Comienza una nueva semana y lo hace como terminó la anterior, con intensa lluvia. Por un lado estoy feliz, el agua siempre es necesaria y en mi jardín la necesidad era imperiosa, pero cuando el temporal es tan fuerte que provoca desastres como desbordamientos de ríos, inundaciones y hasta víctimas mortales, esa felicidad queda tristemente empañada. Y ese es el sentimiento que me invade estos días,  una sensación agridulce.

Aquí, en Valencia, las tormentas han sido fuertes, pero no tanto como en Andalucía, al menos no en mi zona. Espero que poco a poco todo se calme, las fuertes lluvias cesen y todo vuelva a la normalidad, aunque la normalidad por aquí parece que es la sequía, y eso tampoco es nada deseable.

Bebedero de pájaros

Rosa

Tillandsia

Nandina

Hoja de sedum brotando

Vinca

Salvia microphylla Hot Lips

Salvia microphylla

Hortensias en otoño

Espero que la semana vaya a mejor en toda nuestra geografía, que de momento ya hemos tenido bastante agua.