Dormir bien por la noche esnecesario para llevar una vida saludable, pero nuestras ajetreadas vidas no siempre nos permiten relajarnos cuando llega el momento de descansar. Las preocupaciones y las responsabilidades del día tienden a perdurar en nuestra cabeza hasta altas horas de la noche, sin dejar que conciliemos ese sueño reparador que nuestra mente y nuestro cuerpo necesita para funcionar bien. Hoy te explicaremos cómo utilizar algunasplantas para conseguir relajarte y dormircomo hace falta.

El mejor remedio casero para el insomnio

Son tantos los estímulos que recibe nuestro cerebro durante el día que, cuando llega la noche, resulta complicado desconectar y descansar bien. Si eso te sucede, no te preocupes en exceso. Es algo habitual que a muchos nos ha pasado alguna vez y se puede solucionar. Lo mejor es consultar al médico, hay que descartar que la causa es alguna enfermedad. Pero si tu falta de descanso se debe a la ansiedad que produce una vida muy atareada, las hierbas naturales son el mejor remedio.

Hay dos cosas que te ayudarán a dormir toda la noche: crear una rutina nocturna y tomar alguna infusión de hierbas para dormir. Una tisana natural puede hacer maravillas a la hora del descanso y, a la vez, en tu vida. ¡TODO parece más fácil después de una buena noche de sueño!

Una rutina para acostarse es el remedio más natural y sencillo para conciliar el sueño y dormir mejor

Antes de entrar en la lista de hierbas recomendadas para dormir, hablemos sobre la importancia de desarrollar hábitos de sueño saludables y crear una buena rutina de sueño.

Realizar algunas actividades relajantes, antes de dormir, ayuda a serenar cuerpo y mente. Al repetirlas un día detrás de otro, nuestro organismo se acostumbra a esa rutina y se prepara para entrar en un sueño reparador en cuanto pongamos la cabeza sobre la almohada. Puede que al principio cueste desarrollar este hábito, pero es una de las cosas más importantes que podemos hacer por nosotros mismos.

Algunos consejos rápidos sobre hábitos saludables de sueño

No sé si has oído hablar del concepto “higiene del sueño”. Los terapeutas lo utilizan para aludir a una serie de pautas que pueden ayudar a evitar los trastornos del sueño y asegurar un descanso adecuado. Así como ducharnos y cepillarnos los dientes forman parte de nuestra higiene personal, los hábitos de sueño también deberían formar parte de nuestra rutina diaria.

Estas son algunas prácticas recomendables para una buena higiene del sueño

Mantener un horario de sueño constante

Intenta acostarte y despertarte a la misma hora todos los días, ¡incluso el fin de semana! El horario constante ayuda a que el cuerpo encuentre su ritmo. Si tienes niños y mascotas, sabrás que ellos no cambian su horario de sueño durante el fin de semana.

Dormir al menos 7 horas cada noche

Esta puede ser una tarea difícil, especialmente si llevas una vida agitada o tienes niños pequeños. Prioriza el sueño sobre todo lo demás para conseguir un descanso reparador.

Comer bien

La alimentación es muy importante, una dieta pobre puede afectar a tu capacidad de dormir. Cuídate y tu cuerpo lo notará.

Hacer ejercicio regularmente

Hacer ejercicio moderado, de manera regular, ayuda a las personas a dormir mejor. Debe ser un ejercicio acorde a tu estado físico general y es conveniente realizarlo por la mañana. Los expertos advierten que si se lleva a cabo muy cerca de la hora de dormir y la intensidad es elevada, el resultado será contraproducente.

Cuidar el entorno de descanso

Es recomendable limitar la exposición a la luz brillante unos 30 minutos a una hora antes de acostarse. Esto significa que deberías apagar la televisión, el ordenador o el móvil un rato antes de irte a dormir. Si necesitas utilizar cualquiera de estos dispositivos, quizás puedas disminuir el efecto contraproducente utilizando gafas de bloqueo de luz azul.

Rejarse

Facilita que tu cuerpo se relaje por completo, especialmente si tienes tensión o dolor. Un baño de hierbas consales de bañoohierbas aromáticaspuede ayudar a aliviar el dolor muscular, e incluso el síndrome de piernas inquietas.

