El tímido sol de otoño todavía calienta lo suficiente, en este atípico mes de noviembre, como para que el jardín siga floreciendo. Debería hacer frío, debería haber llovido; pero no sucede ni una cosa, ni la otra. Cada día me levanto y observo otro “buen día” desde la ventana de mi cuarto. Pero, en realidad, estas jornadas cálidas y secas, en un mes de noviembre ya bien avanzado, no tienen tanto de bueno.

Con sol, temperaturas que superan los 20ºC y el agua de riego a falta de la lluvia, las plantas del jardín están felices y responden con flores. No son las floraciones veraniegas, profusas y densas, pero suficientes para salpicar el verde de los arbustos con colores. Petunias, alegrías, milamores y hasta algunas rosas The Fairy se esfuerzan en prolongar el verano cuando solo queda un mes para que llegue el invierno.

Rosal The Fairy

Rosal The Fairy

La actividad en el jardín no cesa, las modestas flores de la portulaca se abren tenuemente para proporcionar a las abejas el néctar que todavía buscan. Sin embargo, los pajarillos aún no se acercan a picotear el alpiste que todos los años ponemos en el comedero cuando llega el frío. Todavía encuentran insectos y semillas de los que alimentarse.

Portulaca grandiflora

Gauras

Las salvias reciben todavía una buena cantidad de luz y además de florecer, emiten nuevos tallos fuertes y sanos. Señal de que el lugar les gusta y están estableciendo sus raíces con energía. La próxima temporada promete ser buena.

Salvia Leucantha

Salvia Leucantha

Las últimas flores de anémona comienzan a secarse y hemos decidido dejar los botones florales madurar en la planta, con las esperanza de que alguno de ellos produzca semillas. Son muchos los insectos que han paseado por ellas y quizás las hallan polinizado. No puedo asegurar nada porque es la primera vez que lo hacemos.

Anémonas

La teoría dice que ya no es tiempo de petunias, ni de alegrías. Las plantas de temporada que deberían llenar de flores instantáneas el jardín son otras: violas, pensamientos, ciclámenes, etc. Pero en la terraza todavía sobreviven y las plantas con que rellenamos las jardineras no cesan de florecer.

Petunias

Petunias

Petunias y suculentas

Las petunias y el kalanchoe pumila se llevan bien y pueden convivir en el mismo contenedor. A pesar de ser una suculenta, este kalanchoe es una de mis plantas suculentas que mejor lleva los riegos abundantes. Me gusta mucho y lo tengo plantado por muchos rincones, sus flores lila son una delicia en primavera. Las suculentas que necesitan menos riegos están en macetas separadas. Como las echeverias y la haworthia que hay sobre la mesa.

Echeveria

Flor de echeveria

Flor de echeveria

Esta es otra echeveria (Echeveria shaviana, creo) que estos días está floreciendo. Me encanta esta variedad, procedente de México, por la textura de sus hojas onduladas con el borde rojo. Tengo pendiente un experiento con ella, reproducirla a partir de trozos de su tallo floral. ¿Lo habéis hecho alguna vez?

Para terminar por hoy, comparto con vosotros otras imágenes otoñales de mi jardín. No es más que un corto paseo virtual, pero os invito a recorrerlo y disfrutar de sus colores. Pasando el cursor sobre ellas veréis de qué plantas se trata. ¡Hasta mañana!

Hinojo marino

Laurel, evonimos y poligala

Rincón del jardín

Rincón del jardín

Rocalla con suculentas

Salvia microphylla

Salvia microphylla

Plumbago

Euphorbia milii

Lobularia maritima

Lobularia maritima