Es indiscutible que esta primavera viene marcada por la incertidumbre y la desazón.  Vivimos preocupados por la salud de nuestros seres queridos y por la de cada uno de nosotros. Para muchos, además, estos días de confinamiento representan una pérdida de ingresos muy necesarios. No parecen las  mejores condiciones para disfrutar de los encantos de la vida doméstica y el jardín.

Pero, como os decía en en un post anterior, es necesario buscar cosas buenas y pensar en lo que nos hace felices para sobrellevar tantas cavilaciones. La belleza de las plantas y las flores es, para mi, la manera de desconectar y sentir alegría cuando lo necesito. Hoy quiero compartir con vosotros el lado hermoso de esta estación. ¡Espero que os gusten!

margaritas gigantes

Leucanthemum maximum (Margarita gigante)

Centranthus ruber (Valeriana roja)

Zantedeschia (Cala)

Verbena bonariensis

Salvia nemorosa 

Calendula officinalis

Salvia officinalis

Beta vulgaris (Remolacha roja)

Erigeron

Rosa Pierre de Ronsard

Evonimo

Teucrium fruticans (Teucrio)

Salvia microphylla

Es estas dos ultimas fotos, tomadas desde el lateral de casa, se aprecia parte de la obra que estamos haciendo en el jardincito trasero. Los trabajadores han podido retomar sus labores (con precauciones máximas) y tengo la esperanza que pronto podré enseñaros algo. ¡Un abrazo!