Hay muchos más consejos y trucos útiles que puedes poner en práctica para desarrollar una buena higiene del sueño: no abusar de la siesta, no consumir alcohol antes de dormir, no tomar café después de media tarde, etc… Cuantos más hábitos adoptes, más posibilidades de conseguir el descanso reparador que necesitas.

Las mejores hierbas para dormir

Ahora ya podemos hablar de las plantas que ayudan a dormir profundamente. Determinada hierbas tienen propiedades beneficiosas que pueden servir para relajarte. La costumbre de tomar una infusión o un baño aromático antes de irte a la cama también puede convertirse en parte de la rutina de sueño.

Si por las noches sientes mucha tensión, ya sabes: deja a un lado la lista de “tareas pendientes”, apaga el teléfono y comienza tu ritual saludable con estos remedios naturales para dormir. Prueba una o varias estas opciones para ver a qué responde mejor tu cuerpo.

Valeriana – Valeriana officinalis

La valeriana es la reina de la hierbas relajantes. Tiene propiedades sedantes y calmantes. Es uno de los tranquilizantes naturales más utilizados, ya que relaja el sistema nervioso y es una de las plantas medicinales más efectivas contra la ansiedad y el estrés. Su efecto es suave pero muy beneficioso para las personas que padecen trastornos del sueño y no pueden dormir fácilmente.

Además de para conciliar el sueño, la valeriana también tiene capacidad de aliviar tensiones musculares, la migraña o los vómitos.

Lúpulo – Humulus lupulus

El lúpulo contiene metilbutenol, una sustancia que induce al sueño cuando se consume. Puedes preparar una infusión natural de lúpulo antes de acostarte para que te ayude a conciliar el sueño. El té de lúpulo es amargo, pero puede endulzarse con miel, stevia o el edulcorante que prefieras. También puede mezclarlo con otras hierbas relajantes, como menta y manzanilla, para conseguir una infusión relajante con mejor sabor.

Oler el aroma del lúpulo también ayuda a calmar y promover el sueño, por lo que otra opción para descansar bien es preparar una pequeña bolsita llena de lúpulo seco e introducirla dentro de la funda de la almohada.

Menta – Mentha

Aunque el aroma fresco de la menta se suele asociar con energía y vitalidad, también tiene la capacidad de aliviar el estrés mental y físico. Con menta se consigue una infusión deliciosa y relajante que afloja la tensión muscular. La menta también reduce la incómoda hinchazón y el dolor de estómago causado por los gases. Si es un dolor de estómago lo que te mantiene despierto por la noche, toma una taza de té de menta con miel.

Esta infusión tiene un sabor más agradable que otras de las hierbas para dormir de la lista, por lo que puedes añadir algunas hojas de menta para disfrazar sabores sin que el efecto de otras infusiones se vea afectado.

Manzanilla – Matricaria chamomilla

La manzanilla contiene apigenina, un compuesto que libera un sedante suave que calma estados nerviosos. Como la manzanilla también puede aliviar el malestar estomacal, puedes tratar un problema digestivo a la vez que relajas el cuerpo y la mente. La manzanilla y la menta juntas son sabrosas, relajantes y digestivas.

La manzanilla es sorprendentemente potente y efectiva. Si por la noche tienes algún dolor que te impide descansar bien, éste puede ser uno de los mejores remedios naturales para dormir.

En su libro Hierbas Medicinales, la experta en fitoterapia Rosemary Gladstar explica el poder relajante de la manzanilla. Ella realizó un estudio clínico en el que 10 de cada 12 personas que sustituyeron las pastillas para dormir por manzanilla, al cabo de un tiempo, consiguieron habituarse a dormir sin problemas con un sueño profundo y reparador.

Pasiflora – Passiflora encarnada

La pasiflora contiene flavonoides, compuestos de origen vegetal que actúan sobre el sistema nervioso central produciendo relajación y reducción de la ansiedad, lo que permite caer en un sueño reparador.

Se puede tomar pasiflora en forma de infusión, tintura o cápsulas. Yo me inclino por la infusión, porque el propio ritual de preparar y beber una taza caliente, antes de acostarse, ya resulta relajante.

Tila – Tilia

Las hojas y flores del tilo ha sido utilizadas, desde tiempos inmemoriables, como remedio casero en el tratamiento de diferentes dolencias y enfermedades. El consumo moderado de una tisana de esta hierba proporciona bienestar en nuestro organismo. La tila se ha utilizado como sedante y resulta beneficiosa para combatir los dolores de cabeza, los menstruales, los trastornos digestivos y calmar la tos.

