Cuentan que fue residencia de verano de los obispos de Oxford entre los siglos XVI y XX pero sus orígenes se remontan al siglo XII, cuando fue construida como encomienda de la Orden de los Caballeros Templarios. El edificio es una casa de campo típica de la época, con granja, granero y palomar. Construida con piedra caliza y pizarra es una joya de la arquitectura británica cuidada y mejorada para ofrecer alojamiento en un entorno campestre de exquisita belleza. Rodeado por unos bellísimos jardines al más puro estilo inglés y abrazado por la campiña inglesa, el lugar parece sacado de un libro de cuentos.

El diseño del exterior es obra de la paisajista Jinny Blom, ganadora de una medalla de plata en el Chelsea Flower Show del año 2002 y una de las más importantes diseñadoras de jardines de Reino Unido. Azules, blancos y rosas suaves son los colores dedicados a la paleta de colores del jardín, un diseño sutil y elegante con herbáceas típicas de todo jardín inglés: salvia rusa, valeriana blanca, anchusa, campanula azul, digitalis, delphiniums y rosas. En altura destacan las filas de Carpinus betulus perfectamente guiados en espaldera y los cipreses recortados con forma de columna.

Hoy damos un corto paseo por este jardín, pero hay mucho más para ver, incluido el interior de los edificios que podéis contemplar en la web oficial de Temple Guiting. Espero que disfrutéis con las imágenes y os sean de inspiración.