Queridos amigos jardineros, espero y deseo que estéis disfrutando de estos días festivos con vuestros seres queridos. En estos pocos días que quedan de este año 2019, aquí comenzamos un interesante proyecto que servirá para unir más a la familia. La parte más afectada es el jardín, que transformaremos por completo para dar acceso directo a lo que era el sótano de nuestra casa.

Lo que antes quedaba tapado por la tierra, ahora tendrá una estupenda salida al nuevo jardincito. Dentro crearemos un espacio acogedor para que mis padres puedan pasar más tiempo con nosotros.

El cambio va a ser radical. Mi antiguo jardín en desniveles, ahora será un espacio llano mucho más cómodo y fácil de mantener. Quizás no quepan tantas plantas, pero jardinear en una gran rocalla ya no era algo fácilmente abordable para mi. Una ya no tienen edad de trabajar subiendo y bajando rocas cual cabra montesa.

Hace ya casi un mes que los operarios trabajan en la parte más fea y poco agradable: la demolición. Lo primero fue extraer más de 100 metros cúbicos de tierra con una pala y, a la vez, ir sacando con cuidado las plantas que queríamos mantener y que, realmente, eran casi todas. El olivo, para que sufriera lo mínimo, se plantó casi de inmediato en su nueva ubicación. El resto de las plantas las pasé a macetas en espera de distribuirlas en el nuevo diseño.

Hay un par de arbustos que se quedan sin lugar en este pequeño jardín: la cica y la photinia. Esta segunda la hemos plantado en el parque que hay enfrente, junto a los columpios. La cyca revoluta está ahora en el jardín de un vecino, quien tiene mucho más espacio que yo. Me alegra muchísimo que sigan vivas, aunque sea en otro lugar.

¡No cabe duda que 2020 se presenta como un año creativo y productivo en nuestro hogar! Yo estoy emocionada con esta nueva etapa y con volver a empezar casi de cero, pero sabiendo mucho más de jardinería. Han transcurrido más de 25 años desde que comencé a crear mi jardín y no ha sido fácil tomar la decisión de tirarlo todo abajo. Tampoco es sencillo soportar el polvo, la suciedad y el ruido, pero con el año nuevo llegará el momento más divertido: la plantación.

¡Tenemos tantos planes y proyectos para este año! Y muchas ganas de compartir los avances con vosotros. Si no estás suscrito al blog, puedes ir a la barra lateral derecha (donde dice “Sígueme por email”) y poner tu dirección de correo electrónico, así no te perderás ninguna publicación nueva.

Muchas gracias por estar ahí, cerca tras la pantalla del móvil o del ordenador aunque nos separe una larga distancia. Vuestros comentarios nos animan a compartir nuestro jardín y nuestras ideas con vosotros. Leemos todos los mensajes que dejáis en el blog y todos los correos electrónicos que nos llegan. Me alegra muchísimo saber que los temas que compartimos también inspiran a otros con sus jardines.

Gracias a Selika, una amiga al otro lado del charco, por la imagen de la cabecera del blog que me envió en su último email y me hizo mucha gracia. El resto de fotografías (feas y malas ) las he ido tomando cuando podía acercarme a la obra, con el móvil en la mano y con apuro por no molestar. No son bonitas, pero suponen el inicio de algo que será muy bello y se completará en 2020. Un año que deseamos sea feliz para todos, también para ti.