Plantar bulbos tiene algo de mágico. Parece increíble que de esos pequeños trozos de tejido vegetal, más o menos redondos, que ahora enterramos, llegará el día en que emergerá una delicada y preciosa flor. No importa si se hace en la tierra del jardín o en las macetas de la terraza, hay un bulbo para cada tipo de jardín que nacerá en primavera para alegrarnos los días. Se plantan en otoño y unos tres meses después, tendremos una hermosa floración. ¿Todavía no has plantado los tuyos? Pues manos a la obra, aquí te dejamos una bonita selección para que elijas el que más te guste.

Narciso

Los narcisos son símbolos primaverales, sus elegantes flores con forma de trompeta se balancean sobre tallos verdes cuando llega ésta estación. Son bulbos que vuelven a florecer año tras año si se dejan enterrados. Bajo el suelo se naturalizan y multiplican. Plantados en masas, en lugares soleados, forman un efecto espectacular.

Allium

Existen de diversos colores y formas, pero los alliums gigantes son espectaculares. Darán un toque de color muy interesante si los plantas dispersos en un jardín de perennes. Allium es el género de las cebollas, ajos, puerros y cebolletas; los bulbos que usamos en jardinería son, en realidad, cebollas ornamentales.

Jacinto

Para algunos es el aroma de la primavera. Las flores del jacinto destacan por su intenso perfume, pero no por ello su forma y colorido es menos atractiva. Los jacintos tienden a perder vistosidad con los años y es aconsejable reponerlos cada dos o tres temporadas. Les gustan los lugares soleados o con sobra parcial.

Scilla

Produce pequeñas flores con forma estrellada en tonos azules, rosa o blanco. Es de floración temprana y florece incluso en zonas sombrías. No es de los bulbos más populares, al menos no en nuestra zona, pero nos parece interesante y bonita.

Crocus

Son plantas de poca altura y flores muy vistosas que florecen temprano en primavera. Lo hacen a pleno sol o semisombra, y también se pueden cultivar en jardineras o macetas. De cualquier modo, no es necesario desenterrar los bulbos, que volverán a florecer la siguiente temporada.

Galanthus

También conocida como Campanilla de invierno, sus hojas asoman entre las últimas nieves. Aunque no supera los 15 cm de altura y sus flores son muy pequeñas, plantadas en masas lucen espectaculares. También se pueden cultivar en macetas. Prefieren ubicaciones sombreadas.

Muscari

El muscari es una bulbosa pequeña que produce flores de color azul cobalto muy aromáticas. Es una plantita fácil de cuidar y muy rústica que puede crecer tanto a pleno sol como a semisombra. Se naturaliza con facilidad.

Tulipan

Considerado el rey de los bulbos, es una de las plantas bulbosas más extendida y utilizada en jardinería. Se puede cultivar en jardín o en maceta, como especie única, o mezclado con otras bulbosas. De cualquier modo son espectaculares, fáciles de cuidar y existe una enorme variedad de flores diferentes donde elegir.

Iris enano

Iris lutescens o lirio enano de monte es una pequeña planta bulbosa con flores de color azul violeta que se encuentra silvestre en pastizales y herbazales secos de alta montaña. Es una planta muy decorativa, adecuada para todo tipo de jardines y macetas.

Leucojum

Conocida también como campanilla de primavera. Es una bulbosa de origen mediterráneo que crece mejor en suelos húmedos. Las flores aparecen en el extremo de una vara sin hojas y tienen forma de pequeñas campanas blancas. Prefiere sol o sombra parcial.

Esta es nuestra selección de 10 géneros distintos de plantas bulbosas, pero existen muchas más. De casi todas ellas hemos hablado en otras ocasiones, siguiendo los enlaces marcados en verde obtendrás a más información.

Si cultivas alguna variedad diferente de bulbos y quieres contarnos tu experiencia, déjanos un comentario aquí abajo. Nos encantará conocerla.