Hoy seguimos el paseo que comenzamos hace unos días, cuando os hablaba de la historia de la ciudadela de la Alhambra y su entorno. Vamos a adentrarnos en esta ciudad fortificada y a recorrerla por partes, es amplia y está llena de jardines y patios ajardinados, algunos en ruinas, pero muchos todavía mantienen el esplendor con que contaron hace muchísimos siglos.

El Generalife es la primera zona que se recorre durante la visita guiada. Se sitúa al este, fuera de las murallas de la Alhambra, y en su día era finca de recreo para los sultanes, el lugar al que se retiraban para alejarse de los quehaceres de la corte y descansar. La almunia cuenta con dos pabellones comunicados por el Patio de la Acequia -la Acequia Real que reparte el agua del Río Genil por cada rincón de la Alhambra- y está rodeado de jardines y huertos para su explotación agrícola, algo característico en estas construcciones medievales.

Huertos

Huertos de la Alhambra

Paseo de cipreses

Paseo de cipreses

Jardín Nuevo

Pérgola Jardín Nuevo

El acceso al Generalife se realiza por el Paseo de los Cipreses y los Jardines Nuevos que, como su nombre indica son de construcción más reciente, pero manteniendo la tradición nazarí: paseos empedrados, uso del agua y vegetación frondosa y exuberante. La entrada al palacio se hace por el Patio de la Descabalgadura, preparado para esta función con bancos de piedra y un abrevadero para los caballos.

Abrevadero Alhambra

Patio de la Acequia

Al acceder al espacio privado de la familia real nos encontramos con el Patio de la Acequia, recorrido por el agua y centro del entorno doméstico. Los surtidores que hay en toda su longitud son un espectáculo acuático pero no corresponden al periodo nazarí, el ruido del agua no se ajusta al carácter intimista y tranquilo de estos patios islámicos.

A pesar de que gran parte de árboles y arbustos tienen ya su coloración otoñal o han perdido sus hojas, en el interior de los patios las aromáticas, resguardadas, todavía florecen y mantienen el colorido.

Patio de la Acequia

Aromáticas

Surtidores

Patio Generalife

Patio Generalife

Pabellón real

Surtidores Alhambra

Surtidores Alhambra

Patio del Ciprés de la Sultana

El protagonista de este patio es un enorme ciprés que ya murió (no hace muchos años) y del que cuenta la leyenda, fue testigo de las infidelidades de Morayma, esposa del Sultán Boabdil, con un caballero de la tribu de los Abencerrajes. En el centro hay un estanque rodeado por setos de arrayanes y surtidores incorporados ya en época cristiana.

Ciprés de la Sultana

Patio del Ciprés de la Sultana

Patio del Ciprés de la Sultana

Patio del Ciprés de la Sultana

Jardines Altos y Escalera del Agua

Siguiendo el recorrido hacia la parte más alta y ascendiendo por una escalera flanqueada por leones, se asciende hacia los Jardines Altos de Palacio que dirigen hacia una capilla situada en la zona más alta de la colina. El terreno en esta zona tiene una fuerte pendiente que se recorre subiendo una escalera prácticamente cubierta por laureles y cuyos pasamanos son canales por los que desciende el agua de la Acequia Real. El conjunto es húmedo y fresco, un paraíso construido -como todo el palacio- con materiales humildes: tejas, yeso, piedras, etc.

Generalife

Escalera de los Leones

Vistas desde el Generalife

Aquí termina el recorrido por el Generalife y volvemos atrás, atravesando los mismos pabellones y patios para volver al Paseo de los Cipreses y continuar el recorrido. Nuestro siguiente destino fue la Alcazaba, de la que os hablaré en una próxima entrada.