandés en el período de posguerra.

En Hummelo, junto a su esposa Anja, mantuvieron durante muchos años un vivero de producción propia, pero en Noviembre de 2010 decidieron cerrar sus puertas. Lo que sí mantienen abierto al público es el jardín privado, un derroche de buen gusto y diseño magistral que ya me gustaría a mí visitar algún día.

Imágenes: sabrina-rothe, telegrapf.co.ukgelderlander

suscríbete