En estas últimas semanas el tiempo está resultando ya casi primaveral, y eso anima mucho para comenzar a arreglar el jardín. Yo uso pocas flores de temporada, aunque de vez en cuando me gusta hacerlo para dar color de forma instantánea. Estos días, a la vez que preparaba nuestro pequeño huerto, he puesto algunas flores en el arriate de la entrada de casa. Aquí tengo plantado el rosal Pierre de Ronsard, pero todavía está sin flores, y mientras llegan las rosas he querido poner algo que nos dé un recibimiento alegre al llegar.

He plantado Antirrhinum majus con unas preciosas flores de color rosa; algunas plantas de Erigeron Karvinskianus, estas pequeñas margaritas de las fotos que comienzan a abrirse ahora; y una Viola odorata, la popular violeta de pequeñas flores moradas con un aroma fabuloso.

Con este trabajo y el que ayer os contaba sobre el huerto, la terraza de casa ya está preparada para dar la bienvenida a la primavera. Todavía quedan unas cuantas semanas de invierno, pero qué ganas tengo de que ya se acabe.

Con estas fotografías os deseo un feliz fin de semana.