Dicen que a Gertrude Jekyll, gran jardinera inglesa de la Época Victoriana, le gustaba observar las rosas cara a cara, de ahí su predilección por cultivar rosales trepadores guiados por muros, arcos o pilares.

Cultivar los rosales de esta manera requiere su técnica y aunque algo he leído sobre ella, nunca he llegado a ponerla en práctica. Pero eso es algo que cambiará pronto, esta primavera pasada planté un “Pierre de Ronsard” que la próxima temporada requerirá mis cuidados.

Este año mi rosal no ha superado el metro de altura, parecía que le costaba pero finalmente enraizó y sacó sus primeros brotes. Ahora, con el frío recién llegado parece que está latente, eso me da unos meses por delante para ir investigando y aprendiendo las técnicas que necesita. ¡Deseando estoy que llegue el día en que vea brotar las nuevas yemas!

Y mientras pasa el invierno, observaremos las preciosas rosas inglesas de otras latitudes, como estas de la Abadía Mottisfont, en Hampshire -UK-, donde existe una fantástica colección de rosas antiguas y otras modernas plantadas por el mismísimo Graham Stuart Thomas.

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Mottisfont Abbey

Rosal entrelazado en un pilar

Créditos de las imágenes:

1 // 2 // 3  wikipedia

6  Steve

4 // 5 // 7 // 8 // 9 // 13 // 14 // 15 Tere Sue Gidlof

12 Mark J. Pearce

10 // 11 UKGardenphotos

16 mamaUK