Aunque todavía no hay muchas flores, es un placer salir al jardín y verlo lleno de hojas nuevas, verdes y brillantes. Confieso que tengo ganas de ver las rosas, son las flores que con más impaciencia espero, pero lo que más me gusta es el contraste de colores y texturas de esta época. Hojas tiernas, pequeños brotes, el verde azulado de algunas suculentas y el gris de arbustos como el teucrium.

Hoy el día está plomizo y con un poco de suerte puede que hasta llueva. Debería hacerlo y así lo espero, porque luego vendrán los meses de sequía característicos de este clima. Las plantas agradecen el agua de la lluvia y aunque sea un poco incómoda es necesaria.

El tiempo me tiene a medias con mis trabajos de pintura, me quedan algunas puertas que pintar pero no voy a empezar hasta que vuelva a estar bien despejado y no haga viento. Que para temas de pintura tan mala es una cosa como incómoda la otra.

Mientras me entretengo sacando estas fotos del jardín que hoy comparto con todos vosotros, mañana será otro día.