Hoy os quiero enseñar un jardín muy especial. Lo descubrí de casualidad, al asomarme por una pequeña cancela de hierro a lo que pensaba sería un solar vacío. La sorpresa fue grande al encontrarme un auténtico vergel en el centro del pueblo. Un jardín delicado, lleno de flores y con un aire campestre que enseguida me cautivó.

De esto hace ya algunos años y cada vez que vuelvo a Bronchales, me acerco a asomarme por la misma puerta de hierro. Cada año está más bonito, más poblado y con más color. Su creadora, la señora Pilar, no dudó ni un momento en invitarme a entrar en él para admirarlo y tomar algunas fotos.

Según ella misma me cuenta, hace ya cuatro años que lo plantó. Está lleno de lavandas, margaritas, rosas, amapolas de california y muchas otras plantas. Todas son herbáceas o arbustos que resisten los fríos inviernos de esta población, donde las nevadas suelen ser abundantes y se alcanzan con facilidad los -15ºC. Cuando llega el verano las plantas despiertan y llenan el jardín de alegres colores.

Se nota que a Pilar le entusiasma la jardinería. Se la ve feliz entre las plantas, realizando trabajos duros pero muy reconfortantes. También le gusta compartir el jardín y en alguna ocasión ha abierto su puerta a parejas de recién cansados del lugar para plasmar tan feliz día en este bonito entorno.

Desde aquí quiero agradecerle a Pilar que me permitiera disfrutar un rato de su jardín. Espero que recuerde el nombre del blog y pueda leer estas líneas, desde las que le envío un abrazo muy fuerte. ¡Ah! ,y os lo digo de nuevo, porque ella me hizo incapié, que su jardín está en Bronchales, un lugar que le encanta.

Aquí podéis ver más imágenes de este bonito pueblo de Teruel, en el que desde hace algunos años paso algunos días del verano, vacaciones tranquilas, frescas y familiares.

seguir el blog