Entre las muchas, muchísimas plantas de flor que adoro, las fuchsias se encuentran el “top ten”. Me encantan esas pequeñas y delicadas flores que parecen diminutas bailarinas danzando con delicados tutús. ¡Hay tantas variedades y cultivares! Las descubrí en la portada de mi primer libro de jardinería (El jardín de casa) y me quedé prendada, deseaba tenerlas y comencé a buscarlas por los viveros. No tardé en encontrarlas, por entonces era una novata empedernida con ganas de experimentar y pocos conocimientos.

flor de fuchsia

Traje aquellas bonitas flores a mi jardín y más pronto que tarde murieron, compré una nueva planta y poco después también se secó. Tras estas vinieron muchas más, incluso cuando ya sabía que necesitan un clima fresco y cierto grado de humedad en la tierra seguí intentándolo, yo me creía capaz de luchar contra los elementos y sacar adelante mis plantas. Pero es inútil luchar contra la naturaleza y nunca, jamás, he conseguido que una planta me dure más de dos o tres temporadas.

fuchsias

Tres años seguidos conseguí mantener con vida mi último ejemplar y eso, gracias a un continuo seguimiento. Planté mi fuchsia en un lugar umbrío del jardín, protegida del sol y con riego diario. Al mínimo descuido, ¡adiós! Un día de fuerte poniente y con el irrigador obstruido bastó para que la planta sucumbiera. Con aquella pérdida comprendí que mis esfuerzos eran en vano.

fuchsias

Me siguen gustando con locura las fuchsias y, como ellas, muchísimas otras plantas que no son adecuadas en este clima. Pero ahora, después de muchos años de errores, ya no persigo quimeras, y en lugar de trabajar en contra del clima, he vislumbrado que es mucho más adecuado y satisfactorio ponerse de su lado. Hay cientos de plantas que en el clima mediterráneo están como pez en el agua y son tan bonitas como cualquier otra ¿porqué no aprovecharlas?

fuchsias

Y cuando pierdo alguna de esas plantas que tanto trabajo dan, las reemplazo por otras más convenientes: salvias, lavandas, agapantos, hemerocallis, etc. Que son diferentes, pero igualmente bellas.

fuchsias

Y tú, ¿tienes alguna planta favorita que hayas dado por imposible?