El mundo atraviesa un momento muy difícil que exige toda nuestra atención y nuestro cuidado.

Quedarnos en casa, lavarnos las manos y, sobre todo, ser amables unos con otros. Todo lo que podemos hacer es permanecer unidos ante esta adversidad que estamos viviendo. Debemos ser responsables con nuestra salud y la de los que nos rodean, porque puede que tú seas fuerte, pero no lo sea tanto el que está a tu lado.

Parece que vivimos en un túnel sin que se vea la luz al final, pero seguro que la hay y podremos con el coronavirus. El miedo se propaga más rápido que el virus.

Todos tenemos que superar esto juntos. Os envío mis mejores deseos y todo mi cariño.

¡Cuidaos mucho!