Una taza de tila, caliente o templada, puede ayudar a calmar el estrés y relajar los músculos contribuyendo en un mejor descanso nocturno.

Lavanda – Lavandula angustifolia

La lavanda es un remedio natural muy utilizado en fitoterapia. Su aroma tiene un leve efecto sedante que puede ayudar a inducir el sueño. Es una hierba culinaria que se puede tomar en infusión, pero también es muy efectiva a través de la aromaterapia. La fragancia de lavanda calma el cuerpo y la mente, algo indispensable para dormir bien.

Preparar una bolsita de lavanda no puede ser más fácil: llena una pequeña bolsa de tela con flores de lavanda secas y átala para cerrarla. Introduce la bolsita dentro de tu funda de almohada y te conducirá a un sueño reparador. También existen pulverizadores de agua de lavanda para rociar sobre las sábanas.

Las bolsitas de lavanda son especialmente útiles cuando sales de viaje y tienes que dormir en un hotel. La fragancia de la bolsita contribuye a extrañar menos tu cama. Además, la lavanda tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, que no están de más cuando utilizas una almohada de hotel que ha sido usada por muchos otros antes.

Otro buen uso de la lavanda para dormir es en el baño. Tomar un baño caliente antes de acostarse es una forma maravillosa de relajarse y calmar cualquier tensión o dolor muscular al final del día. Más aún si añades un poco de lavanda al agua. Bastará con que agregues unas flores de lavanda directamente al agua del baño, unas gotas de aceite esencial o sales de baño de lavanda.

Melisa – Melissa officinalis

La melisa, también llamada bálsamo limón, pertenece a la familia de la menta y tiene las mismas buenas cualidades de ésta pero con un sabor diferente. Si no te gusta el sabor de la menta, prueba el bálsamo de limón. Como su nombre indica, el bálsamo de limón tiene un sabor parecido al limón: cítrico y fresco.

Puedes utilizar hojas de melisa frescas, de tu propia planta, y agua hirviendo para preparar un té relajante. La infusión de bálsamo limón es un remedio natural para dormir muy fácil de cultivar en el jardín.

Cómo planear una buena rutina para dormir con hierbas naturales

  • Prepara una infusión con tus hierbas preferidas y bébela media hora antes de acostarte. Disfruta tu taza de té a la vez que realizas otra actividad relajante, como tomar un baño o leer una novela en la cama.
  • Toma un baño caliente de 20 minutos como máximo, añadiendo al agua unas gotas de aceites esenciales, hojas secas de hierbas somníferas o sales de baño a base de éstas hierbas.
  • Masajea tus pies con una mezcla de aceites esenciales antes de acostarte para relajar la tensión muscular. La fragancia de los aceites esenciales despejará tu mente. La lavanda es especialmente útil en este caso.
  • Coloca una bolsita de lavanda o lúpulo debajo de la almohada para beneficiarte de sus propiedades inductoras del sueño mientras descansas.
  • Rocía tu ropa de cama con spray de aroma de lavanda y conseguirás que toda ella tenga un aroma relajante.

Efectos secundarios de las hierbas para dormir

Según los expertos sobre el uso de hierbas medicinales en farmacia, “los medicamentos tradicionales a base de plantas están autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, por lo que aseguran calidad, eficacia y seguridad”. Pero eso no quita que las planta tenga algunas contraindicaciones y efectos secundarios.

Las plantas que nos ayudan a conciliar el sueño suelen tener efectos sedantes y relajantes, por lo que nunca se deben tomar si se va a conducir o a realizar alguna actividad peligrosa. Tampoco de deben combinar con bebidas alcohólicas, ya que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central y, al mezclarse, pueden provocar una sedación excesiva.

Durante el embarazo y la lactancia se han tomar con mucha precaución, ya que pueden secretarse en la leche materna. En este caso, algunas son más recomendable que otras: mejor tomar melisa que valeriana, por ejemplo. En todo caso, lo aconsejable es comentarlo con el médico y que sea él quien aconseje.

🔼🔼🔼

Personalmente, la infusión que mejor me va para relajarme y dormir es la tila. Imagino que a cada persona le puede funcionar mejor unas que otras. ¿Tú tomas alguna infusión al final del día para conciliar el sueño? Nos encantará conocer tu experiencia.