Deben ser los años que no perdonan, una necesidad personal de que mi jardín necesite cada vez menos de mis cuidados, o puede que sea la conciencia que me pide que proteja este trocito de planeta en el que habito, consumiendo la mínima cantidad de recursos posibles. Ambas razones influyen en que cada día busco la manera de hacer que mi jardín sea más sostenible y se mantenga sin necesidad de continua vigilancia. Conozco y admiro a personas que atienden su jardín solo durante los fines de semana: sin regar a diario, sin desbrozar ni recortar,  sin eliminar flores marchitas, y aún así gozan de una espectacular belleza.

Descubrir jardines de bajo mantenimiento se convierte casi en obsesión. Esto, unido a mi afición cada vez mayor por las suculentas y a lo bien que funcionan en mi clima, me lleva a fijarme en los jardines de suculentas que encuentro en la red. Los hay espectaculares, con diseños fascinantes y, aunque poco tienen que ver con los jardines ingleses en los que me fijaba cuando comencé en esto de la jardinería, creo que son la tendencia que ahora me apetece seguir.

Hoy os dejo la muestra de un jardín de suculentas muy inspirador. El espectacular jardín de la arquitecta Margaret Jackson, al este del Algarve portugués. Su jardín está inmerso en una región de clima mediterráneo, rodeado de pinos, cipreses y olivos. El suelo está cubierto por un manto de gravilla y las especies plantadas no requieren nada o muy poco riego. Las plantas crasas aportan estructura, color y textura. En la época de floración son las flores las que llaman la atención, pero incluso sin ellas, las formas de las suculentas aportan interés todo el año. El toque personal de los propietarios, con objetos y macetas de un gusto exquisito, es otro aliciente para contemplar y disfrutar del espacio.

Os dejo algunas fotos de este vergelportugués. Además de la vegetación, que me encanta todo, entre los detalles me gustan los objetos de cinc, los cedazos y esa silla de mimbre tan tradicional. La piscina es para volverse loco, me pasaría horas cerca (o dentro) del agua.

Fotografías: waterwisegardens