El otoño siempre es puntual, no falla y aparece cuando llega final de septiembre. No lo suele ser tanto el clima que lo acompaña, al menos por el área mediterránea, donde normalmente continúa el calor y llueve poco. Pero este año el otoño y las lluvias han llegado a la vez, prueba de ello estas fotos de ayer mismo, el aguacero que calló sobre el jardín…, y no ha sido el único.

La cortina de agua era tan densa que ni se distinguían las montañas del fondo. Son fotos grises, frías y pasadas por agua…, pero de agua casi bendita que esperábamos con impaciencia.

suscríbete