Confieso que mantener las plantas bonitas, cuando por la terraza no paran de transitar capazos de escombros, ladrillos y cemento, no es fácil. No puedo hacer mucho por ellas más que regarlas de vez en cuando y protegerlas para que con el trajín de los trabajos no estropeen algún brote. Aún así es inevitable encontrar alguna rama rota y las flores que colgaban de ella marchitas…, me ha ocurrido con la glicinia que este año estaba más bonita que nunca.

De todos modos no me puedo quejar, los trabajos siguen y en general las plantas aguantan bien. Este fin de semana el tiempo ha sido fantástico y he podido disfrutar de muchísimas flores. Hoy traigo algunas de las fotografías que tomé para compartirlas con vosotros.

Estoy entusiasmada con la zona que aparece en la primera imagen, en la que se ve un recipiente de color amarillo. Ese espacio el año pasado estaba reseco y sin vida pero, gracias a los consejos que me dieron algunas amigas, he conseguido que se vuelva a ver verde y frondoso. Un arreglo en el sistema de riego y elegir plantas suculentas fue la solución.

En esta última foto aparecen una gran parte de macetas de la terraza amontonadas delante de la ventana de la cocina.No es su lugar pero estar apiñadas les sienta bien, el rincón está tan bonito que quizás las agrupe así cuando todo vuelva a la normalidad.

suscríbete